Murakami une arte físico y digital en una exposición inmersiva en Nueva York

·2 min de lectura

Nueva York, 11 may (EFE).- El artista japonés Takashi Murakami, famoso por su mezcla de pop, manga, cómic y arte tradicional nipón, volvió este miércoles a Nueva York para presentar una exposición inmersiva en la que difumina los límites entre el mundo físico y el digital.

Llamada "An Arrow through History" (Una flecha a través de la historia), la muestra tiene tres partes y ocupa dos localizaciones de la galería Gagosian en la Gran Manzana, donde invita a sumergirse en los tiempos de la dinastía Yuan (s. XIII-XIV) y viajar hasta el metaverso.

Murakami, vestido con una chaqueta de "patchwork" y grandes zapatillas blancas, llegó acompañado del jefe de operaciones de la galería, Andrew Fabricant, y su estratega de NFT, Ashley Overbeek, quienes describieron la exposición como un "triángulo entre lo antiguo y lo muy nuevo".

El artista habló primero sobre sus obras de nueva creación, una decena de pinturas redondas que evocan jarrones de porcelana azul y blanca con dibujos de peces, y sobre las que dijo haberse inspirado en la importante dinastía china y en el "recuerdo" de los días de pesca con su padre.

Y después se refirió a la parte más novedosa, un grupo de pinturas y esculturas físicas basadas en sus modelos de arte digital en NFT, con avatares de personajes de anime que forman su serie "Clone X" y flores pixeladas de estética "superflat" (superplano), de la que es abanderado.

El artista destacó el componente inmersivo de su nuevo proyecto, que se puede ver desde cualquier lugar en la página web de Gagosian y experimentar con un casco de realidad virtual, así como en persona, activando filtros creados expresamente para Snapchat que permiten "sumergirse" en animaciones dentro y fuera de la galería.

Murakami, además, resaltó la influencia que tienen en su trabajo los "sneakerheads", su legión de seguidores aficionados a las zapatillas de diseño que ha ido ganando gracias a colaboraciones de moda con figuras como Virgil Abloh, el fallecido director creativo de Louis Vuitton que apostó por el estilo urbano.

"Me pedían hacer un proyecto de avatares y este fue el siguiente paso", comentó.

Murakami es uno de los artistas contemporáneos más cotizados y su pieza más cara hasta la fecha, "My Lonesome Cowboy", una escultura que representa a un personaje de anime masturbándose, se vendió por 13,5 millones de dólares en una subasta de Sotheby's en 2008.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente