La moda por los políticos tertulianos es la nueva sangre envenenada de la televisión

·5 min de lectura

Por Begoña Mena.- Las cadenas ya no disimulan su manipulación informativa colocando periodistas a sueldo de diferentes partidos para analizar la actualidad, y no señalo a nadie en concreto, porque da igual tu ideología y la cadena que sigas, todas, repito, todas lo hacen. No es un fenómeno nuevo, una de las protagonistas de este post ya hacía de tertuliana en los 90 con Jesús Hermida (Celia Villalobos), pero si antes había “algo más de pudor” creo que, desde hace un tiempo, uno no para de ver cómo desfilan ex políticos a granel por todas las tertulias televisivas, usando la política “seria” cada vez más como un espectáculo con ellos como celebrities opinando de todo.

El show business no para, señores, y por eso, las cadenas optan ya directamente por reclutar a estos personajes, cuyas caras son reconocibles y alimentar así polémicas para atraer audiencia. Estos fichajes vierten, sin ningún tipo de vergüenza, sus opiniones sesgadas en prode su partido y comentan temas delicados, muchas veces sin criterio ni información contrastada, indignando y mucho a diferentes colectivos. Esto es el Congreso en televisión, justo cuando el lodo que se maneja allí, ahoga la imagen de sus representantes.

Después de que por el formato de Risto, Todo es Mentira, hayan desfilado toda una colección de colaboradores naranjas como Marcos de Quinto y Juan Carlos Girauta (con salidas abruptas por “desencuentros” con el presentador), casi lo hiciera Toni Cantó, (que firmó como tertuliano pero que optó al final por irse con el PP de la presidenta Isabel Díaz Ayuso), sigan Javier Nart y Ángel Garrido, le llega el turno al que fuera hasta hace muy poco vicepresidente de la CAM, Ignacio Aguado. Los tuiteros ya se preguntan, con bastante acierto y gracia, por cierto: ¿cuánto queda para que Risto fiche a Inés Arrimadas, la líder de Ciudadanos?

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

El primer paso de Aguado ha sido meter cizaña a su ex socia de gobierno, ensuciando y tensando aún más la complicada relación entre PP y Ciudadanos. El ex político ha acusado a Isabel Díaz Ayuso de tener como aspiración La Moncloa y de que en base a ese objetivo, más tarde o más temprano, le va a hacer la cama al líder del PP: “A Casado le queda una bala que son las siguientes elecciones. Si no gobierna, Isabel se lo sacará del medio”. “Somos diferentes, -añadió-. Ella no se lleva bien con el discrepante. Yo no tengo problema con que podamos discrepar. Es de un Partido Popular duro donde lo que hay es un ordeno y mando”.

Ante este tipo de comentarios e intervenciones, yo me pregunto: ¿qué género periodístico nuevo es este? ¿Entrevista o colaboración? ¿Es un híbrido? No me queda claro. Para más inri, Aguado acabó su perorata lanzando una puya contra la presidenta: “Ya es libre, que es lo que quería. La felicito. Ya no tiene un socio incómodo como éramos nosotros”. La perversión absoluta de lo que es un tertuliano, ¿no creen?

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

La, a menudo, desafortunada actuación de Celia Villalobos como tertuliana en La hora de la 1 (y de vez en cuando en Liarla Pardo) se enmarca dentro de la misma senda. Aparte de sus salidas de tono elevando la voz y perdiendo el respeto a sus compañeros de debate, sus opiniones suelen despertar todo tipo de críticas en redes, porque o no están fundamentadas con datos o son la mejor baza para atacar al adversario político, que en muchas ocasiones lleva el nombre de Podemos.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Ha ofendido a muchos colectivos, entre ellos, los últimos han sido los afectados por COVID persistente pero, sin duda, una de las meteduras de pata más sonadas y cercanas a la actualidad, fue la protagonizada por la ex ministra a tenor del debate sobre violencia vicaria por el asesinato de las niñas de Tenerife. A pesar de su fama de rebelde en temas sociales, la ex diputada del PP vertió parte de la línea argumental de Vox, durante un debate sobre violencia vicaria. En la tertulia, la diputada del PP recordó el fallecimiento de Yaiza, una niña de 4 años en Cataluña por parte de su madre “porque quería fastidiar al padre”, justificando con datos no oficiales que en “2019, 12 mujeres y cinco hombres hicieron lo mismo”.

"A mí me preocupa la violencia de género, pero también que se señale a todos los hombres. También hay madres que matan a sus hijos (...) Tenemos que acabar con ello. Es un problema de dinero. Pero, por favor, no convirtamos esto en una batalla porque yo estoy escuchando a determinados líderes de Podemos cosas que me asustan y me preocupan. No convirtamos a los hombres en el enemigo de la mujer".

Estos dos son solo el ejemplo más extremo y más viperino de toda una serie de políticos haciendo carrera en televisión y que se pasan a la tele como nuevo trabajo.Hay muchos otros. Una lista interminable. Algunos parecen abonados a esta nueva faceta. Un buen ejemplo de esto es Cristina Almeida (en sus orígenes del Partido Comunista), que ya es un clásico de los programas de La Sexta, como Antonio Miguel Carmona del PSOE, Manuel Cobo, del PP, e incluso Ramón Espinar, de Podemos, con su participación en MVT.

Salvando las distancias entre unos y otros y su contribución en los debates, creo que el exceso de protagonismo de los políticos como colaboradores dando su opinión, más que sumar a la pluralidad, lo que consigue es pervertir aún más el análisis de la actualidad. Y lo creo así porque no aportan ideas nuevas; en muchas ocasiones, solo continúan comunicando el programa político del partido que defienden, pero con el peligro, además, de que hay más posibilidades de que la audiencia confunda su discurso.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente