¿Necesitamos un reboot de Resident Evil? Preparan otra versión “aterradora”

Cuando han pasado tan solo tres años del final de las películas de Resident Evil, la saga se apunta a la moda de los reboots mucho antes de lo esperado. Así es. La historia basada en los famosos videojuegos de terror de Capcom volverá a los cines con una adaptación independiente que “regresará a las raíces aterradoras” vividas en las consolas.

Milla Jovovich en Resident Evil: El capítulo final (Ilze Kitshoff - © 2016 - Davis Films/Impact Pictures (RE6) Inc. and Constantin Film International, cortesía de Sony Pictures)

Pero no confundir con la serie que prepara Netflix. Ya en 2017 supimos que el estudio que tiene los derechos de la trama, Constantin, estaba trabajando en lanzar una serie-reboot que iba a ser producida por el padre de las sagas Expediente Warren (El Conjuro) y Saw hasta que abandonó el proyecto un año más tarde. De esta serie no ha vuelto a saberse nada nuevo, pero sí tenemos noticias sobre el retorno de la historia en los cines.

Al parecer, Resident Evil prepara un reboot “súper, súper aterrador” que estará dirigido por Johannes Roberts, quien actualmente tiene en cartelera su cinta de terror A 47 metros 2: el terror emerge. “Estamos desarrollándolo activamente… Presenté mi idea [al estudio] y les encantó” dijo a Screen Rant.

“Será súper aterradora. Súper, súper aterradora. Es volver a las raíces del juego. Creo que, en este momento, no tengo permiso para decir más que eso. Pero será muy divertido” añadió.

Pero después de más de 20 años de videojuegos que conforman la saga de terror más exitosa de las consolas, adaptaciones animadas, novelas y seis largometrajes ¿necesitamos más Resident Evil?

La respuesta, por mucho que sorprenda, es que sí, sobre todo entre los millones de fans que han jugado cada una de sus entregas. Básicamente, esta noticia es de gran alivio para los que se quedaron decepcionados con el final de la saga protagonizada por Milla Jovovich en 2016, aunque todos los fans en general darán saltos de alegría con esta noticia. ¿Por qué? Porque si bien resulta difícil concebir la idea de una Resident Evil sin el personaje de Alice o Milla Jovovich, las películas creadas por Paul W.S. Anderson fueron distanciándose poco a poco de los videojuegos, y los fans nunca tuvieron una adaptación completamente fiel a lo que jugaban día y noche en casa. Quizás la única que se acercó lo suficiente fue la primera estrenada en 2002, pero luego la trama fue divagando, dándole poderes sobrehumanos a su protagonista y entrando en un terreno pantanoso del que no salió para nada airosa.

Es por eso que, si tenemos en cuenta las declaraciones del director, es posible que el reboot deje a un lado los elementos heroicos o de acción extrema para traernos una versión que recre el ambiente aterrador que tanta tensión creaba con el videojuego original e, incluso, coloque en primera plana a personajes clásicos de las consolas como Chris Redfield o Jill Valentine (aunque aparecieron en la saga cinematográfica con papeles secundarios), dejando a un lado la figura de Alice que, en realidad, fue creada solo para los cines. De esta manera, podría tratarse de un reboot que imite las sensaciones de terror y suspense que hizo que muchos jugadores tuvieran que jugar con la luz encendida hace varios años, emulando así una versión más fiel con una intención diferente que no solo se distancie de la saga de Milla, sino que aporte satisfacción entre los seguidores que llevan décadas enganchados a la trama.

Sin dudas, por mucho que parezca que no ha pasado el tiempo suficiente para traernos otra entrega, espectadores no le faltarán. Si bien ninguna de las seis películas -estrenadas entre 2002 y 2016- obtuvo el aprobado de la crítica (obtuvieron un desaprobado de entre el 20% y 37% según RottenTomatoes), el público siempre respondió de forma positiva hasta superar los 1.1 mil millones de euros cosechados en todo el mundo.

Para seguir leyendo:

La casa real que inspiró a Expediente Warren sigue embrujada

¿Quieres más cine de terror? Pennywise vuelve más aterrador que nunca en It: Capítulo 2