Ana Obregón y Antonia Dell'Atte, de enemigas a apoyarse en el peor momento

Este miércoles conocíamos la triste noticia del fallecimiento de Aless Lequio a los 27 años. El joven, hijo de Ana Obregón y Alessandro Lequio, llevaba algo más de dos años luchando contra un cáncer y después de dos meses en la Clínica Quirón de Barcelona, donde estaba llevando a cabo un nuevo tratamiento contra la enfermedad, nos enterábamos de su muerte. Sus padres han estado siempre a su lado en estos últimos momentos y sin duda su madre, Ana Obregón, no ha querido separarse de su hijo, que era su vida entera, hasta su último suspiro. “Se apagó mi vida”, escribía en sus redes sociales la actriz y bióloga sacando fuerzas del inmenso dolor que está viviendo con la pérdida de su único hijo.

Ana Obregón y Antonia Dell'Atte son amigas desde hace varios años.

Una de las personas que más cerca ha estado de Ana y Alessandro en estos dos últimos años ha sido Antonia Dell’Atte. Para muchos puede ser una sorpresa, pero lo cierto es que las que fueron archienemigas en los años 90, en los últimos tiempos llegaron a entenderse e incluso les unía cierto cariño, seguramente por sus hijos, ya que Clemente (el hijo que Antonia tuvo con el Conde Lequio) y Aless se querían y se llevaban de maravilla.

Su historia se remonta al año 1991. En aquel momento, Antonia, que era una reconocida modelo y musa del modisto italiano Giorgio Armani, estaba casada con Alessandro Lequio, un desconocido y atractivo conde italiano, sobrino del rey Juan Carlos I que acaba de aterrizar en Madrid para trabajar en la famosa fábrica de coches del país transalpino Fiat. Su llegada a la capital española hizo que comenzara a moverse en círculos de la alta sociedad en los que se encontraba Ana Obregón.

Antonia Dell'Atte llegaba a España en 1991 y cargaba duramente contra su ex y Ana Obregón en televisión. (Photo by Jacopo Raule/WireImage )

La guerra que comenzó en 1991

Ana y Alessandro habían coincidido en 1987 en Roma. Ella estaba rodando la película Sound junto a Peter Fonda y una noche, después del rodaje, fueron a cenar al restaurante Nino’s. A su mesa se acercó la bella Antonia para saludarles y en otro lado del restaurante se quedaba sentado Alessandro, que ni siquiera hizo el amago de ir a conocerles. En ese año, Ana salía con el jugador de baloncesto Fernando Martín, que fallecería dos años después en un accidente de coche. A finales de 1990, algo más de dos años después del nacimiento de Clemente, el hijo de Antonia y Alessandro, la bióloga volvía a coincidir con el matrimonio en Madrid en un evento organizado por la firma francesa Chanel.

Parece que Antonia y Alessandro ya estaban en crisis y su relación no pasaba por un gran momento. “El matrimonio estaba roto, pero yo no podía dejarlo. Tenía que encontrar un momento oportuno”, contaba Antonia muchos años después en el programa de Bertín Osborne en Telecinco. En enero del año siguiente, Alessandro se reencontraba con Ana en una cena. Su vitalidad, su alegría y su pasión por la vida hizo que el conde cayera a sus pies al instante. Ana se convirtió en su paño de lágrimas y fue a ella a la que contó que su matrimonio estaba dando sus últimos coletazos. “Me pareció evidente que no estaba satisfecho con su vida, que estaba sufriendo y no tenía muchos hombros en los que llorar. Alessandro y Antonia ya no eran un matrimonio y él me necesitaba, igual que yo a él”, decía Ana Obregón en una entrevista.

Ana Obregón comenzó una relación con Alessandro Lequio en 1991. (Photo by Oscar Gonzalez/NurPhoto via Getty Images)

Fue en ese preciso momento en el comenzó una guerra televisiva en la que una dolida Antonia cargó con todas sus fuerzas contra Obregón por haberle, según ella, ‘robado’ a su marido. “No puedo tener celos de alguien inferior a mí en todo”, decía Antonia aludiendo a la actriz y bióloga. Los medios hacía seguimiento a la pareja de moda, Ana y Alessandro, y los celos de la italiana hicieron que se vivieran momentos que ya son historia de la televisión, como su participación en el programa de Telecinco La Máquina de la verdad, donde Antonia lanzó toda su ira contra el padre de su hijo y su nueva pareja, a la que años más tarde tuvo que indemnizar tras haberla insultado.

