Los moluscos que no conoces y que están tan ricos como las almejas

·4 min de lectura

El verano es época propicia para los aficionados a los moluscos. Nada más satisfactorio que conseguir una mesa mirando el mar y disfrutar abriendo conchas y accediendo a su delicioso interior. Almejas, mejillones, ostras... todo el mundo conoce estas delicias, pero lo cierto es que el fantástico mundo del marisco de concha esconde muchas otras opciones que, no por ser menos conocidas, son igual de deliciosas. Ahí van siete que, si aún no has probado, puedes ir pensando en hacerlo. Te garantizamos que no te arrepentirás.

Los bolos, muy conocidos en Málaga. Foto: Wikipedia/Arnaud 25 (CC)
Los bolos, muy conocidos en Málaga. Foto: Wikipedia/Arnaud 25 (CC)

Bolo. Así se le llama en Málaga, aunque a estos moluscos en otras partes de España se les conoce como escopiñas. Se toman crudas y con un poco de sal o limón, tal y como si se tratara de ostras, Tal es así que Juanlu Fernández, cocinero de Lu Cocina y Alma, restaurante con estrella Michelin en Jerez de la Frontera, los ofrece al modo de los bares de ostras franceses como una alternativa local e igualmente deliciosa. Su nombre científico es Venus verrucosa y pueden recordar a las almejas en apariencia.

Las lapas o llámpares. Foto: Wikipedia/Kriolog (CC)
Las lapas o llámpares. Foto: Wikipedia/Kriolog (CC)

Lapa. De nombre científico Patella vulgata, las lapas son moluscos gasterópodos muy apreciados en buena parte de España. En Asturias, por ejemplo, se las conoce como 'llámpares' y se suelen preparar en una salsa que puede llevar sidra, convirtiéndose en una receta cien por cien local. Poseen un potente sabor a mar y el cocinero Nacho Manzano, que ostenta tres estrellas Michelin en Asturias, las incluye en un arroz que también incorpora chorizo y jamón.

Las coquinas, pequeñas y sabrosas. Foto: Wikipedia/ Xemenendura (CC)
Las coquinas, pequeñas y sabrosas. Foto: Wikipedia/ Xemenendura (CC)

Coquina. La expresión "se comen como pipas" parece irle como un guante a este molusco de reducido tamaño. Su nombre científico es Donax trunculos y son características sobre todo de la zona de Andalucía, siendo Huelva y Cádiz las provincias en las que más se consumen. Muchos las relacionan con las almejas, con las que están emparentadas por su carácter sabroso y su finura. Se suelen preparar con sal, ajo y aceite en forma de aperitivo, aunque también se pueden incluir en recetas como arroces o sopas de marisco.

Loa caracolillos o bígaros. Foto: Wikipedia/L'Irlandés (CC)
Loa caracolillos o bígaros. Foto: Wikipedia/L'Irlandés (CC)

Bígaro. El primo hermano del caracol, pero en versión marina, lo que lo hace menos popular que otros moluscos más agradecidos. Para prepararlo, es necesario una limpieza exhaustiva que elimine cualquier resto de arena o de tierra. Finalmente, se cuecen y se suelen tomar como aperitivo. Para acceder a la carne de su interior se suele ofrecer unos pequeños alfileres a los comensales con objeto de simplificar las cosas. Son muy habituales en en toda la cornisa Cantábrica. El nombre bígaro se le da en Asturias, aunque en Cantabria se les llama caracolillos y en Galicia, caramuxos.

La clóchina, un clásico valenciano. Foto: Wikipedia/Tamorlan (CC)
La clóchina, un clásico valenciano. Foto: Wikipedia/Tamorlan (CC)

Clóchina. Si eres de la Comunidad Valenciana, es muy posible que la inclusión de este molusco en el artículo te parezca absurda. La clóchina es uno de los productos de los que más orgullosos están en esta región española. Es una prima hermana del mejillón que se caracteriza por su menor tamaño y su mayor finura. Fuera de Valencia pueden encontrarse en restaurantes como Berlanga (Madrid), en el que ocupan un lugar de honor en su carta de opciones para picar.

El ostión, primo hermano de la ostra. Foto: Wikipedia/David Monniaux (CC)
El ostión, primo hermano de la ostra. Foto: Wikipedia/David Monniaux (CC)

Ostión. Su nombre científico es Crassostrea y es un moluscos bivalvos de la familia de la ostra. A pesar de su malsonante nombre, es considerado una delicia absoluta en provincias como la de Cádiz, donde su presencia es mucho mayor que la de la ostra. El modo de preparación suele ser similar: es decir, se abren los ostiones y se toman en crudo con un poco de limón y ya está. Su concha es más alargada y oscura que la de las ostras y junto al sabor salado pueden encontrarse matices ácidos o dulces, dependiendo del ejemplar.

Los abalones, una delicatessen muy apreciada en Asia. Foto: Wikipedia/by <==Manji==> (CC)
Los abalones, una delicatessen muy apreciada en Asia. Foto: Wikipedia/by (CC)

Abalón. Considerado uno de los moluscos más exclusivos del mundo, el abalón se puede encontrar en regiones de España como Galicia. Se le conoce como "oreja de mar" por su peculiar forma y posee una textura sorprendentemente carnosa que hace que se pueda tomar incluso en guisos con legumbres. También se puede encontrar en conserva. En Asia hace furor y en países como China y Japón es frecuente que el kilo de estos moluscos alcance precios mareantes. Su concha iridiscente también es objeto de veneración.

Más historias que te puedan interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente