Del Molino: Los indultos no son adecuados, pero es un paso

·3 min de lectura

Madrid, 2 jun (EFE).- El escritor y periodista Sergio del Molino considera que los indultos a los condenados por el "procés" no son la forma adecuada de "desatascar" el conflicto catalán pero es un paso que va "más allá de cruzarse de brazos a esperar qué pasa": "hay que tener alguna iniciativa para desbloquear la situación".

De nacionalismos e independentismo habla Sergio del Molino, entre otros muchos temas, en "Contra la España vacía" (Alfaguara), un libro que llega cinco años después de su ensayo "La España vacía", que puso la despoblación de amplias áreas de la geografía española en el centro del debate político y social.

Todavía se declara "alucinado" en una entrevista con Efe por la repercusión que tuvo su libro porque, recuerda, "La España vacía" era un ensayo que tomaba a la despoblación como excusa para hablar sobre España y encontrar argumentos para la convivencia. Y ahora vuelve a buscar un "relato profundo" que facilite la convivencia a los españoles y permita fortalecer la democracia.

Para Sergio del Molino, aunque los posibles indultos a los dirigentes independentistas no son la forma adecuada, es preciso tomar alguna iniciativa para desbloquear una situación que se ha convertido en un "bucle".

"No podemos mantenernos eternamente con un gobierno catalán totalmente inoperante que utiliza el Gobierno para otras cosas y con una confrontación perenne en España. Tenemos que buscar una salida para articular esa comunidad política", considera el autor, que opina que la iniciativa debería venir del movimiento independentista, "con una autocrítica que no ha habido hasta ahora".

Sergio del Molino asegura que en el nacionalismo catalán pesan "muchísimo más" los inconvenientes que las ventajas: "no creo que un ciudadano catalanista, identificado hasta el tuétano con la catalanidad vaya a tener una vida mejor o más libre en una Cataluña independiente que la actual España integrada en la Unión Europea".

Y añade que España "no es un Leviatán que oprima poniendo la rodilla sobre la garganta de los catalanes; eso es un cuento que inexplicablemente se ha creído y mucha gente cree hoy, pero no se sustenta en ningún dato real".

Para Sergio del Molino, el secesionismo catalán es una forma de populismo y "forma parte de la corriente populista que sacude el mundo occidental ahora mismo y que está provocando una erosión continua de los cimientos de la democracia liberal".

"Hasta 2016 nos tomábamos un poco a cachondeo el tema de los populismos. Nos parecían truenos demasiado lejanos y marginales que no iban a llegar y ahora están ahí, asentados en el núcleo de las instituciones. Y tenemos que tomárnoslo muy en serio".

Porque la gente, agrega, encuentra en los populismos "un relato muy maniqueo y simplista pero consolador que les permite entender el mundo".

Así, Vox "ofrece una imagen muy sencilla de ellos y nosotros, que resulta muy consoladora. Es muy fácil que mucha gente que se siente perdida y desconectada abrace con entusiasmo estos proyectos simplistas y nostálgicos", indica el escritor.

El éxito que tuvo su libro "La España vacía" contradice, explica Sergio del Molino, uno de sus axiomas más firmes, que es que "la literatura no sirve para nada". En esa ocasión sirvió para colocar en el centro del debate politico y social algo que estaba políticamente fuera.

Y ahora llama la atención sobre las ciudades de provincia, que considera el principal problema demográfico, social y democrático que hay en España, ya que están perdiendo su razón de ser "como centros administrativos, como focos culturales y sucursales del Estado".

En su opinión, el Estado de las autonomías está agotado porque se concibió como una solución provisional a una España muy concreta, un modelo que ha creado una serie de disfunciones, en el que "Madrid tiene una hidrocefalia enorme y hay un montón de poderes locales que no mandan nada, mandan sobre el vacío".

(c) Agencia EFE