Modric se rompe: Zidane tiene un gran problema en el mediocampo

Jose Miguel Fernandez/NurPhoto via Getty Images

Cuando este verano el Real Madrid apostó todas sus fichas a Paul Pogba, alguien debería haber levantado la mano y recordado que en la plantilla no había muchas otras soluciones si el francés, como ocurrió, no acababa llegando al club blanco.

Porque más allá de no poder contratar al campeón del mundo, los merengues vendieron a Marcos Llorente y a Dani Ceballos. Sí, coquetearon con los fichajes de Christian Eriksen y Dony Van de Beek, y también llegaron a sonar los nombres de jóvenes prometedores como Marc Roca o Fabián, pero al final, el equipo no se reforzó para nada en la zona del campo donde quizás más debía hacerlo.

Con la lesión de larga duración de Marco Asensio, un futbolista que podía llegar a actuar como interior si era necesario, sólo la vuelta de James Rodríguez infló un poco la nómina de jugones en el Real Madrid de cara a esta temporada, pero de cualquier manera, quedaba bien claro que la medular blanca era la línea más desguarnecida de toda la plantilla.

Se temía que en cuanto llegaran las lesiones el equipo iba a cojear en mediocampo y, más allá de la confianza que Zinedine Zidane tiene en Casemiro, Modric y Kroos —sus centrocampistas campeones de tres Champions consecutivas— la plantilla pedía gritos aire fresco en el sector de elaboración del juego.

Pues bien. Las lesiones han llegado a las primeras de cambio, y eso, sumado a la vuelta de la actividad internacional de varios futbolistas y al complicado calendario que se le presenta al equipo, ha terminado por meter a Zidane en un grave aprieto.

Luka Modric ha sido el último en caer. El veterano croata se suma a la larga lista de jugadores blancos que han sufrido percances musculares en lo que llevamos de temporada. Luka tiene un problema en el aductor de la pierna derecha, lo que le mantendrá de baja entre 10 y 20 días. A esto hay que sumarle la baja también por lesión de Isco Alarcón, la reciente recuperación de James Rodriguez (20 días fuera de combate ha estado el colombiano), además del hecho que Casemiro y Federico Valverde llegarán al partido ante el Levante del sábado todavía con jetlag después de su viaje desde Estados Unidos y con sólo el entrenamiento del viernes a cuestas.

Jose Breton/Pics Action/NurPhoto via Getty Images

Este verano se habló mucho del método de Gregory Dupont, el nuevo preparador físico que había llegado de la mano de Zidane tras la ruptura de la relación del técnico con Antonio Pintus cuando el francés se marchó del club en 2018. Se entendía que Dupont era algo así como un sabio de la anatomía, que sería capaz de relanzar a los futbolistas desde un mejorado aspecto físico después de la catastrófica última temporada. De momento, su conocido método sólo ha traído lesiones. Desde que arrancó la pretemporada, son 10 las lesiones que han sufrido los hombres de la primera plantilla y sólo las de Asensio (rotura de ligamentos de la rodilla) y Jovic (contusión en el tobillo) no han sido de naturaleza muscular.

Como además la confección de la plantilla este año no ha estado para nada balanceada (Casemiro es el único verdadero futbolista de corte defensivo), el cuerpo técnico va a perder horas de sueño durante el campeonato rezando que ninguno de sus efectivos del mediocampo sufra más percances.

La situación es preocupante por lo tanto, pues a corto plazo, sólo Toni Kroos se presenta al cien por cien para enfrentar al Levante. La duda para el sábado ya está instalada. Casemiro, por ejemplo, tendrá que ser de la partida sí o sí, algo que no es muy recomendable tras su largo viaje con Brasil y el hecho de que el Real Madrid enfrentará a PSG, Sevilla y Atlético de Madrid antes de que termine septiembre. Junto al brasileño estará Toni Kroos, seguro, y Zidane tendrá que elegir entra dar entrada a Jame Rodriguez o a Fede Valverde, en el 4-3-3, o cambiar el dibujo y acompañar a sus mediocentros con Lucas Vázquez y Vinicius en las bandas en un 4-4-2. Cualquier opción tendrá condicionantes importantes, algo que quizás con una confección más sensata de la plantilla no hubiera ocurrido.

Malas noticias por lo tanto para in Zidane que no ha empezado la liga con buen pie y que necesita que los próximos partidos le vayan de cara si pretende seriamente tener opción alguna a ser protagonista este año. De momento, las lesiones se presentan como un gran contratiempo. ¿Podrán los blancos remar contracorriente y sacar la situación adelante?

También te puede interesar:

Sin "bombas" de última hora, Florentino puede estar preparando el mercado 2020

Florentino puso un circo y le crecieron los enanos

James Rodríguez demuestra que está para el Real Madrid