'La mujer del viajero en el tiempo' y la escena de sexo más indescriptible y original de la televisión

·3 min de lectura
Photo credit: HBO
Photo credit: HBO

En el año 2009 Eric Bana y Rachel McAdams protagonizaron Mas allá del tiempo, primera adaptación de la novela de Audrey Niffenegger, La mujer del viajero en el tiempo. Ahora, con Rose Leslie (conocida por Juego de tronos como la salvaje que le dijo eso de "no sabes nada" a Jon Nieve antes de enseñarle "todo" en una cueva) y Theo James la historia ha regresado en forma de serie de HBO. Lo cierto es que la serie, como la película, tampoco ha hecho mucho ruido y no parece que vaya a ser la nueva ficción estrella de la casa de Euphoria, Succession y David Simon (así, en general).

Sin embargo, hay algo que ha llamado la atención de todos tras la emisión de su segundo capítulo. La historia, para quien no lo deduzca del específico título, es un relato amoroso con la inconveniencia de que el hombre viaja en el tiempo. Lo hace a lo largo de su propia vida y con sus yos pasados y futuros. Por supuesto, también con todas las versiones de su esposa. Como decimos técnicamente, una auténtica liada cuyas complicaciones sentimentales son precisamente el fruto del argumento.

Photo credit: HBO
Photo credit: HBO

A la serie hay quien la ha acusado de repetitiva, algo liosa y sin mucha conexión emocional. Por supuesto, hay quien dice todo lo contrario. Sin embargo, lo que nadie niega es que esta escena es una de las escenas de sexo (oral o no) más originales y sorprendentes de la historia de la televisión (y del cine, diríamos). Además, uno de los "usos" más provocadores del concepto de viaje temporal que recordamos.

El concepto es el mismo de la pillada clásica de padre a hijo adolescente. Digamos que, hasta ahora, American Pie ostentaba el título de la pillada más ridícula con eso de la tarta de manzana. Al fin y al cabo, profanar una tarta es peor a que te pillen, bueno, con las manos en la masa (cero metáfora, 100% literal). Si te pillan, bueno, haciendo cosas con tu pareja la cosa puede ser complicada, pero también aceptable. Más escamoso es si las relaciones son con el sexo opuesto y tus padres aún no sabían nada de tu orientación sexual... En fin, que hay muchas variantes más complejas, más sencillas, más graciosas... Pero que tu padre te pille teniendo sexo oral contigo mismo y no sea precisamente por tus extraordinaria flexibilidad... Eso, eso merece un capítulo de HBO.

Ha habido en redes sociales quien no ha tardado en preguntarse por el sorprendente e inusitado acto sexual. Incluso hay quien ha dicho que si es "gay" chupar el pene de tu yo. Nosotros entendemos que, aunque raro, es igual de "gay" (perdonar la forma de hablar) que masturbarte. Tener sexo contigo mismo es tener sexo contigo mismo, no es ni una relación homosexual ni heterosexual. Ahora bien, mientras que todos aquellos que se masturban mirándose al espejo respiran tranquilos recuperando seguridad en su orientación sexual, sigamos.

En la etapa adolescente del protagonista lo fácil hubiera sido desear viajar al futuro, y retozar, diez años antes de tiempo (por ejemplo, con Rose Leslie, tu futura esposa y amor de tu vida. Por supuesto, en esto ella tendría mucho que decir. Pero hubiese sido, digamos, la dinámica más fácil para representar a un adolescente con las hormonas alteradas que puede viajar en el tiempo, avanzar hasta que en su vida haya sexo regular. Pero no, La mujer del viajero en el tiempo ha decido, con acierto, que era mucho más interesante utilizar su premisa para mostrarnos un grado de autoexploración adolescente nunca antes visto.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente