Este es el número de cheat meal que puedes hacer para no arruinar tu dieta

Los festivales y fiestas del fitness son un buen lugar para preguntarles de todo a los esforzados guerreros del entrenamiento, como por ejemplo si se saltan el día de piernas. A menudo, la comunidad fitness es estereotipada como un grupo de musculosos tristes, que en cuanto pueden se quitan la camiseta, y que solo comen pechugas de pollo secas y aburridas, con verduras. Todo el día contando y calculando macros. (Cómo cuadrar los macros en tu dieta para tener un cuerpo 10).

En Men's Health US acudieron a una feria del fitness de fin de semana e hicieron tres preguntas aleatorias a los asistentes, y una de ellas fue preguntarles cuánto tiempo hace que comieron su última comida trampa y en qué consistió. Y, a juzgar por las respuestas de la mayoría de los concursantes, algunos de los cuales viajaron desde lugares tan lejanos como Costa Rica o tan cerca como Manhattan, los resultados indicaron que incluso los más dedicados al fitness son humanos y no pueden resistir las comidas trampa. De hecho, la mayoría cedió a sus antojos justo antes del evento.

Pizza, la comida trampa favorita para los cheat meal

"Ni dos meses ni hace una semana, mi último cheat meal fue ayer, pizzas y galletas cookies", decía un veterano atleta, que llevaba más de 20 años entrenando. "Yo ayer también –comentaba otro–. Cené unos trozos de pizza". "Hace dos días me comí yo mi último cheat meal y consistió en pizza de pollo con salsa búfalo". Y así más y más comentarios demostrando que lo de darle al cheat meal es más habitual de lo que pensamos y no se limita a una vez por semana solo. Y, casi siempre, ¡todos eligen pizza! (Cheat meal: así afecta a tu organismo).