Montón lleva el flamenco a la clásica:"Cuando algo te emociona, lo ves claro"

Agencia EFE
·4 min de lectura

Madrid, 6 abr (EFE).- ¿Cómo sonaría la "Tristeza" de Chopin si fuese flamenca? "Por alegrías", responde paradójicamente el afamado guitarrista José Luis Montón, un valiente sin intención de serlo que ha reclutado a otros valientes como Miguel Poveda o Rocío Márquez para llevar el cante a la orilla de Schubert, Brahms o Beethoven.

"Cuando algo te emociona, lo ves claro", explica a Efe acerca de qué le impulsó a ampliar los horizontes de la música una vez más, tras conversar desde hace años con otras disciplinas artísticas y géneros musicales. "Eso ha enriquecido mi lenguaje y ha creado un nuevo dialecto que todo el mundo entiende igual. Así me comunico a nivel flamenco, pero también humano, porque a mí me gusta dialogar con la gente, de palabra y con la guitarra", remacha.

Este barcelonés de larga trayectoria, que fue el primero en grabar como solista para el prestigioso sello internacional ECM y que chapurrea hasta japonés ("lo justo para coger un taxi y decir izquierda o derecha", confirma), presenta estos días un nuevo disco titulado "Flamenco & Classica" (Flamenco & Classica), que nació casi sin querer.

"Nunca me he propuesto hacer nada determinado", advierte antes de contar que, en este caso, todo partió de la petición de uno de sus alumnos: tocar un trémbolo del "Ave María" de Schubert. "Al principio pensé que estaba loco, pero como fue en pleno confinamiento y tenía mucho tiempo libre, lo hice como un reto", rememora Montón (Barcelona, 1962).

La pieza fue creciendo y, al pensar en una voz que la acompañara, rápidamente se le vino a la cabeza su amigo Miguel Poveda. "Todo este disco fue así, como una bola de nieve, y al final decidí que había que grabarlo", añade, antes de enunciar unas viejas palabras de Mayte Martín que hizo suyas para siempre: "Hay cosas que ya están en el aire y solo hay que rescatarlas".

"No ha sido un ejercicio intelectual o de laboratorio, sino todo muy orgánico", insiste sobre las diez composiciones originales resultantes en un proceso guiado por la intuición, por ejemplo al ponerse delante del "Estudio op. 10 n. 3" de Chopin, más conocido como "Tristeza". "Me di cuenta de que por alegrías entraba perfectamente y me vino Pitingo a la mente", recuerda.

No recibió un "no" de ninguno de los cantaores a los que llamó, compañeros y artistas ambiciosos como él, tan encumbrados como Rocío Márquez (con quien trabajó sobre el "Adagio" de Albinoni), María Toledo ("Pathétique" de Beethoven) o Sandra Carrasco (Suite Orquestal nº3 en Re Mayor, 2º movimiento bwv 1069 "Air" de Bach).

No faltan apuestas personales, como la vocalista y exganadora del programa "Tu cara me suena" Roko. "Para el 'Himno de la alegría' de Beethoven apareció como es ella, como un tsunami, con una alegría y un buen rollo... Lo hizo además flamenquísimo y aseado, y es que es una cantante que te puede hacer llorar con una versión de Amy Winehouse o cantando por bulerías", destaca.

Otra de sus apuestas personales fue una joven promesa del cante, Rosario "La Tremendita", con quien trabajó a partir de la suite "Sevilla" de Albéniz. "Es superatrevida, desde su look a su forma de cantar, muy flamenca pero muy rompedora, muy vieja y muy joven a la vez en su forma de cantar", dice como cumplido a la sevillana.

Y si hay algo que no se le puede negar a Montón es su buen ojo a la hora de escoger colaboradores, como demostró al contar con Rosalía allá por 2010 para su disco "Flamenco Kids", en el que aparecían figuras de renombre como Carmen Linares, después de ver una versión suya del "Hallelujah" de Leonard Cohen que apenas tenía "200 reproducciones" en Youtube.

"Aproveché un viaje que ella tenía a Madrid por una investigación suya sobre el rap y ya me di cuenta de su potencial estratosférico para transmitir. O tengo buen ojo o la vida me trae a gente muy especial", destaca al recordar también su alianza de 20 años con el violinista Ara Malikian, con el que hizo "De la Felicidad" (2005), Premio de la Música como "mejor álbum de nuevas músicas".

Ahora solo queda esperar que la situación de la pandemia mejore para llevar este "Flamenco & Classica" al directo. "Soy optimista. Tengo la ilusión de hacerlo al menos unas cuantas veces, quizás en una minirresidencia de 3 o 4 conciertos seguidos, y luego salir de gira con mi formación y buenos cantantes", vaticina.

Javier Herrero

(c) Agencia EFE