La muerte de Ali en ‘Kuzey Güney’

Por Telenovela
Photo credit: Ay Yapim

From Diez Minutos

Ya convertidos en marido y mujer, Banu y Güney se divierten en el festejo posterior hasta que Burak hace su aparición. “Ya me enteré de todo. Vengo a disfrutar como parte de la familia”, afirma. De inmediato, Baris y Ebru lo sacan de allí y consiguen evitar que arme un escándalo. “Hablaremos de tu situación en casa”, le prometen.

Cuando Ferhat llega con sus hombres al lugar donde esconde a Sermin, Kuzey lo espera acompañado por la policía y es detenido. “Eres hombre muerto”, amenaza el empresario a su rival. Una vez en comisaría, declara: “Tras una pelea se tiró por la ventana. Prefirió suicidarse que estar conmigo y yo perdí la razón. Me internaron y hasta hace poco no descubrí que estaba viva”.

Como prometieron, los Sinaner reciben a Burak en su mansión. “He estado viviendo una mentira, pero mi intención no es pelear por la fortuna de Atilla. Si él hubiera querido estaría en su testamento”, afirma. Ebru se muestra conciliadora y le garantiza que seguirá recibiendo una asignación mensual.

Cemre recibe una inesperada propuesta

Por miedo a las represalias, Sermin se muestra reacia a declarar en contra de Ferhat. Y no se equivoca ya que durante la madrugada uno de sus secuaces se cuela en el hospital haciéndose pasar por enfermo y la asfixia. Cemre se encuentra muy deprimida y no puede superar el rechazo de Kuzey. Por si fuera poco, Baris, que ha abandonado el hogar familiar tras discutir con Ebru, la invita a salir a navegar y le hace una inesperada propuesta: “Cásate conmigo. Quiero dejar atrás mi pasado y empezar de cero. Estoy enamorado de ti”.

Finalmente, Ferhat queda en libertad a la espera de juicio y lo primero que hace es comunicarse con Kuzey: “Hoy una de las personas que más quieres morirá”. Desesperado, el joven va a la dirección que le ha indicado y logra salvar a Cemre, Güney y Zeynep. En cambio, Ali no corre la misma suerte. A él, el pérfido empresario le ha citado en un viejo taller y le dispara a bocajarro. “No intentes vengarte de ese tipo. Continúa con tu vida”, son las últimas palabras que escucha Tekinoglu de su amigo.

Pasados unos meses, Burak es reconocido legalmente como un Sinaner. Kuzey, por su parte, tiene unas ansias desmedidas de venganza e intenta encontrar a Ferhat. El comisario Seref, que es el encargado de la investigación sobre la muerte de Ali, le pide que se mantenga al margen