El motivo por el que Liza Minnelli no quiere ver 'Judy' es más comprensible de lo que creeríamos

Los aplausos no dejan de lloverle a Renée Zellweger por su trabajo en Judy, la biografía centrada en el último año de vida de Judy Garland. Es una de las películas más esperadas por los cinéfilos de todo el mundo, sin embargo hay alguien que se niega rotundamente a verla.

Liza Minnelli sigue sin querer tener nada que ver con la película. Y eso que el biopic y su intérprete le rinden un homenaje espléndido a la gran leyenda del cine, su madre, utilizando sus problemas financieros y adicciones para pintar un retrato de claroscuros que resaltan su personalidad y talento que tanto devoraba al público, a pesar de todo.

Renée Zellweger en 'Judy' (David Hindley; Cortesía de Vértice Cine)

La cantante y actriz de 73 años sentenció su opinión desde que comenzara el rodaje del filme. Algo que mantiene a pesar del éxito que la cinta está recibiendo en festivales de cine, con críticas que incluso colocan a Renée como la gran favorita al Oscar a mejor actriz. La hija de la legendaria protagonista de El mago de Oz renegó contra el proyecto desde sus inicios, cuando decidió desligarse por completo a través de Facebook.

Liza habló por primera vez del proyecto a través de su perfil cuando surgieron rumores que afirmaban su colaboración con el proyecto, incluso haber ayudado a Renée con la personificación de Judy. “Jamás he conocido o hablado con Renée Zellweger” escribió junto a uno de los artículos que daban por sentado el rumor. “No sé cómo comienzan estas historias, pero no apruebo ni sanciono la próxima película sobre Judy Garland de cualquier manera. Cualquier información al contrario es 100% ficción” sentenció desligándose así del biopic que ahora está en boca de Hollywood.

Esto fue en junio de 2018 y desde entonces no ha vuelto a pronunciarse en redes sociales, dando lugar a la especulación sobre su posible rechazo al biopic. Pero, en realidad, su comentario parte desde un lugar mucho más sentimental y respetable que el mero rechazo por capricho.

Liza no quiere ver la película, ni ahora ni en un futuro. Y no porque tenga algo en contra en particular como muchos especularon. Según fuentes cercanas consultadas por TMZ, la estrella de Cabaret dijo que es muy probable que nunca la vea porque intenta mantenerse alejada de cualquier representación que la industria haga de su fallecida madre.

Al parecer, esas mismas fuentes aseguran que la estrella cree que la cinta tiene el potencial de ser “dolorosa” para ella. Y es muy probable que así lo sea. La figura de Liza solo aparece al principio de este largometraje que se centra en el último año de vida de Judy Garland, cuando dio una serie de conciertos en Londres cuando estaba en la ruina y prácticamente sin hogar. Decidió aceptar la oferta por necesidad y lejos de sus hijos, sufriendo insomnio y adicción a los barbitúricos, se marchó a la capital inglesa. Unos problemas que, como retrata la película, tuvieron su raíz en sus inicios como estrella infantil cuando el mandamás de MGM, Louis B. Meyer y su equipo la sometieron a presión constante por mantenerse delgada, quebrando su autoestima y medicándola a base de pastillas para adelgazar y somníferos siendo apenas una adolescente.

Judy murió a los 47 años por una sobredosis accidental en 1969, cuando Liza apenas tenía 23. No cabe duda de que es comprensible imaginar que la actriz prefiera preservar el recuerdo que mantiene de su madre lejos de los escenarios a permitir que una representación empañe sus memorias.

Liza cree que Renée es una “actriz maravillosa”, pero según el mismo medio, está convencida que “muchas escenas serán dolorosas y no quiere arruinar el recuerdo de su madre”. La fuente añadió que “Liza cree que si la gente quiere ver cómo era Judy, no necesitan un biopic, solo tienen que ver sus clásicos o escuchar sus discos”.

Pero ella no es la única que decidió mantenerse alejada del estreno. Su media hermana Lorna Luft, también. “Soy muy protectora del legado de mi madre” dijo en su paso por Good Morning Britain, como recoge Metro. “Siento que si de verdad quieres conocer sobre mi madre, entonces mira sus películas y escucha sus grabaciones, y así sabrás más de ella”.

Judy con su hija Liza Minelli (Autor: RPE; Fuente: Gtres)

Judy, el biopic, es una representación casi fiel de cómo fueron los últimos meses de vida de la artista con una interpretación magistral de Renée Zellweger. La actriz de 50 años renace como el ave fénix con el mejor trabajo de su carrera, entregada por completo a un personaje que dejó huella en la historia del cine.

Renée es la columna vertebral de esta producción que recae pura y exclusivamente en ella y su talento. Durante dos horas, Judy explora a la persona detrás de los focos en uno de los períodos más difíciles de su vida, sin juzgarla, sin hundirla, sino haciendo brillar la faceta que cautivó al mundo en general: su magia artística.

[Judy Garland, la gran víctima de las presiones de Hollywood]

Si bien los biopics suelen tomarse ciertas licencias, son muy pocas las que el guionista Tom Edge (a partir de la obra End of the Rainbow) se tomó en esta ocasión. Una de ellas es que recrean la decadencia de ese momento adelantando la culminación de los conciertos siendo cancelados cuando, en realidad, Judy completó su contrato a pesar de los momentos embarazosos de embriaguez. Tampoco indaga en la faceta más brutal de los hombres que la acompañaron a lo largo de su vida, sobre todo su quinto marido, Mickey, quien habría sido más violento que la imagen que recrea el filme.

Sin embargo, la gran mayoría de los detalles que presenta ela película son reales. Incluso aquellos que recrean sus años como estrella infantil, bajo el abuso constante del estudio.

Dirigida por Rupert Goold, Judy se estrena en España el 5 de diciembre. Y es para no perdérsela.

Para seguir leyendo:

Los primeros favoritos al Oscar 2020: Joaquin Phoenix, Renée Zellweger, Adam Driver y más

Renée Zellweger reaparece más seductora que nunca en su primera serie cuando cumple 50 años

¿Quién podría interpretar a Celine Dion en su biopic?