La moda sostenible llega a 'Maestros de la costura 3'

Por Ignacio Herruzo Martínez
Photo credit: MOEH ATITAR

From Diez Minutos

El taller de ‘Maestros de la costura’ vuelve a abrir sus puertas en La 1 con una tercera edición en la que apuesta por la moda sostenible y respetuosa con el entorno. Lorenzo Caprile, Alejandro G. Palomo y María Escoté vuelven a hacer un hueco entre colección y colección, para formar a doce nuevos aprendices, acompañados de la presentadora Raquel Sánchez Silva.

Los aprendices obtendrán una formación de la mano de los mejores profesionales. Además, aprenderán la importancia de la organización, imprescindible para gestionar eficientemente los recursos con los que contarán en el taller sin despilfarrar.

En esta tercera temporada, Raquel Sánchez Silva considera que “hay una transformación del aprendiz, con un perfil mucho más preparado. El espectador verá creaciones deslumbrantes”. En esto coincide con Alejandro G. Palomo: “Disfrutamos del nivel. Vienen más preparados y resabiados. Es una pedazo de temporada. La mejor”. El juez, además, asegura que “seguimos muy enamorados y cada año nos sentimos más cómodos”. Su compañera, María Escoté, ha destacado la “competitividad” de esta edición, donde “cada prueba es una masterclass”. Y Lorenzo Caprile, que completa el jurado, ha subrayado “la importancia de que haya detrás un proyecto empresarial, no solo moda” y una clara apuesta por “concienciar sobre el medio ambiente”.

Photo credit: MOEH ATITAR

Durante las próximas semanas Caprile, Palomo y Escoté les ayudarán a hacer realidad su sueño de vivir de la costura y de la moda y, a cambio, les exigirán profesionalidad, talento, humildad y honestidad. El lema de este año, acuñado por Lorenzo Caprile, será: “No me importa que cometáis errores, pero al menos, que sean nuevos”, tal y como decían Balenciaga y Charles James. Junto a ellos, los aprendices contarán con el apoyo de Raquel Sánchez Silva, que en cada programa vestirá con los diseños de los mejores modistas nacionales.

Quien consiga asimilar todas las lecciones y demostrar su don conseguirá el maniquí de oro, 50.000 euros en metálico y un curso de formación especializada en Diseño de Moda en el Centro Superior de Moda de la Universidad Politécnica de Madrid. El segundo clasificado se hará con un diploma Vogue de Estilismo y Producción de Moda para formarse con los mejores profesionales del sector y de la revista, impartido por Condé Nast College Spain, en colaboración con la universidad Carlos III de Madrid.

El tercer clasificado también será premiado con el programa de formación “Inmersión en la Industria de la Moda”, impartido por el ISEM Fashion Business School de la Universidad de Navarra, además de con el vanguardista método de patronaje a medida Eometric creado por el maestro patronista y diseñador Estanislao. El cuarto clasificado recibirá también como premio formación en este método de patronaje a medida Eometric.

Photo credit: MOEH ATITAR

Un heavy, una exdeportista de élite, una cocinera que se reinventa a los 49…

Más de 13.000 candidatos se han presentado este año dispuestos a cambiar sus vidas y dedicarse por completo a la costura. Entre los participantes de este año se encuentran un heavy que trabaja como ayudante de modista en un taller de vestidos de novia; una estudiante del postgrado de Vogue nacida en China que solo lleva tres años en España; un skater patronista; una exbailarina de 19 años que encontró en la costura su tabla de salvación; una exdeportista de élite y una cocinera de 49 años que intentará descubrir su nuevo “yo”.

En esta edición, los aprendices descubrirán la importancia de producir una moda sostenible y, para ello, transformarán una colcha vintage en una prenda actual. También crearán bolsos con materiales de construcción y realizarán un conjunto de dos piezas a partir de ropa donada a la ONG Humana. Harán un recorrido por toda la historia de la moda, desde la medieval hasta la más actual, pasando por teñir algodón para prendas hippy, realizar un conjunto de hip hop de los 90, diseñar minifaldas de los 60 para ir de guateque o confeccionar vestidos de alta costura.

Photo credit: MOEH ATITAR

Encargos reales y diversos para todos los clientes, para defender la naturalidad y el cuidado de cada cuerpo. Además, los jueces intentarán erradicar la timidez en torno a la costura para hombres, retándoles a coser, por ejemplo, ropa de baño masculina o prendas sin género, conocida como moda genderless.

Trabajarán como se hace realmente en un taller, donde los materiales no son gratis ni los recursos ilimitados, de acuerdo a un coste, a una rentabilidad y con un máximo cuidado por la sostenibilidad. Para ello, deberán acostumbrarse a bocetar antes de escoger los tejidos. En la mercería encontrarán toda clase de materiales de primera calidad, con los que demostrar todo su talento y deslumbrar al jurado, pero también existirán “telas trampa” que les complicarán la vida al no servir para realizar la prueba.