'Narcosantos': descubre la historia real de la serie de Netflix

·2 min de lectura
Photo credit: Netflix
Photo credit: Netflix

Un empresario normal y corriente participa en una misión secreta del Gobierno para capturar a un narcotraficante coreano que opera en Sudamérica. Así comienza Narcosantos, la última ficción coreana de Netflix que ha vuelto a cumplir con la trayectoria de sus predecesoras, un estreno discreto en cuanto a publicidad y un inmediato éxito de visualizaciones que la sitúa en el Top 10 de la plataforma.

Narcosantos, el thriller que vio la luz en el catálogo el pasado 9 de septiembre, recorre en 6 episodios de entre 50 y 70 minutos la historia de este hombre "anónimo" que ve su vida convertida en una pesadilla al ser incriminado por un capo de la droga que tiene bajo su control a todo Surinam. La aparición de su nombre en la operación secreta del Servicio Nacional de Inteligencia (NIS) le obligará a colaborar con las autoridades para limpiar su nombre y escapar de los peligros que rodean a este peligroso narcotraficante.

Narcosantos: reparto de la serie coreana de Netflix

Creada por Kwon Sung-hui y Yoon Jong-bin, y dirigida por este último, Narcosantos cuenta con un reparto internacional que abarca tanto los personajes coreanos como los internacionales. A la cabeza del elenco están Ha Jung-woo (Entourage) como Kang In-gu y Hwang Jung-min como Gu Dong-baek, aunque probablemente el rostro más popular sea el de Park Hae-soo (Recuerdos de la Alhambra) por haber dado vida a Cho Sang-woo en El juego del calamar y a Berlín enLa casa de papel: Corea. Él interpreta al personaje de Choi Chang-ho. En toda esta trama de trapicheos a gran escala les acompañan Jo Woo-jin, Yoo Yeon-seok, Chang Chen, Jordan Preston (Ellas dan el golpe, Good Trouble), Daniel C. Kennedy (El juego del calamar) y Bryan Larkin (Vikingos, Rosamunde Pilcher).

Narcosantos: la historia real del nuevo éxito coreano de Netflix

La sinopsis oficial de Narcosantos ya adelanta que está basada en hechos reales. Por eso no nos cuesta imaginar que la crudeza de las secuencias relacionadas con XX fuesen aún más duras en la vida real. Cabe señalar que precisamente el sustento histórico de la serie es la trama desarrollada por ese personaje, y no la del empresario infiltrado. Del capo de la droga asiático sí hay registros legales.

Lo que se conoce hoy de Jo Bong-Haeing es que fue un tipo con acusaciones de fraude en Corea, por lo que decidió trasladarse a Surinam (República del Suriname, antigua Guayana neerlandesa) en 1994. Una vez allí estableció una jugosa relación comercial con los principales productores de cocaína de la región, estableciendo así una auténtica red de mulas por toda Europa. Su negocio acabó extendiendo sus tentáculos por América, Asia y el continente europeo durante la década de los 90, convirtiéndola en una de las redes criminales más complejas de la época.