“Cuando se fue de casa, me despierto y veo que me había dejado sin nada. Había vaciado todo. Me dejó con el culo al aire. Ahí todo el mundo me buscó. La abandonada y cornuda. Ellos me hicieron famosa porque si hubieran estado callados, no hubiera sido la Dell’Atte que soy en España. Tuve a toda la sociedad española a mi lado", decía Antonia a Bertín.

Alessandro Lequio, el hombre que enfrentó a Ana Obregón y Antonia Dell'Atte durante 25 años. (Photo by Europa Press/Europa Press via Getty Images)

En 1992 nacía Aless, el hijo de Ana Obregón y Alessandro Lequio, tristemente fallecido esta semana. Aunque lo intentaron, la pareja no pudo casarse porque Antonia se negó darle a él la nulidad matrimonial. Dos años más tarde, Ana descubría que Alessandro le estaba siendo infiel con una azafata llamada Silvia Tinao. "Perdí siete u ocho kilos con la separación. Haber fracasado en eso fue muy duro”, dijo Ana años después. Para entonces, Ana y Antonia estaban enfrentadas, eran las mayores enemigas y sus hijos ni siquiera tenían relación.

El cruce de acusaciones entre las dos fue extremadamente cruel en los años posteriores a la separación de Ana y Alessandro, ya que la bióloga aseguraba que la modelo italiana lo único que había hecho era enriquecerse a base de mentiras e insultos sobre ella. “No voy a entrar en el circo que necesitan muchas personas para salir en la prensa”, decía Ana refiriéndose a la supuesta búsqueda de la fama de la exmujer de su ya expareja. Antonia no se quedaba atrás en sus declaciones: “Es una mentirosa compulsiva y nunca podré tenderle la mano”.

MADRID, SPAIN - OCTOBER 31: Ana Obregon attends 'PETrificante Party' at Terraza Zielou on October 31, 2019 in Madrid, Spain. (Photo by Samuel de Roman/Getty Images)

Firmaron la paz en una portada

Durante años, Antonia siempre ha ido soltando perlas de Ana Obregón. Su guerra duró mucho tiempo, tal vez demasiado, y no fue hasta 2016, 25 años más tarde, cuando decidieron hacer las paces con una histórica portada juntas en la revista ¡Hola!. “Alessandro está encantado con que hayamos enterrado el hacha de guerra. Nuestra reconciliación le da paz. Somos las madres de sus dos hijos y se abre el camino de la armonía para todos”, decían en la exclusiva. "Nuestras peleas han estado en la prensa durante un cuarto de siglo y pensamos que nuestra reconciliación también debía ser pública", comentaba Antonia. "No somos íntimas, no nos adoramos y no lo hacemos todo juntas, pero nos llevamos muy bien. La nuestra es una reconciliación de verdad", añadía Ana dando muestra del buen rollo entre ellas.

Y es que sin duda ese acercamiento fue en gran medida por sus respectivos hijos, Clemente y Aless, que habían estado separados casi toda su infancia por los problemas de sus padres. “Vamos a intentar devolver a nuestros hijos algo de lo que les hemos robado en su infancia. En este sentido, ya se han dado pasos. Los dos han despedido el año por primera vez con su padre", comentaba Ana.

Y es que desde hace ya unos cuantos años, Clemente y Aless mantuvieron una excelente relación de hermanos. El propio Clemente despedía con gran dolor a Aless en su Instagram este miércoles: “Breathe deep. Enjoy life. Some of you take it for granted”. Este era su último mensaje. Te quiero Alex, un dolor inmenso que en pequeñísima parte se alivia con el pensar de que ya no estas sufriendo. Algún día nos volveremos a ver y podremos disfrutar de todo el tiempo perdido y mal gastado”, escribía muy afectado el joven, que siempre ha querido mantenerse al margen de los medios y de las disputas de su madre, a la que adora.

