Todo lo que necesitas saber para acabar tu primer swimrun con éxito

·7 min de lectura
Photo credit: Head-Zoggs
Photo credit: Head-Zoggs

Hace exactamente un año que mi compañera de equipo, Nadia, y yo nos apuntamos a un Swimrun. No sabíamos nada de este deporte combinado, pero como somos unas apasionadas de cualquier aventura nos inscribimos en esta modalidad desconocida para nosotras. Y como dos novatas nos plantamos en el Pantano del Atazar de Madrid, que era en lugar dónde se desarrollaba la prueba.

Nos lo pasamos tan bien, que este año volvemos a repetir, el 18 de septiembre, en la segunda prueba del Circuito Swimrun Madrid, en su tercera edición. Pero tengo que reconocer, que en mayo, y con el atrevimiento que da la ignorancia, subimos un peldaño más y nos inscribimos en el primer Campeonato de España de Swimrun que se celebró en el Pantano de San Juan. Y fue una sorpresa para nosotras, porque subimos a podium en la categoría pareja femenina en la distancia Sprint.

Cuando nos apuntamos a esta aventura hace un año, al principio de la competición íbamos totalmente perdidas: detalles técnicos que desconocíamos, equipación obligatoria y opcional, distancias que teníamos que recorrer… Pero fuimos finishers y acabamos en una buena posición, así que si, dudáis de vuestra capacidad para hacer vuestro primer swimrun, no lo hagáis, siempre y cuando os guste nadar y correr.

Os cuento alguna información y trucos de esta competición que os puede venir bien para enfrentaros a vuestro primer Swimrun.

Photo credit: Javier Barahona
Photo credit: Javier Barahona

Lo primero de todo, ¿qué es un swimrun?

Todavía hay mucha gente que cuando dices que vas a competir en un swimrun no sabe de lo que le estás hablando. Y no es de extrañar, pues es un deporte combinado relativamente joven y que en España no se ha practicado hasta hace escasos 10 años.

El swimrun combina dos deportes, la natación en aguas abiertas y la carrera en donde se van alternando ambas disciplinas en diferentes tramos de nado y carrera: ahora nadas, ahora sales del agua y te pones a correr, vuelves a entrar en el agua, vuelves a salir, corres… Y así sucesivamente hasta que completas la distancia elegida. Has de tener en cuenta que normalmente se nada entre el 15% y el 25% de la distancia y el resto es carrera.

• Lo atractivo de este deporte y para mí lo más importante de todo es que el swimrun puedes hacerlo en pareja. ¿Quién no se ha quejado alguna vez de lo aburrido que puede ser correr solo o nadar en la piscina dando vueltas como un hámster y, si lo haces en el mar o en un embalse, te da respeto hacerlo sin acompañante? Pues aquí, ya no tienes ese problema.

• Otro punto a favor es que los tramos no son especialmente largos (en el swimrum hay varias distancias, la Sprint (entre 8 y 10 km en total), half (entre 16 y 18 K en total) y Marathon (de 35 a 42 K). Se suele empezar nadando, pero transcurridos el tramo, que suele varias, pero no son largos, cambias a la carrera antes de que te des cuenta. Además, los parajes por donde se compite están en plena naturaleza.

• Lo curioso del swimrun es que tienes que llevar toda la equipación contigo. Sí, las zapatillas no las dejas en la orilla para ponerlas cuando sales del agua. Nadas con las zapatillas puestas, además de otros materiales obligatorios por seguridad o porque te facilitan la flotabilidad en el agua. Por ejemplo, el silbato y el gorro de natación son obligados. El silbato por si debes avisar a las embarcaciones en caso de necesitar apoyo y el gorro para poder identificarte en el agua. El pullboy también es importante, pues al nadar con zapatillas, te ayuda a flotar más y las palas te facilitan avanzar más rápido mientras nadas. Y por supuesto, no olvides las gafas. Mejor si son para aguas abiertas, porque tienen filtros solares y mayor amplitud de campo de visión.

Photo credit: Head-Zoggs
Photo credit: Head-Zoggs

¿Qué dudas surgen cuando compites en un swimrun?

¿Qué traje de baño llevar?
Un traje de triatlón es una buena opción, o también un bañador de competición. La organización da un chaleco dorsal, que debes llevar puesto y es preferible que lleves el torso cubierto para evitar rozaduras del chaleco dorsal.

¿Qué tipo de zapatillas son las más adecuadas si tengo que nadar con ellas?
Esta fue la primera pregunta que nos surgió. Existen zapatillas especiales para esta modalidad y que puedes comprar a un módico precio en Decathlon o en Amazon, pero nosotras, al ser el primero, no queríamos hacer gran desembolso, así que corrimos con zapatillas de Trail, las más ligeras que teníamos y con el upper de malla, preferiblemente. Yo nadé y corrí con las Asics Gel FujiTrabuco Sky y Nadia con las Evadict TR2. Y nos fue muy bien. No notamos pesadez al nadar ni la sensación de llevar la zapatilla encharcada al correr.

¿Hay que ponerse calcetines?
Pues hay gente que no los lleva, pero nuestra experiencia es que hay que ir con calcetines técnicos. No hay que olvidar que después se suele correr por caminos de tierra y piedra suelta. Es fácil que te entre alguna piedrecita tanto al nadar como al correr y si quieres evitar heridas y rozaduras, más vale llevar calcetines.

Si hago un swimrum en pareja (femenina, masculina y mixta), ¿cómo hacemos para no distanciarnos e ir juntos?
•El swimrun también se pude hacer individualmente, pero si vas en pareja lo mejor es ir unidos por una cuerda elástica. Esta fue nuestra mejor inversión. Según mi opinión, en el agua es más importante ir enganchados que corriendo. Y aquí hay que tener varias consideraciones para no complicarte:
El que mejor nade de los dos, debe ir delante. En mi caso, mi pareja es la nadadora. Ella ha nadado desde niña, ha hecho travesías, ha competido y tiene mejor dominio en el agua. El nadador va a llevar mejor el ritmo y seguramente vaya directo al punto de salida del agua, sin desviarse. Para colocar la cuerda elástica, el que va delante tiene que llevarla enganchada en la cintura por la parte de la espalda y el que va segundo, por delante, por la zona del ombligo.
• No te preocupes porque el primero nade más rápido, estás tú de lastre, así que no se te va a escapar como pudiera pasar en la carrera si os soltáis.

¿Cómo llevo el silbato y las palas?
Colgando de un cinturón. Hay cinturones de swimrun específicos, pero Nadia y yo, en el primer Swimrun, nos ayudamos de un portadorsales de triatlón para enganchar eslabones y de ahí colgar las palas, el silbato y también llevábamos un gel por si nos daba una pájara (más vale prevenir la primera vez que haces algo). Las palas no suelen ser obligatorias, pero vienen bien para avanzar, sobre todo si tú eres el lento.

¿Cómo coloco el pullboy?
El Pull sí es obligatorio y lo mejor es llevarlo enganchado en la pierna a la altura del muslo. con la ayuda de unas gomas, que también se venden. Cuando nadas, el pull va hacia dentro, entre las piernas para que flotes más y nades mejor, cuando corres, lo giras hacia la parte exterior del muslo. Yo me hice un apaño con mi pull básico de piscina. Le hice unas endiduras con un cuchillo fino y atravesé unas gomas para sujetarlo a la pierna. Pero si puedes, mejor compra un soporte de Swimrum que no supera los 8 Euros.

¿Y si el agua está fría?
Existes neoprenos específicos para swimrun y la firma Head lleva años fabricándolos. Son neoprenos con celdas de aire en el pecho para mayor flotabilidad, recubiertos para deslizar mejor, más gruesos en unas zonas y más finos en otras para tener mejor movilidad en brazos y piernas (recuerda que tienes que correr con él) y con mangas desmontables.

Por la época en la que estamos, no deberías necesitarlo. Si te vas a preparar más swimrun, es recomendable tener uno, porque solo puedes llevar el material que permite la normativa, que contempla perneras de flotabilidad, pero no habla de camisetas de neopreno.

Así que si eres un aventurero o aventurera, todavía estás a tiempo de cerrar la temporada 20-21 con unos buenos chapuzones o empezar la temporada 22-23 con unas buenas carreras de pretemporada.