¿Necesitamos un remake idéntico de 'El Rey León'?

Los estudios Disney dieron la sorpresa al revelar el primer tráiler del remake o reboot de su gran clásico de 1994, El Rey León. Muchos corrimos a darle al play ante la curiosidad inmensa de ver cómo habían adaptado un peliculón animado como este en una versión en acción real (pero sin animales de verdad). Y el resultado nos dejó sin habla. Sin embargo, al verlo por segunda vez comenzamos a sentir el déjà vu que sentenció que estamos ante un remake en toda regla. Idéntico. Fielmente igualito.

Dejando a un lado la emoción que nos provoca ver las imágenes -cómo no derretirnos ante la carita del nuevo Simba-, me pregunto entonces: ¿necesitamos un remake idéntico de El Rey León?

(©Disney)

Todavía debemos esperar hasta julio de 2019 para saber si Jon Favreau ha creado un remake fiel plano a plano de la película original -así como hizo Michael Haneke con su Funny Games y su remake americano-. O si lo que estamos viendo es una táctica de Disney para entusiasmarnos con la utilización de escenas icónicas (que como expertos en marketing que son sabían que nos iban a derretir el corazón de nostalgia) para revelarnos más tarde una película con algunos detalles diferentes. Por ejemplo, como hizo El libro de la selva.

El estudio está desarrollando lo que vendría a ser su propio universo de remakes clásicos desde hace cuatro años. Primero fue Maléfica en 2014, y con Angelina Jolie (cuando aún era reclamo de taquilla), una película original sobre el cuento de La Bella Durmiente pero desde el punto de vista de la hada malvada. La película recibió críticas mixtas pero recaudó unos increíbles $758 millones.


Un año después llegó otra princesa, Cenicienta, poniendo el listón aun más alto en calidad y espectacularidad, y cosechando $543 millones. En 2016, Jon Favreau demostró que volvía a tener el favor de Disney (tras desligarse de la dirección de Iron Man) renovando un clásico como El libro de la selva con una tecnología impresionante. Obtuvo aun mejores críticas que Cenicienta e hizo una taquilla mayor de $966 millones, colocándose en el puesto 40 de la lista de películas más taquilleras de todos los tiempos. Y, además, ganó el Oscar a los mejores efectos visuales. Aquí había algo que explotar y Disney lo supo enseguida.

Y en 2017 llegó la guinda del pastel: La Bella y la Bestia. Con una aceptación menor de la crítica, pero una recaudación global que selló el destino del universo que estaban creando. $1.2 mil millones que la coronaron como el musical más taquillero de la historia, la segunda película más exitosa del año y la numero 14 entre las más taquilleras de todos los tiempos. Más dos nominaciones a los Oscar.

Pero fue tras el éxito de El libro de la selva en 2016, que Disney decidió apostar por el remake más arriesgados de todos: el de su gran clásico de 1994. Ese mismo año anunciaron el desarrollo del remake con Jon Favreau al mando y con el uso de la misma tecnología. Es decir, en teoría, El Rey León no es una película de acción real, sino un remake que utiliza animación fotorrealista generada por ordenador.

(©Disney)

¿ES NECESARIA ENTONCES?
Cada vez que Hollywood anuncia el remake de un clásico, solemos ser escépticos y llevarnos las manos a la cabeza. Y muchas veces con razón (¿o nadie se acuerda del remake de Dirty Dancing o Le llaman Bodhi?). Pero ese escepticismo se va al garete cuando se trata de Disney.

Los clásicos de la casa están muy arraigados en nuestra infancia. La de nuestros padres, abuelos y hasta nuestros niños. Cuando se trata de animación, Disney no pasa de moda por mucho que otros estudios hayan intentado hacerle competencia. Y en ese amor incondicional influenciado exclusivamente por la nostalgia, reside el éxito de estos remakes. A priori, ningún remake es necesario a nivel artístico. Su necesidad suele ser puramente económica, ya que si queremos introducir una historia a nuevas generaciones (la excusa habitual de los remakes) solo tenemos que enseñarles la película original.

Y si alguien nos dice que “están haciendo otra Aladdín” u “otro Dumbo” (que ya tienen tráileres por cierto), nuestra reacción suele ser negativa. Escéptica. Como fue el caso de Mulan por ejemplo, que sin siquiera haber comenzado su producción ya se enfrentaba a críticas sobre los cambios que tendrá la historia. Como si estuvieran tocando algo que es nuestro, que nos pertenece (y es que, en realidad, pertenecen a nuestros recuerdos infantiles), y por eso solemos reaccionar con recelo ante la noticia.

Pero todo cambia cuando llega el tráiler. Cuando se estrena la película y Disney vuelve a demostrar que no son los reyes de la taquilla por casualidad. La empresa cuida de sus clásicos gastándose presupuestos desorbitados para que sean perfectos, y solo hace falta ver el resultado económico de las cuatro películas previas y el aplauso de la crítica en la mayoría de ellas, para ver que terminan demostrando su necesidad.

(©Disney)

Como negocio, Disney está explotándolo al máximo su catálogo y además de Aladdín y Dumbo, también tendremos Maléfica 2, La dama y el vagabundo, Los 101 dálmatas, Mulán  y otras más. Y en ese negocio entra nuestra nostalgia. El arma principal de captación, seducción y disponibilidad de nuestra billetera (¿o quién no va a querer comprarse un Simba de peluche el año que viene?)

Entonces ¿es necesario un remake de El Rey León? Antes de ver el tráiler, hubiéramos dicho que no. Pero ahora nuestra nostalgia nos nubla. Disney se ha salido con la suya y no hay más remedio. Habrá que verla.

El Rey León se estrena en julio de 2019, cuando se cumplirán 25 años del estreno de la película original.

¿Qué opinas después de ver el tráiler? ¿Te sumas también a la legión de nostálgicos con debilidad por los clásicos de Disney?


Para seguir leyendo:
El remake de Mulán será muy diferente al clásico animado: estos son todos los cambios que sufrirá (de momento)
¡Hakuna Matata! El tráiler de ‘El Rey León’ promete un taquillazo para 2019
Mira quién se esconde detrás de algunos de los villanos Disney más clásicos
‘El regreso de Mary Poppins’ pone sus miras en los Oscar (y no le está yendo nada mal)
Will Smith rendirá homenaje a Robin Williams con su versión del Genio en Aladdín
Todos los secretos del origen de Mickey Mouse cuando cumple 90 años