El ataque de Antonia de MasterChef

El reencuentro televisivo de Ana Obregón y Antonia Dell’Atte llegaba a finales de 2019 en las cocinas de MasterChef Celebrity. Antonia había sido concursante de la anterior edición y aparecía en uno de los episodios del programa para animar a los participantes famosos, entre los que se encontraba Ana Obregón. Al encontrarse, las dos se fundieron en un abrazo cordial y era Obregón la que aclaraba: “¿Sabéis que está todo bien ya, no?”. A lo que Antonia, con cara de sorpresa respondía con cierto retintín: “Todo bien”. Ana explicaba que con la enfermedad de su hijo, el hijo de Antonia se había portado de maravilla y que era un ser realmente especial.

Los concursantes iniciaban el cocinado y Antonia decidía comenzar su ‘venganza’ televisiva tras casi 30 años de guerra mediática con Ana. “Ella es Antoñita la fantástica”, comenzaba espetando a los jueces de Masterchef, que se quedaban boquiabiertos con lo que estaban escuchando. “Vive en una realidad diferente a la de todo el mundo. Tiene que aprender a servir a los demás, a ser más humilde. Tenemos una manera de ver la vida muy diferente. No comparto su manera de tratar de estar siempre en el candelero. Se piensa que está en una pasarela. Piensa que viene a lucirse, pero no es así. Ella no sabe ni freír un huevo porque es una niña mimada, lo ha tenido todo siempre”, continuaba.

Antonia Dell'Atte participó en MasterChef Celebrity en 2018. (Photo by Europa Press/Europa Press via Getty Images)

Pero ahí no terminaron los puñales de la modelo. Al acercarse a la mesa donde estaba cocinando Ana junto a Pepe Rodríguez, la actriz bromeó sobre que a ambas les gustaba el chef y juez del programa, una broma que llevan haciendo desde el inicio del concurso y que Antonia también llevó a cabo en su edición. La madre de Clemente dijo sin tapujos que ella prefería a Jordi Cruz porque está soltero y que le dejaba lo de los casados a ella (en clara alusión a su traumática separación de Lecquio tras dejarla por la bióloga).

Eso sí, Ana aguantó el tipo estoicamente y con una educación admirable hizo como que no había escuchado las palabras de su exenemiga. Llegaba el final de la prueba y Antonia tenía que probar el plato elaborado por Obregón. “¿No lo habrás envenenado?”, le decía, a lo que Ana, de nuevo muy contenida y educada, decía sin dudarlo que no. “Haz la paz contigo misma y así el universo te va a sonreír siempre”, le soltaba Antonia a Ana antes de abandonar el plató con sus aires de top model de los 90.

Con la enfermedad de Aless Lequio, Ana y Antonia volvían a unirse. En estas últimas semanas, la italiana ha estado muy cerca de la actriz y le ha dado todo su apoyo ante el que es sin duda el peor momento de su vida. Al conocerse la trágica muerte del joven, Antonia ha querido enviar un mensaje a Ana en sus redes sociales que encierra, sin duda, alguna un gran dolor también por su parte. “13 mayo. Madre, Virgen de Fátima. Madre de todas las Madres acoges en tus brazos a Álex, hermano de mi hijo Clemente. Y no nos abandones, sobre todo a su madre Ana y su padre Alessandro... Como plomo es el cielo ahora, cuánto dolor y cuántas penas y sufrimientos. Dios no te abandonará nunca y te protegerá allí donde estarás. Descansa en Paz, bellissimo Álex”, escribía la modelo mostrando su apoyo a Ana y Alessandro tras la muerte de su hijo a los 27 años.

La historia de Ana y Antonia quedará en la memoria de todos por sus graves enfrentamientos televisivos y a través de las páginas del papel couché, pero podemos asegurar que cuando más se han necesitado, ambas han aparcado sus diferencias para estar una al lado de la otra.

Más historias que te pueden interesar: