Mongolia y Japón destacan en el Grand Slam de Judo de Ulán Bator

·2 min de lectura
Mongolia y Japón destacan en el Grand Slam de Judo de Ulán Bator

La segunda jornada del Grand Slam de Judo de Ulán Bator fue testigo de una majestuosa ceremonia de apertura ante un estadio abarrotado. Los trajes tradicionales mongoles y sus increíbles bailes fueron la mejor manera de dar la bienvenida a un nuevo día de judo.

El Presidente de la Asociación de Judo de Mongolia, Khaltmaagiin Battulga, y el Director General de la Federación Internacional de Judo, Vlad Marinescu, participaron también en una ceremonia que hizo las delicias de todos los asistentes, ya fueran público local o internacional. El judo no entiende de fronteras.

Ya sobre el tatami, Nami Nabekura se hacía con el primer oro del día al vencer en la final de menos de 63 kilos a la israelí Gili Sharir con un gran barrido. Japón suma ya tres oros en este Grand Slam.

El fundador y director general de Champions Camp, Namsrai Batsaikhan, fue el encargado de entregar las medallas.

"Mi técnica favorita es el uchi-mata", confesaba la campeona, "pero hoy mi ashi-waza, el ko-uchi-gari y el ko-soto-gari fueron eficaces. Pude mostrar variaciones en mi técnica. Ha sido una buena experiencia en general".

Lee sigue sorprendiendo

Toda las miradas estaban puestas este sábado en el retorno de Takanori Nagase, el actual campeón olímpico de menos de 81. Ulán Bator era su primer torneo con ese peso sobre sus hombros, a pesar de lo cual el experimentado judoca japonés se mostró tranquilo y sereno como siempre. Su primer combate lo ganaba mediante ippon tras un fantástico o-soto, una técnica que maneja como nadie.

Pero su siguiente rival, el joven surcoreano Joonhwan Lee no se lo pondría tan facil. Tanto es así que, para sopresa de todos, Lee acababa venciendo al japonés y alcanzando después la gran final, que disputaría contra el austriaco Shamil Borchashvili.

El surcoreano ejecutaría ahí, y como hizo contra Nagase, una rápida técnica de caída que le valía la victoria y que le daba la que es su segunda medalla de oro en una competición de la Federación Internacional de Judo.

El alcalde de la ciudad de Ulán Bator, Dolgorsuren Sumiyabazar, hizo los honores en el podio.

"Estoy muy agradecido de que tanta gente me haya animado hoy", decía Lee tras la victoria. "Haré todo lo posible para cumplir con esa expectativa en el futuro".

El equipo mongol está cumpliendo con creces en este Grand Slam, y este sábado se sumaba a esa fiesta el bronce olímpico, Tsogtbaatar Tsend-Ochir. Con un judo fantástico, se hacía con la medalla de plata en menos de 73 para sumar la novena medalla para su país.

El Grand Slam de Ulán Bator concluye este domingo con los combates más pesados. Que el Judo no pare.