Nagore Robles y Sandra Barneda son las 'ex' que todos quisiéramos

MADRID, SPAIN - JULY 03:  (L-R) Nagore Robles and wife Sandra Barneda attend the 'The World of Hans Zimmer' concert photocall at Royal Theatre on July 3, 2018 in Madrid, Spain.  (Photo by Eduardo Parra/Getty Images)
Nagore Robles seguro que se alegra del posible nuevo amor de Sandra Barneda (Photo by Eduardo Parra/Getty Images)

Valga la pena decir que yo adoraba la pareja que formaban Nagore Robles y Sandra Barneda. A veces parece que algunos famosos entran en ti más que otros y sientes sus alegrías y tristezas como las de alguien allegado.

Muchos sufrimos con el adiós de Mila Ximénez o Pau Donés, también con el luto de Ana Obregón o Paz Padilla y, con el tema de las parejas sentimentales, también pasa. La catalana y la vasca formaban un dúo genial, eran dos mujeres maduras y empoderadas con las ideas claras y un amor de esos que parecía inquebrantable.

Como todo en la vida, tras los focos existe un día a día y una rutina que a veces no es tan perfecta como puede parecer (para muestra, también, Risto Mejide y Laura Escanes) así que, al final, la historia de ambos de las presentadoras no pudo ser.

Sandra y Nagore se dieron un tiempo en 2019 para ordenar sus ideas tras varios años juntas pero, poco después, decidieron darle una segunda oportunidad a su amor aunque la cosa no cuajó y en febrero de este año lo dejaron definitivamente tras 6 años juntas.

Su historia de amor ha sido pública pero, a la vez, tan mágica y privada que poco sabemos de ella. Ambas han sido generosas compartiendo en sus redes sociales instantes de sus escapadas, sus momentos en familia con sus perritos y en definitiva las cosas de su día a día.

Vivieron su relación al máximo pero, cuando llegó el momento de terminar, evitaron el drama. Claro que hubo dolor, como siempre que un proyecto sentimental fracasa, pero también hubo una sororidad y una empatía que admiro profundamente.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Sandra escribió que el amor también significa aceptar que algo termine, que tenga un final y es una gran verdad. “Dejar ir al otro” aunque sea muy difícil, es el más grande acto de amor. Como canta Julieta Venegas “fue tan buenos despedirnos, como habernos conocido y es tan bueno aceptar la derrota como fue luchar por lo que tuvimos tú y yo”.

Ahora la presentadora de ‘La Isla de las Tentaciones’ podría tener una nueva ilusión y es que ha sido vista por las calles de Madrid de la mano paseando junto a una mujer a la que, según ‘Lecturas’ profería gestos de cariño.

Sandra Barneda podría haber rehecho su vida unos meses después de la ruptura con Nagore Robles pero la ex ‘Gran Hermana’, lejos de tomárselo a mal, ha colgado una foto en bañador desde Alicante, donde se encuentra de vacaciones con su padre, con una frase muy llamativa.

No hay personas incorrectas y ninguna relación es una pérdida de tiempo; o te dan lo que querías o te enseñan lo que necesitabas”, escribe Nagore. Al final es así, la vasca tiene 39 años y echando la vista atrás es hermoso que vea que invertir tiempo y amor en Sandra no fue un error sino un aprendizaje.

De hecho, estoy convencida que aún sintiendo un pequeño pellizquito al ver a su ex con otra mujer, se alegra infinitamente por ella y es que ‘dejar ir’ significa eso, no solo sacar de tu vida sino desearle lo mejor a la otra persona.

Sandra, por su parte, dijo recientemente en referencia a Nagore que El tiempo lo coloca todo en su lugar. Todo tiene sus procesos. Hace más de un año que lo dejamos y hay que saber colocarlo”.

Nunca es agradable ver a dos personas que se han amado tirarle los trastos a la cabeza pero también es cierto que depende mucho del motivo del fin de la relación. Es distinto si acaba porque ya no hay amor o la rutina nos consume que si acaba por una traición o algo más turbio aunque, aún así, lo ideal sería abrir la puerta para que esa persona marche y no ensuciarnos nosotros con rencores ni odios que solo nos dañan. Desde luego con Nagore y Sandra tenemos un buen ejemplo y es que, ¿quién no quiera una ex así?

Te puede interesar...