Natalie Portman y su aparición en el tráiler de 'Thor: Love and Thunder' esconde un significado enorme

El dios del trueno de Marvel está de vuelta. Será el próximo mes de julio cuando podamos disfrutar en cines de Thor: Love and Thunder, la cinta que continuará las aventuras del superhéroe interpretado por Chris Hemsworth y que traerá de vueltas a conocidos personajes de esta franquicia superheróica de Disney.

Con el lanzamiento de su primer tráiler no han pasado desapercibidos detalles como el estilo desenfrenado de Taika Waititi o la aparición de los Guardianes de la Galaxia, pero si hay una imagen que se nos ha quedado grabada a fuego y está causando furor en redes sociales es la de Natalie Portman. La actriz aparece al final del avance cogiendo el martillo de Thor -el Mjölnir- tras desaparecer del Universo Cinematográfico de Marvel en 2013 con Thor: El mundo oscuro. Sin embargo, que la tendencia viral no te engañe. La alegría no es simple euforia del fandom marvelita.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

Mientras que en las dos primeras entregas de Thor solo vimos a una Natalie Portman que actuaba como interés romántico de Thor, en esta cuarta película su personaje parece alejarse por completo de esa concepción para entrar de lleno en la acción. O al menos es lo que sugiere el verla vestida con casco, capa roja y el característico martillo del personaje de Hemsworth. Y es que es probable que la actriz no hubiera aceptado volver a Marvel si su rol, el de Jane Foster, no hubiera sido replanteado por completo hasta huir de los estereotipos por los que estuvo marcado en los inicios.

Si recordamos, según desvelaron medios como ScreenRant, la razón por la que Portman abandonó la franquicia tras Thor: El mundo oscuro -y por ende, no apareció en Thor: Ragnarok ni ninguna continuacón de Vengadores- podría haber tenido que ver con el despido de Patty Jenkins, la directora de Wonder Woman que, antes de Alan Taylor tomara las riendas, fue elegida por Marvel para ponerse al mando de esta segunda película del dios del trueno. Sus supuestas discrepancias con la decisión, que habrían pasado por restar protagonismo a las mujeres relegándolas de altos cargos, le llevaron a admitir que su relación con la franquicia de Disney había llegado a su fin, aunque en ningún momento cargó directamente contra el estudio ni cerró por completo la puerta públicamente.

“Hasta donde yo sé, he terminado con el Universo Cinematográfico de Marvel. No sé si algún día me pedirán formar parte de Vengadores o lo que sea, no tengo idea. Fue algo grandioso ser parte de esto”, declaró para Independent en 2016. Por su parte, Kevin Feige, presidente de Marvel Studios, trató de justificar la ausencia de Portman y Jane Foster recurriendo a la trama de la tercera película y a su ambientación en el espacio. Aunque no descartó que existieron muchas otra razones. "Existen muchas razones por las que Natalie no formará parte de Thor: Ragnarok, muchas de las cuales estarán en la película. En esta cinta solo hay un par de escenas que suceden en la Tierra, del 80 al 90 por ciento de la historia tiene lugar en el cosmos", explicaba al podcast Empire Film.

Por esta razón, la vuelta de Portman no solo se trata de un regalo para los fans de Marvel que querían ver de vuelta a Jane Foster, sino también de una victoria para la actriz y la industria tras su rotunda decisión de abandonar la que actualmente se erige como una de las grandes franquicias del cine actual. Así, ha conseguido mayor protagonismo para su personaje, pasar del mero interés romántico a convertirse en una gran heroína de acción y erigirse como uno de los principales reclamos de la película.

Póster de 'Thor: Love and Thunder', © 2022 Marvel
Póster de 'Thor: Love and Thunder', © 2022 Marvel

Y mientras que los marvelitas estarán encantados con volver a verla en su saga favorita, todos los que aman a Portman se encontrarán con la oportunidad de verla retomar un buen papel de acción de los que hacía muchos años que no interpretaba. Y es que salvo excepciones como Aniquilación o La venganza de Jane, casi se puede decir que no se había vuelto a ver en una igual desde V de Vendetta o Star Wars.

Más historias que te pueden interesar: