Natalie Portman, con tocado de flores a lo Frida Kahlo y vestido rojo, reinventa el look de invitada

·2 min de lectura
Photo credit: Neil Mockford - Getty Images
Photo credit: Neil Mockford - Getty Images

Natalie Portman tiene un don especial para brillar en cada alfombra roja a la que asiste. Si en su vida cotidiana la actriz apuesta por un estilo relajado y cómodo con prendas como los vaqueros y los vestidos fáciles de llevar, para los estrenos Portman pone en marcha todos sus recursos para jugar con la moda y hacernos soñar. Anoche, la actriz sorprendió con un look rojo y un tocado de flores cargado de referencias, que evocaba a la gran Frida Kahlo pero también reinterpretaba la estética de su aclamada película Cisne Negro.

Natalie Portman fue una de las protagonistas del estreno en Londres de Thor: Love and Thunder, y no necesitó mucho más que un vestidazo rojo de Dior y un tocado de flores en el mismo color para convertirse en el centro de todas las miradas. Portman escogió una versión personalizada del vestido rojo palabra de honor y falda larga de la colección Resort 2023 de Dior, acortando la falda para lucir un sugerente minivestido.

Photo credit: Jeff Spicer - Getty Images
Photo credit: Jeff Spicer - Getty Images

La actriz lo combinó con unas sandalias rojas de tiras minimalistas que estilizaban las piernas gracias a su pulsera al tobillo y puso el foco del look en el tocado. Como si de una Frida Kahlo del siglo XXI se tratase, recogió su pelo en un moño bajo con raya al medio y lo decoró con una impresionante diadema de flores rojas, que llamaba aún más la atención con su look beauty, con los ojos ligeramente ahumados y cediendo todo el protagonismo al rojo de sus labios.

Photo credit: Jeff Spicer - Getty Images
Photo credit: Jeff Spicer - Getty Images

Un look que no solo nos recuerda a Frida Kahlo, sino que también reinterpreta los estilismos de uno de sus papeles más icónicos, el de la bailarina Nina Sayers en Cisne Negro. Con su look para el estreno de su último trabajo, Portman da un giro a aquel vestido negro corto con falda de vuelo de tul y palabra de honor coronado por una diadema de piedras preciosas y lo tiñe de rojo, proponiendo un sofisticado tocado para las invitadas más atrevidas.

Las diademas maximalistas de flores se imponen como una tendencia a tener en cuenta, por su facilidad para elevar un look sencillo monocolor y dar todo el protagonismo del mismo a los complementos, y por su invitación a reciclar vestidos básicos y darles una nueva vida apostando por accesorios llamativos. ¿Será esta la diadema definitiva de la temporada de eventos de este verano?

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente