Muere Kurt Markus, el fotógrafo del Oeste que se coló en las revistas de moda

·3 min de lectura
Photo credit: Gary Miller - Getty Images
Photo credit: Gary Miller - Getty Images

"Descanse en paz Kurt Markus, un verdadero artista. Tu trabajo fue precioso y hermosamente honesto. Me siento honrada de haber sido capturada por tu lente". Con estas palabras la supermodelo Cindy Crawford se hacía eco en su perfil de Instagram de la muerte del fotógrafo Kurt Markus a los 75 años. Tal y como horas antes se anunciaba en la cuenta oficial del artista, Markus fallecía el pasado 13 de junio "rodeado por su familia". Esa es la escueta información que ha trascendido sobre la muerte del estadounidense que, si bien es un nombre desconocido para el gran público, deja un gran legado fotográfico que va desde su particular retrato de los vaqueros y la vida en el salvaje Oeste –tema central de su trabajo– hasta icónicas imágenes de moda como las que ha compartido la propia Cindy Crawford.

Markus nació en la zona rural de Montana en 1947 y, si bien creció rodeado de ganado, pronto se dio cuenta de que el trabajo en el campo no era para él. "Nací soñador y no conozco ningún lugar para un soñador en ningún rancho", afirmó en una ocasión. Tras pasar por el ejército en los años setenta, dio comienzo de forma autodidacta a la que sería su profesión y pasión el resto de su vida: la fotografía. Sus imágenes en blanco y negro protagonizadas por vaqueros, que incluso disparaba a lomos de su caballo, comenzaron a darle fama mundial y le abrieron las puertas a fotografiar también rostros mucho menos anónimos. Meryl Streep, Christy Turlington, Zoe Saldana, Laura Dern o la propia Cindy Crawford son solo algunos de los grandes nombres que posaron ante su objetivo.

Su faceta como fotógrafo de moda fue, de hecho, tan prolífica como valorada por la crítica. Firmó portadas y páginas para revistas como Harper's Bazaar, Elle, Esquire, Vogue o Vanity Fair e icónicas campañas de moda para firmas de la talla de Armani, Ralph Lauren, Calvin Klein o Nike. La sensualidad discreta de sus imágenes y un estilo particular y reconocible definieron un trabajo que ahora recuerdan sus colegas de profesión en las redes sociales.

"Fue un gran amigo: su trabajo debe verse y estudiarse en las escuelas de arte. Ojalá estuviera aquí para dar esa clase", ha escrito el fotógrafo de moda Bruce Weber. La también fotógrafa Pamela Hanson o las supermodelos Christy Turlington, Helena Christensen o Tatjana Patitz, además de varios perfiles de la industria como maquilladores o consultores creativos, también han querido despedirlo públicamente. "Buen viaje, amigo. Te veo en la montaña", escribía Turlington.

Reconocido a lo largo de los años con múltiples galardones de referencia en la fotografía estadounidense como varios premios Clio y el premio Alfred Eisenstaedt de la revista Life, Markus pasó los últimos años de su vida en Santa Fe, donde vivía junto a su esposa María. Allí invirtió todo su tiempo en capturar el imponente paisaje desértico de Monument Valley. "Considero un regalo haber encontrado la fotografía y haberle dedicado mi vida", afirmó. "Nunca pensé en ello como un trabajo. Siempre he asociado el clic del obturador con la palabra 'sí".

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente