Cómo ‘Skam España’ ha reescrito la serie original para lanzar un mensaje contra la violencia machista

¡Atención! Este artículo incluye spoilers de la tercera temporada de Skam España.

Coincidiendo con el Día de la Mujer, el pasado 8 de marzo Skam España emitió el final de su tercera temporada, una tanda de episodios que han girado principalmente en torno al personaje de Nora (Nicole Wallace) y en los que, más que nunca, la sororidad y el feminismo han jugado un papel esencial. La versión española del fenómeno televisivo noruego, producción original de Movistar+, está haciendo bastantes cambios con respecto a su referente, y en esta temporada, los guionistas han reescrito la historia de Nora para arreglar los errores de la versión noruega y lanzar un poderoso mensaje contra la violencia machista.

Si no sabéis en qué consiste Skam, por qué ha calado tan hondo en el público adolescente de todo el mundo y por qué es tan importante y diferente a otras series adolescentes, os contamos a continuación todo lo que necesitáis saber sobre ella. Y si os interesa, ya podéis poneros al día, porque la serie regresa el 9 de abril con su cuarta temporada, apenas un mes después del final de la tercera.

Tercera temporada de 'Skam España' (cortesía de Movistar+)

Skam es una serie noruega de temática adolescente que se emitió en su país de origen durante 2015 y 2017. Creada por Julie Andem, gira en torno a un grupo de estudiantes de secundaria de un instituto de Oslo, sus relaciones, problemas y preocupaciones diarias, abordando con ellos temas que afectan a los jóvenes de hoy en día. La serie cuenta con cuatro temporadas, cada una de ellas contada desde el punto de vista de un personaje diferente. A menudo comparada con Skins, lo cierto es que -aunque tiene mucho más común con esta que con productos más adultos y fantasiosos como Élite o las series teen americanas- Skam se desmarca considerablemente de la mayoría de series adolescentes por su estilo naturalista, sus diálogos realistas y, sobre todo, por su revolucionario formato de emisión.

La mayor particularidad de Skam que la diferencia del resto es que ofrece sus episodios por escenas y a tiempo real. Me explico. Cada semana lanza por Internet clips del capítulo coincidiendo siempre con nuestra hora real. Es decir, si un clip aparece online un lunes a las 10:00h, sus personajes estarán en el instituto. Si otro sale un sábado a las 23:00h, es muy posible que estén de fiesta. Finalmente, el domingo se unen todos los clips y se emiten como un episodio completo que se puede ver bajo demanda en Movistar+. Además, gracias a la estrategia transmedia de la serie, la vida de los personajes continúa en redes sociales, donde se comparten fotos, vídeos y capturas de conversaciones que añaden información a lo visto en los clips. Todo esto sirve para sumar un componente extra de realismo y enganchar a los espectadores más jóvenes a la serie a través de las redes sociales, donde esta se encuentra en su hábitat natural. 

Tras el final de la original noruega, su creadora vendió los derechos a varios países, donde se han desarrollado múltiples versiones, incluida la española (también hay remakes en Italia, Países Bajos, Francia, Alemania y Estados Unidos). La condición que puso para vender su obra fue que se respetase el estilo realista y el formato que acabamos de explicar. Así, Skam España llegaba en 2018 a Movistar+ dispuesta a repetir el fenómeno que se había producido en Noruega un par de años antes. La versión española tardó un poco en encontrar a su audiencia, pero lo consiguió durante su segunda temporada. La tercera, que acaba de finalizar su emisión, ha consagrado la serie como fenómeno adolescente, consolidándola en la conversación social y apareciendo en tendencias de Twitter más de 20 veces, y no solo en España, sino también en otros países como Italia, Argentina, Brasil, Chile, México, Perú y Ecuador (información facilitada por Movistar+).

(Enrique Cidoncha; © Zeppelin TV)

La clave del éxito de Skam España reside en haberse mantenido fiel en esencia a la serie original a la vez que ha sabido adaptarla a nuestra cultura autóctona y hacer los cambios pertinentes para ser algo más que una copia. Los guionistas han llevado a cabo una labor sobresaliente escribiendo diálogos que reflejan cómo hablan los adolescentes de hoy en día (concretamente los de Madrid, que es donde se desarrolla), en lugar de hacer que sus personajes hablen como adultos- como suele ocurrir en las series juveniles-, así como contando historias con las que cualquier adolescente puede sentirse identificado (en Skam no hay asesinatos, tráfico de drogas o incesto) y que además aportan visibilidad y valores sociales muy importantes.

Por otro lado, aunque mantiene las líneas argumentales originales, los guionistas de Skam España han jugado al despiste, alterando y reordenando elementos, manteniendo así el interés y el factor sorpresa incluso para los que vieron la versión noruega. Por ejemplo, la segunda temporada de Skam España adaptaba la trama de la tercera temporada de la original, no solo cambiando el orden de la historia, sino también el sexo de sus protagonistas. Así, la historia de Isak y Even (la favorita de los fans) pasaba a ser la de Cris y Joana, conservando a grandes rasgos el mismo argumento, pero con una pareja de chicas en lugar de chicos. Aunque arriesgada, la decisión salió bien y la temporada recibió el aplauso unánime de los fans. Fue entones cuando Skam España se convirtió en algo más que un remake y pasó a ser una serie con vida e identidad propia.

EL PODER DE LA AMISTAD FEMENINA

Con su tercera temporada, Skam España ha continuado efectuando cambios sustanciosos en su adaptación. Para empezar, estos capítulos no han tenido una, sino dos protagonistas, Nora y Viri. En la serie original, Vilde (el personaje equivalente a Viri) se quedó sin su propia temporada, lo que entristeció a muchos fans. Para compensar, la española ha creado una trama secundaria a la de Nora en la que se desarrolla la historia de Viri. Aunque los clips a tiempo real se han centrado en Nora, los episodios finales han incluido secuencias de Viri, creando así una temporada paralela en la que ella era la protagonista de una historia de crecimiento y amor opuesta a la de su amiga.

La temporada de Nora (Noora) en la versión noruega recibió críticas por la forma en la que retrataba su noviazgo con William, relación tachada por muchos como tóxica. William era un personaje posesivo y celoso que hacía que Noora perdiera parte de su independencia y personalidad al enamorarse de él. La historia de Noora y William tuvo momentos muy oscuros (chantaje, presión, manipulación), pero su resolución no nos dio las conclusiones que los espectadores necesitaban oír. Los dos siguieron juntos hasta distanciarse en la temporada siguiente y retomar su relación en la última. Algo salió mal.

'Skam España' (Zeppelin TV / Enrique Cidoncha / Movistar+)

Los guionistas de Skam España han tomado este material problemático y lo han reescrito de la forma más inteligente posible, utilizándolo para elaborar una reflexión muy pertinente sobre las relaciones tóxicas y la violencia machista. La temporada tardó en arrancar, pero mereció la pena cuando vimos lo que estaban haciendo. Al principio trataron de despistarnos haciéndonos creer que la historia de amor obsesivo se desarrollaría con el equivalente español a William, Alejandro, pero entonces introdujeron a otro personaje, Miquel, que acabó desempeñando su rol como pareja posesiva de Nora. De esta manera, la trama original se mantenía sin manchar el “ship” de Nora y Alejandro. Una jugada maestra.

Pero eso no es todo, los guionistas han manejado el material con muchísima más conciencia que la serie original (que es una joya, todo sea dicho, pero en esta temporada en cuestión patinaron un poco), mostrando de forma más clara el rechazo al comportamiento de Miquel y la transformación de Nora en sumisa. El deterioro de la chica en la relación se hace evidente por su cambio físico y anímico. Detalles como la forma de vestir, el pelo o el maquillaje nos sirven para entender que Nora se está perdiendo a sí misma, anulándose para contentar a su pareja, quien la prefiere “al natural” o le prohíbe hablar con otros chicos, especialmente con su ex, Alejandro. La joven promesa Nicole Wallace realiza un trabajo excelente interpretando estos cambios y expresando la confusión y el miedo que atraviesa su personaje como presa de un hombre dominante. 

El hecho de que hasta ese momento Nora se haya definido por un carácter fuerte e íntegro, así como por su autoestima, feminismo combatiente e inteligencia, hace que el mensaje llegue incluso más alto: nadie es inmune a convertirse en víctima de la violencia machista. Y hablamos de violencia aunque no haya agresión física porque esta puede manifestarse de muchas maneras: maltrato psicológico, manipulación, control, abuso emocional, celos enfermizos, posesividad, chantaje… Lo que la versión noruega no expresaba con tanta claridad, la española lo dice a viva voz para sus espectadores y espectadoras: esto no es un cuento de hadas romántico, Nora es una víctima y Miquel su verdugo. Afortunadamente, Nora consigue escapar de él.

Y lo hace con el incondicional apoyo de su grupo de amigas, Eva, Cris, Amira y Viri, ajenas toda la temporada a lo que ella está pasando porque, como sucede en tantos casos reales, la víctima oculta lo que está ocurriendo a sus seres queridos. En el episodio final, emitido muy oportunamente el Día de la Mujer, la pandilla de Nora hace piña para ofrecerle toda la ayuda que necesita (sustento emocional, compañía y en caso de decidir poner una denuncia, estar con ella paso a paso en el proceso). Volver a ver a Nora sonreír y lucir su característico pintalabios rojo después de pasarse toda la temporada apagada y demacrada es un final feliz que, por desgracia, no siempre ocurre en la vida real.

Con esta temporada, Skam España ha lanzado un mensaje muy valioso de sororidad y unidad que todo y toda adolescente de hoy en día debería oír y que se puede resumir en tres palabras: no estáis solas. Por esta y otras razones, Skam España se ha coronado este año como la serie adolescente mejor escrita de la televisión en España.

Más historias que te pueden interesar: