Nacho Vidal reconoce que le costó asimilar el cambio de sexo de su hija

Por Rafa Mingorance
Photo credit: María José Rasero

From Diez Minutos

El actor de cine porno, Nacho Vidal, tenía un hijo que se llamaba como él, hasta que un día decidió que eso se acabó. Se sentía niña y quería que todos la conocieran como Violeta. "Recuerdo el primer día que se puso una falda. Estaba tan contenta que no paraba de cantar 'Libre soy', de la película 'Frozen', dando vueltas sin parar", nos cuenta. Para tratar de explicar mejor la experiencia de la transexualidad y las implicaciones sociales y familiares que tiene, ha permitido que Santi Anaya escriba una novela inspirada en la vida de su hija, 'Mi nombre es Violeta'. Así se titula el libro con el que pretende ayudar a otros padres que se encuentren en una situación parecida a la suya.

¿Cuál fue tu primera reacción cuando te contó lo que sentía?

Recuerdo que lloré mucho por dentro porque me vinieron a la cabeza todos los problemas a los que se enfrentan hoy muchos transexuales. Tragué saliva y le dije que me parecía bien. A la mañana siguiente fuimos a una tienda y le compramos ropa de niña para llenar todo el armario.

¿Cómo fue esa experiencia?

Muy bonita. Se le iluminó la cara en la tienda, era como si hubiera recuperado la vida.

¿Qué fue lo primero que compraste?

No me acuerdo, pero sí que me gasté 600 euros. Su ropa de Nacho la heredó su hermano.

Photo credit: María José Rasero

¿Cómo se lo tomó Franceska, la madre de tus hijos?

Muy mal. Lloró mucho, se sentía culpable de haberla tenido obligada a vestir como un niño hasta los seis años, momento que Violeta ya se plantó. Dijo que no era Nacho.

¿Qué ocurrió en ese momento?

Los tres vimos un documental sobre la transexualidad y abrimos los ojos. De hecho, nosotros también estamos rodando uno, desde hace tres años, que se estrenará en cines más adelante. Violeta siempre dijo a sus compañeros del cole que era una chica. Cuando dijimos a su profesora que iría vestida de niña, no se sorprendió.

Háblame de cómo es vuestra vida familiar ahora.

De la noche a la mañana tienes a una niña en casa y lo asimilas con total naturalidad. Requiere su proceso y yo tardé dos años en hacerme a la idea del cambio. Pero un día, paseando con ella cogidos de la mano por la calle, sentí como si me diera toda su energía y sentí que tenía una hija. A los padres que me preguntan sobre este tema, siempre les hago la misma pregunta. ¿Qué harías tú en mi lugar? Yo no soy un padre coraje, solo un padre que acompaña a su hija en el camino de la vida.

Como padre entiendo que has tenido momentos de dudas.

Por supuesto. Conozco a actrices transexuales y me han explicado experiencias muy duras, como violaciones o palizas en el seno de sus familias para que se les quitaran "las mariconadas de la cabeza". Cuando piensas que tu hija, tu estrella, pudiera sufrir algún tipo de maltrato, lo paso muy mal.

Photo credit: María José Rasero

¿Qué barreras sociales ha tenido que superar?

Pues, por ejemplo, el cambio de nombre. En su momento, a la fiscal no le pareció bien y no permitió que Nacho se pudiera llamar Violeta. Su madre y yo luchamos en los juzgados y, dos años más tarde, otra fiscal reconoció su derecho.

¿Qué barreras futuras crees que le esperan?

Espero que las mismas que debe superar cualquier persona. Siempre le he dicho que no podrá gustar a todo el mundo, ni falta que hace. Yo no gusto a mucha gente; de hecho, los hay que me odian. A Violeta le he aconsejado que vaya solo con las personas que la quieran, la cuiden, la traten bien. Y si un día tiene a un chico a su lado, que sea porque la quiere tal cual es, sin sentirse condicionado por el sexo que tiene entre las piernas. Eso Violeta lo tiene bastante claro.

¿Violeta tiene pensado cambiarse el sexo más adelante?

Cuando le dices de hacerse la vaginoplastia, le provoca desagrado. Nosotros no queremos que sienta que vive en un cuerpo equivocado. Tanto su madre como yo pretendemos que Violeta se sienta bien siendo una niña con pene. Y si algún día decide operarse, que sea por voluntad propia, no porque se lo dicte ninguna presión social sobre ella. Si tiene que orinar en un baño público de hombres, lo hace sin problema, no se siente avergonzada.

¿Cómo reaccionó su hermano pequeño cuando desapareció Nacho y apareció Violeta?

Para él, Violeta es una niña desde el principio.

Photo credit: María José Rasero

¿Le hace gracia algún niño de clase?

Imagino que ese tipo de conversaciones las tendrá más con su madre. El chico con el que esté sabrá desde el principio que Violeta es transexual. En su colegio todo el mundo lo sabe. Ella no esconde nada, no se avergüenza de su condición.

Dime lo último que has descubierto de tus hijos que no sabías.

Se les está despertando su curiosidad por saber cosas de sexo. Ellos saben perfectamente cuál es el trabajo de sus padres. Los niños hoy tienen acceso a Internet y los compañeros de clase saben quién es Nacho Vidal. Tampoco me importa. Prefiero que mis hijos tengan un vibrador en la mano que un cuchillo o un paquete de droga.

¿Y si Violeta decide, algún día, dedicarse al porno?

Lo aceptaré como mis padres aceptaron que yo lo hiciera. Se trata de su vida, no de la mía, y deberá vivirla como crea conveniente. A mí solo me importa que mi hija sea buena persona. Mientras no sea un político que roba o un delincuente, no me importa a lo que se dedique.

¿Cuál crees que habría sido la reacción de tus padres si tú hubieras dicho en casa que te sentías niña?

Mi madre va a misa todos los domingos, imagínate. Bueno, la verdad es que no habría pasado nada. Cuando les dije que quería trabajar como actor porno, me apoyaron siempre. Mi padre tan solo dijo, "si vas a dedicarte a eso, al menos hazlo mejor que nadie".

¿Qué consejo darías a los padres que se enfrentan a la misma situación que habéis vivido vosotros con Violeta?

Primero que pidan ayuda a alguna de las numerosas asociaciones que existen. Pero fundamentalmente que les den todo el amor y compresión posible a sus hijos. De ese modo conseguirán que se abran, conocerán bien la problemática que viven y les podrán ayudar.

Photo credit: María José Rasero

¿Qué próximos proyectos profesionales tienes?

Estoy preparando una película de acción, nada que ver con el porno. Luego viajaré a México y sigo lanzando productos en mi empresa de juguetería. No me gusta pensar mucho en el futuro, prefiero vivir el día a día.

Tras tu participación en el programa 'Supervivientes' que emite Tele 5, el pene se te quedó torcido. ¿Ya has solucionado ese problema?

No, lo sigo teniendo doblado. Debo operarlo, pero eso será algún día. Tampoco me preocupa.