Natalie Portman responde a las acusaciones de "fraude ofensivo" de Rose McGowan

¡Lo que da de sí un trozo de tela! Eso pensamos muchos ante la extraña pero candente polémica iniciada por Rose McGowan en reacción al atuendo reivindicativo que Natalie Portman llevó en la alfombra roja de los Óscar.

Natalie Portman se defiende de las críticas que la actriz y activista del #MeToo Rose McGowan le lanzó por lucir una capa reivindicativa en los Óscar. (Imagen: Jordan Strauss, AP Photo - Gtres / Instagram @rosemcgowan)

Recordemos que la capa de Dior que lució la actriz de 38 años llevaba bordados los nombres de las cineastas que habían sido ignoradas en las candidaturas de la 92ª entrega de los Premios de la Academia –como ella misma se encargó de aclarar al diario LA Times:

Quería homenajear a las mujeres que no han sido reconocidas por su increíble trabajo este año, de una forma sutil”, explicó la actriz. Entre los nombres en cuestión estaban los de Lorene Scafaria (Estafadoras de Wall Street), Lulu Wang (The Farewell) o Greta Gerwig (Mujercitas).

Pues bien, Rose McGowan decidió que Portman no tenía ningún derecho, si se nos permite la redundancia, de hacer de su capa un sayo en materia de reivindicaciones feministas. La actriz de 46 años y activista del #MeToo despreció el gesto de su compañera de profesión como “una protesta que recibe grandes elogios de los medios mayoritarios” pero que “parecía más bien una actriz interpretando el papel de alguien a quien estas cosas le importan, como hacen tantas”.

En un combativo mensaje publicado en Facebook, McGowan añade: “El tipo de activismo que practica Portman me parece profundamente ofensivo para aquellas que sí nos lo trabajamos”.

Hasta que tú y tus compañeras actrices se pongan en serio, haznos un favor y cuelga tu capa bordada de activista, no hace ningún bien”, dice.

Por si fuera poco, McGowan acaba calificando a Portman de “fraude”.

Muchos han encontrado la reacción de McGowan completamente desmedida e injustificada –y algunos apuntan a un caso de envidia patológica–, pero la principal aludida había permanecido en silencio… hasta ahora.

En efecto, la ganadora del Óscar por Cisne negro aclara que su capa solo pretendía ser “un gesto simple” en reconocimiento a las directoras, que en ningún caso pretendía “distraer de sus grandes logros”.

Con su diplomacia y cortesía habituales, Portman concede a McGowan que sería erróneo calificarla de “valiente”, añadiendo que ella identifica ese término con las mujeres que están testificando en el juicio contra el infame magnate Harvey Weinstein (recordemos que McGowan fue una de las primeras mujeres en acusarle públicamente).

En su mensaje de Facebook, McGowan sugería que Portman no tenía un interés serio por trabajar con directoras, señalando que solo lo había hecho en un puñado de ocasiones a lo largo de su trayectoria.

Natalie, has trabajado con dos directoras en tu larga carrera –y una de ellas eras tú misma”, escribe McGowan. “Tienes una compañía productora que solo ha contratado exactamente a una directora, y esa eres tú”.

La actriz alude a Handsomecharlie Films, la productora de títulos como la comedia romántica Sin compromiso o la fantástica Orgullo + Prejuicio + Zombis. Y sí, la única película dirigida por una mujer para esta compañía es A Tale of Love and Darkness... de la propia Portman.

En su respuesta comunicada a AFP, la israelí-estadounidense volvía a admitir que McGowan tenía razón en esa crítica, pero culpaba a la falta de proyectos liderados por mujeres y añadía que estas encuentran más dificultades que los hombres para sacar adelante sus películas.

Además, Portman recuerda que tiene experiencia en ayudar a que las cineastas mujeres sean fichadas para proyectos, aunque después hayan sido “obligadas a abandonarlos” debido a “las condiciones a las que se enfrentaban en el trabajo” –en referencia a la directora Lynne Ramsay, que fue sustituida por Gavin O´Connor en La venganza de Jane.

La actriz concluye su respuesta diciendo: “Lo he intentado, y seguiré intentándolo. Aunque todavía no haya tenido éxito, tengo la esperanza de que estemos adentrándonos en un nuevo día”.

¿Aceptará McGowan las justificaciones de Portman o contraatacará con otro de sus apasionados discursos? ¿Es libre cualquier actriz para reivindicar los derechos de sus compañeras, o debe hacerlo a través de unos cauces fijos y desde una experiencia intachable?

Más historias que te pueden interesar: