Nazar es liberado por Turkan y Cemil; ‘Fugitiva’

Por Telenovela
·3 min de lectura

From Diez Minutos

QUÉ HA PASADO

• Mercan confiesa que Vedat trató de acabar con ella.

• Tahir y Nefes se casan en una romántica ceremonia.

• Fatih recibe un disparo muy grave cerca del corazón.

Después de la boda de su hermano, Mustafá lleva a Saniye a la casa de la montaña. “¿ Por qué tengo que quedarme aquí? Ni siquiera traigo ropa cómoda, me apetece irme a mi hogar y meterme en la cama”, comenta la anciana a su nuera, que también los ha acompañado. “Los recién casados necesitan un poco de intimidad. Ahora lo que debemos hacer es quedarnos donde estamos, por lo menos esta noche, no se queje”, le explica la mujer.

Después de servir una taza de té a su suegra, sale de la estancia y conversa con su amado, quien se marcha a la oficina a hacer unas cosas del trabajo. La pareja se despide como siempre de forma cariñosa y ninguno sospecha que el resto

de sus familiares están en el

hospital esperando a que uno

de los mellizos sea operado

tras recibir un grave disparo

cerca del corazón.

Yilmaz reconoce

que siente algo por Fatih

En la clínica, Tahir acude corriendo

para interesarse por el

estado de Fatih. Al entrar en la

sala de espera observa una escena

desoladora. Murat no

deja de llorar y se echa la culpa

de lo ocurrido: “Si no hubiera

ido a la mansión de Sayar a lo

loco él no me habría seguido y

no le habría tiroteado. Que esté

a punto de morir es solo mi responsabilidad”.

El recién llegado

abraza al muchacho para

consolarlo: “No te preocupes

todo saldrá bien. No pasará nada,

ya lo verás”.

Nefes se presenta en el lugar

minutos después y ,tras abrazar

a su cuñado, se acerca a

Berrak. La muchacha está

hundida y muy nerviosa, pues

todavía no tienen toda la información

sobre la salud del

paciente. “Si le pasa algo, no

podría soportarlo. Es una persona

muy importante en mi vida”,

comenta la joven reconociendo

que sus sentimientos

por el chico van más allá de

una simple amistad.

Lejos de allí, Nazar llama de

nuevo a su madre y le dice que

su marido ha vuelto a pegarla

y necesita salir de esa casa

cuanto antes. Tras colgar,

Türkan se pone en camino

para rescatar a su primogénita.

Al llegar a la vivienda, la

encuentra toda magullada, la

besa y le pide perdón por haberla

obligado a casarse con

un maltratador: “Te destruí la

vida, lo siento. Jamás podré superar

el dolor que te he causado”.

Sin pensarlo, telefonea a

Cemil para contarle lo sucedido

y decirle que venga a por

ellas. El señor acude al lugar

rápidamente, se enfrenta a los

guardias de seguridad pistola

en mano y rescata a ambas

mujeres. Después, abraza a su

hija con todas sus fuerzas como

símbolo de su arrepentimiento:

“Voy a acabar con tu

esposo, ese miserable se ha ganado

mi odio para siempre. Ahora

es mi enemigo”.

Sayar es detenido

y enviado a prisión

Horas más tarde, Vedat se encuentra

reunido con Friket y

recibe un mensaje de sus guardias.

“Me dicen que mi suegro

se ha llevado a mi mujer. El otro

día la golpeé para educarla y

parece que su padre no se lo tomó

bien”, dice riendo. El anciano,

lejos de seguirle su broma,

se levanta dramáticamente

de la silla y abofetea al hombre

e: “Eres un cobarde que solo

puede hacer uso de su poder

haciendo sufrir a las mujeres”.

Instantes después, le echa de

su finca y le ordena que cambie

de actitud si quiere seguir

siendo su socio.

Al día siguiente, Alí toma la

decisión de salvar a la familia

Kaleli de las garras del malvado

Sayar. Para conseguirlo,

organiza una operación especial

con sus compañeros de la

policía. Sigilosamente, se

acercan a la mansión en la que

reside el pérfido empresario y

lo detienen nuevamente por

haber recibido Fatih un disparo

dentro de su propiedad.

El malvado hombre es esposado

y encarcelado.