'Ms. Marvel' me conquistó pero gracias a un momento clave

·5 min de lectura

Con un solo capítulo parece que Marvel y Disney+ ya tienen nuevo éxito entre manos. Y es que Ms. Marvel no hizo más que lanzar su primer episodio el miércoles 8 de junio que en esa misma mañana ya marcaba tendencia en redes sociales, con miles de comentarios positivos y un abrazo de la crítica tan intenso que se ha coronado como la serie de Marvel mejor valorada en el popular agregador de críticas RottenTomatoes. Sin embargo, tengo una confesión que hacer. En el inicio de ese primer episodio estuve a punto de apagar y pasar a otra cosa.

Iman Vellani como Ms. Marvel/Kamala Khan en Ms. Marvel de Marvel Studios. ©Marvel Studios 2022. All Rights Reserved.
Iman Vellani como Ms. Marvel/Kamala Khan en Ms. Marvel de Marvel Studios. ©Marvel Studios 2022. All Rights Reserved.

La introducción de una protagonista adolescente fanática de los Vengadores repasando la misma trama del chasquido de Thanos que ya ha sido comentada, usada y repetida hasta la saciedad, me hizo pensar que estaba ante otra apuesta de Marvel para exprimir más todavía su chiringuito y merchandising. Y es que las imágenes que acompañaban esa introducción -por muy pintorescas que fueran- mencionaban, lucían o mostraban los mismos superhéroes que conocemos hasta en la sopa, haciéndome pensar que estaba ante otro mero intento comercial de la casa, mientras apostaban por repetir el tono juvenil de Spider-Man que tan bien les funciona. Es más, creí que estaba ante una serie dirigida pura y exclusivamente para los fans acérrimos de su universo, dado que parece imposible que alguien que no haya visto las 28 películas y 7 series (estrenadas hasta el momento) comprendan de qué va todo esto (es decir, si pongo a mis padres el primer capítulo de Ms. Marvel les aseguro que no entenderían nada).

Sin embargo, pasado el primer arco me di cuenta que me equivocaba. Y no solo por los mismos detalles que están aplaudiendo la crítica y los fans -como el aire fresco que aporta el tono narrativo juvenil a lo Scott Pilgrim o Spider-Man, la banda sonora, la apuesta de diversidad al contar con una protagonista musulmana como Kamala Khan (Imán Vellani) o el carisma inconfundible que irradia en su presentación- sino también por otro detalle en particular que me tocó de manera más personal. Y estoy convencida que a más de uno le habrá pasado lo mismo. Sobre todo a los adultos.

El momento que me enganchó a nivel personal sacudiendo todas mis sensaciones internas, tiene lugar durante una secuencia con su mejor amigo Bruno (Matt Lintz) en una azotea. No obstante, si aún no has visto la serie, debes primero tener en cuenta que Ms. Marvel arranca presentándonos a dos personajes geek por naturaleza, fanáticos de los superhéroes de Marvel que alimentan el entusiasmo mutuo ante la celebración de una convención para fans. Sin embargo, para poder asistir, Kamala debe primero convencer a sus padres tradicionales -tanto a sus orígenes como a su cultura-, un matrimonio que solo quiere protegerla y espera que deje de fantasear para centrarse más en el tipo de adulto que quiere ser en el futuro. Y casi lo consigue, dado que esos padres le sugieren que, si quiere ir, debe acudir acompañada d su progenitor y ambos disfrazados del Increíble Hulk. Pero Kamala es adolescente, con esa independencia incipiente de la edad y fanática de Capitana Marvel. Su plan es muy diferente y termina hiriendo a sus padres con su reacción.

Entonces llega el momento que me cambió los esquemas. Kamala llama a Bruno y termina contándole lo sucedido en una azotea. Hablan honestamente, ella se sincera y él la consuela, y a pesar de un intento de momento romántico que preferiría pasar por alto, terminan sacando sus facetas fanáticas jugando a superhéroes con unos guantes que se iluminan y que Bruno ha diseñado para ella.

Puede sonar insignificante o poco relevante cuando se describe, pero es la secuencia que nos sirve a los adultos para rememorar la intimidad de esa amistad de corazón, honesta y compartida que se vive en la infancia y adolescencia. Una escena que, básicamente, cumple como carta de presentación para elevar el protagonismo de la compañía, comprensión, aventuras y camaraderia que radica en la relación con ese amigo con el que compartes quién eres y lo que te gusta sin vergüenza ninguna, quien vive la misma pasión haciendo que el fanatismo se duplique a la máxima potencia.

Matt Lintz como Bruno y Iman Vellani como Ms. Marvel/Kamala Khan en Ms. Marvel de Marvel Studios. Photo by Daniel McFadden. ©Marvel Studios 2022. All Rights Reserved.
Matt Lintz como Bruno y Iman Vellani como Ms. Marvel/Kamala Khan en Ms. Marvel de Marvel Studios. Photo by Daniel McFadden. ©Marvel Studios 2022. All Rights Reserved.

Personalmente me pasaba con mi mejor amigo de la infancia. En nuestro caso no eran superhéroes, sino películas, series y actores de Hollywood (con un anexo dedicado siempre a Britney Spears). Prácticamente hablábamos de lo mismo todos los santos días, desintegrando capítulos, comentando secuencias o momentos (Buffy tuvo una época especial en nuestras conversaciones de aquella época) y nos importaba un bledo lo que pensaran desde fuera. Era nuestro universo, nuestro código compartido, ese que no se crea con todos los amigos que pasan por nuestras vidas. Un código que todavía, décadas después (no diré cuántas), sigue intacto a pesar de la distancia que ahora nos impone el vivir en países diferentes.

Por eso Ms. Marvel me terminó conquistando. Porque descubrí una serie que no solo apela a los fans del universo de Vengadores y al público adolescente, o que solo busca crear otro fenómeno “a la Black Panther” apostando por la diversidad cultural, sino porque además toca el corazón de ese adolescente que los adultos llevamos en el recuerdo. Ese que se apasionaba por las cosas que le gustaban con entrega absoluta, ese que podía pasar horas hablando de lo mismo con un nivel de entusiasmo que jamás se apagaba. Ese que tenía un amigo con quien compartirlo, haciendo de tu fanatismo algo cotidiano y tangible. Y en esa faceta encontré la humanidad más especial de Ms. Marvel.

Más historias que te pueden interesar: