El jugador secreto que realmente quiere el Barça en el traspaso de Semedo a la Juve

Nelso Semedo. (Foto: Silvestre Szpylma/Quality Sport Images/Getty Images.

Cuando uno cree que lo ha visto todo en el mundo del fútbol, en concreto en el mundo del fútbol post pandemia, aparece la oferta de la Juve por Semedo. De Sciglio, Pjanic y 25 millones de euros es algo que nadie vio venir. De hecho uno se pregunta si las informaciones aparecidas son producto del consumo de cualquier tipo de narcótico, estimulador psicotrópico o otra clase de estupefacientes. Aún dándolas por veraces, a uno se le antoja complicado que no estén incompletas. Algo debe faltar ahí. Algún jugador que emprenda el trayecto Barcelona- Turín para equilibrar la balanza de lo que ofrecen los transalpinos. No sé, Messi, tal vez. 

Fuera bromas, la nueva economía del trueque - de la que ya hemos hablado extensamente en artículos anteriores- ha llegado para quedarse. De hecho el Barça ya la practicaba- por obligación- antes de la irrupción del COVID19 en nuestras vidas. Aún así, si consigue materializarse esta operación que nos ocupa en los términos que está planteada, podemos ir acudiendo todos a Canaletes. Con mascarilla y dejando la pertinente distancia de seguridad pero debemos ir. Si Pjanic viste de azulgrana, el Barça consigue a un recambio - aunque sea claramente inferior- en el lateral derecho e ingresa lo que probablemente más va a valorar de toda la operación (esos benditos 25 millones de euros de cash, el activo más deseado en el Camp Nou), Bartomeu estará tan on fire que a lo mejor hasta consigue meter a Cristiano en la operación.

No es ninguna broma lo del cambio de orden en cuanto a prioridades. Si usted le pregunta a un directivo cualquiera de la entidad azulgrana cuál es el activo de los tres que se mueven en dirección Turín- Barcelona que más valora, le va a decir que los 25 millones. Es el único que no se va a enfundar la camiseta , no va a marcar ningún gol, no va a ser presentado oficialmente en rueda de prensa, no va a decir que de pequeño soñaba con jugar en Barcelona y no va a conectar con los aficionados. Pero ese dinero va a caerle al club como agua de mayo, nunca mejor dicho. Ya no sólo para “tapar algunos agujeros” y arreglar algunas cuentas. Más allá de la necesidad de reforzar el músculo financiero y relajar la tensión de los balances de entrada y salida, esa cantidad va a ser la primera piedra para construir un nuevo edificio en forma de fichaje. Llámenlo Lautaro o Neymar, da igual. Cuando uno de esos dos futbolistas aterrice en la Ciudad Condal, recordaremos que fue la Juve la que facilitó ese proceso. Contigo empezó todo, diremos.

Otra forma de verlo es que el Barça se desprende del mejor lateral derecho que tiene, con mucha diferencia respecto a sus competidores. Casi diríamos que, a nivel físico y de años que le quedan por delante, el mejor lateral de toda la plantilla dado que Jordi Alba inicia ya su etapa crepuscular. No es Dani Alves, eso es evidente. Aún así, la mofa que ha generado en ocasiones el portugués no se corresponde con un rendimiento más que notable que hemos destacado siempre desde estas líneas. Si media Europa le quiere y a precios desorbitados en el mundo en el que vivimos, será por algo. Si a la Juve no le importa deshacerse de los mencionados dos futbolistas que van incluidos en el pack, también. El Barça debe tener eso en mente y no perderlo de vista durante los próximos días.

La operación es una incontestable triunfada económica y deportiva pero obliga a responder a una pregunta en voz alta: ¿quién será el lateral derecho titular el año que viene? ¿Puede un Barça con Sergi Roberto o De Sciglio en esa posición ser competitivo en el futuro?

Estamos a punto de saberlo.

Otras historias que te pueden interesar: