Montero anuncia subidas fiscales para grandes fortunas y rentas altas y deducciones para las bajas

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha explicado desde la sede del Ministerio las medidas fiscales que ha acordado con Unidas Podemos y con las que el Gobierno pretende responder a la crisis generada por la elevada inflación y, de paso, a las medidas tomadas por las autonomías del PP.

Medidas que Montero ha asegurado forman parte de “una propuesta conjunta” de PSOE y Unidas Podemos, que se incluirán en los Presupuestos Generales y que incluye lo que la ministra ha llamado “impuesto de solidaridad”, un tributo que será temporal y que gravará a los contribuyentes con una riqueza superior a los tres millones de euros.

Este impuesto contará con tres tramos en las cargas impositivas extra: del 1,7% para los que ganen entre 3 y 5 millones; del 2,1% entre 5 y 10 millones; y del 3,5% para los que ganen por encima de 10 millones.

Este impuesto será temporal, se aplicará durante los años 2023 y 2024, y afectará a 23.000 contribuyentes. Con él, el Gobierno pretende recaudar 1.500 millones de euros.

Montero ha explicado que, para evitar la doble imposición, las grandes fortunas que abonen el Impuesto de Patrimonio en sus comunidades, podrán deducírselo para este impuesto de solidaridad.

Otra importante medida anunciada por Montero es el incremento del tipo superior a los 200.000 euros, que pasará del 26% al 27%, y que será del 28% para las rentas superiores a 300.000 euros.

Pero las medidas del Ejecutivo no irán sólo enfocadas a quienes más tienen. Los que menos ganan se verán beneficiados de un aumento de las deducciones.

Según ha explicado la ministra, se ampliarán las deducciones que hasta ahora se aplicaban a rentas brutas de hasta 18.000 euros, pasando el límite hasta los 21.000 euros.

Una medida que permitirá a un trabajador que gane 18.000 euros ahorrarse 746 euros anuales, según ha dicho Montero.

La ministra ha asegurado que esta medida “no guarda relación con las deflactaciones” llevadas a cabo en Madrid o Andalucía. “En esos casos, la medida fiscal implica una rebaja para todas las rentas, incluidas las altas o medias-altas”, ha recordado.

De hecho, Montero ha puesto el siguiente ejemplo para hacer patente la diferencia entre una medida y la otra: “El ahorro de 746, en las deflactaciones de esas comunidades se ahorran apenas 23 euros”.

La ministra también ha anunciado que el mínimo exento para tributar el IRPF pasará de 14.000 a 15.000 euros.

La ministra también ha anunciado medidas que beneficiarán a los autónomos, con una reducción adicional del 5% en el rendimiento neto de los módulos, que afectará a 576.000 autónomos.

También se elevará del 5% al 7% la reducción para gastos deducibles de difícil justificación en la tributación en régimen de estimación directa simplificada. Medida esta última de la que se beneficiarán un millón de autónomos, ha explicado Montero.

También se prorrogará en 2023 los límites de facturación que permite la tributación por módulos.

Medias para las empresas

Montero también ha anunciado medidas fiscales que afectarán a las empresas, aunque de manera desigual.

Porque por un lado se rebajará el tipo nominal del impuesto de sociedades del 25% al 23% para las empresas con cifras de facturación por debajo del millón de euros.

Una medida que, ha dicho la ministra, beneficiará a 407.000 empresas, que se ahorrarán 292 millones de euros.

Por el lado opuesto, el Ejecutivo hará que las grandes compañías compensen estas rebajas para las más pequeñas. Así, se quiere impulsar un cambio normativo que limite en un 50% la posibilidad de compensar pérdidas de las filiales de grupos consolidados, en los que se integran las grandes compañías.

Esto quiere decir que para el año 2023, estas empresas sólo se podrán aplicar un 50% de las pérdidas. El resto lo podrán aplicar en 2024.

Montero ha explicado que esto no es “un incremento fiscal” sino “un mayor rendimiento sobre el impuesto de sociedades” y una medida “dirigida sólo a grupos consolidados, que facturan en torno a 200 millones de euros”. La iniciativa afectará a 3.600 empresas, que según la ministra supone tan sólo el 0,2% de los declarantes del Impuesto de Sociedades. “Es una medida quirúrgica a los grandes contribuyentes”, ha agregado.

El Gobierno espera que esta medida eleve la recaudación en más de 2.400 millones entre 2023 y 2024.

A estas medidas se suma la bajada del IVA de los productos de higiene femenina, que pasará del 10% al 4%.

Medidas “frente a los chamanes fiscales”

Según Montero, todas las iniciativas supondrán unos ingresos adicionales de 3.144 millones de euros “que harán de nuestro sistema fiscal un modelo más justo”.

La ministra de Hacienda considera que estas medidas suponen “avanzar en una mayor justicia y cohesión social” que apunta, no sólo a la “igualdad de oportunidades de los ciudadanos” sino también a una mayor “eficiencia económica”.

“Frente a los llamados ‘chamanes fiscales’, este Gobierno trabaja con responsabilidad aplica medidas fiscales selectivas y quirúrgicas”, ha dicho Montero, cuyo inicio de comparecencia ha sido toda una declaración de intenciones política en respuesta al PP.

“Lamentablemente el debate tributario en España se hace muchas veces con trazo grueso y nos limitamos a hablar de subidas o bajadas fiscales”, ha aseverado la ministra, que cree que “lo relevante es entender quiénes son los destinatarios de las medidas fiscales y qué y por qué nos lleva a aplicarlas”.

Frente a los llamados ‘chamanes fiscales’, este Gobierno trabaja con responsabilidad aplica medidas fiscales selectivas y quirúrgicasMaría Jesús Montero, ministra de Hacienda.

“Esas tendrían que ser las claves del debate y no una carrera fiscal a la baja”, ha afirmado la ministra.

Montero ha recordado que estas no son, ni de lejos, las primeras medidas que aborda el Gobierno en materia fiscal para luchar contra la elevadísima inflación, que este jueves ha dado un leve respiro en el indicador adelantado.

“Hemos hecho la mayor rebaja de la fiscalidad energética de la historia de España”, ha dicho la ministra sobre las rebajas del IVA de la luz y del gas, que según Montero ha supuesto un ahorro de más de 10.000 millones de euros a las familias y a las empresas.

La ministra ha asegurado que con su iniciativa fiscal, el Gobierno lidera “este debate en Europa porque países de la UE están adoptando medidas iguales o similares”.

“Estas no son medidas caprichosas, responden a las necesidades del momento”, ha aseverado.

Un acuerdo con lío

La comparecencia de la ministra Montero ha arrancado en mitad de un lío de versiones sobre si había o no había acuerdo entre el PSOE y Unidas Podemos.

La titular de Hacienda, que ha comparecido en el Congreso antes de su intervención ante los medios, aseguraba a los periodistas en los pasillos que no había acuerdo sobre los Presupuestos pero sí sobre las medidas fiscales.

Rápidamente, desde Unidas Podemos respondían afirmando que eso no era cierto y que todavía se estaba negociando.

Es más, la propia Yolanda Díaz, vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, aseguraba, también en los pasillos, que tal acuerdo no estaba cerrado. Sus palabras llegaban a pocos minutos de iniciarse la comparecencia de Montero en la sede del Ministerio de Hacienda.

Finalmente, mientras Montero comparecía, Yolanda Díaz celebraba en Twitter el pacto:

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TE PUEDE INTERESAR