¿Por qué están de moda las citas sobrias o sin alcohol?

·6 min de lectura
Photo credit: Netflix
Photo credit: Netflix

Los movimientos que abogan por eliminar o reducir el consumo de alcohol se encuentran en su momento álgido. Desde el NoLo (‘no and low alcohol’) y el ‘sober curious’ hasta el ‘mindful drinking’, las nuevas generaciones cada vez están más desencantadas con una vida bañada de licores y copas cuya graduación se vio incrementada durante el confinamiento, y ese desencanto ahora ha encontrado su reflejo en las nuevas tendencias en el universo de las citas.

Así lo señala la aplicación de citas Bumble, que en su estudio señala que las nuevas preferencias para ligar en verano se caracterizan por apostar menos por el alcohol, ahondar más en los ‘hobbies’ (algo que se ve facilitado ante la ausencia de bebidas alcohólicas) y por atreverse con las muestras de pasión en público. Tras la pandemia, los hábitos de consumo de alcohol han cambiado, y ahora una de cada tres personas asegura ser más propensa a apostar por citas en las que no se consume ni una gota de alcohol.

Photo credit: Mireya Acierto - Getty Images
Photo credit: Mireya Acierto - Getty Images

Conocido como ‘dry dating’, este tipo de citas permite conocer mejor a aquel con quien hemos quedado, pues permite profundizar en la conversación y no abandonar el encuentro con una imagen sobredimensionada o falsa, algo habitual cuando se bebe en una cita, tal y como asegura el doctor Javier Dols, autor de 'Tu mejor medicina eres tú: 300 ideas para ser más feliz mejorando tu salud física y mental'.

Los expertos destacan que esta tendencia es la responsable de que cada vez las primeras citas sean más originales, y también recalcan que la forma de entablar contacto sin alcohol de por medio está cambiando sin duda la forma en la que nos relacionamos. “El alcohol nos sirve para socializar y también tiene un efecto “anestésico” sobre nuestras emociones y nos puede ayudar a ocultar momentáneamente la mala vibra. Que el alcohol te haga estar más receptivo es un arma de doble filo: bajo sus efectos puede caerte bien gente que en una situación normal no tragarías. Al beber alcohol en una cita, te expones a que tu realidad se nuble”, señalan desde la aplicación Adopta un Tío.

“Hay personas o colectivos que han conseguido que el consumo de alcohol aparezca como un elemento de la cultura juvenil (o de lo que significa “ser joven”) y asocian el alcohol al tiempo libre, como si no fuese posible divertirse sin beber alcohol. Seguro que te suenan frases como: “una fiesta no es posible sin alcohol” o “una noche sin alcohol es un muermo”. La idea de libertad ha sido especialmente manipulada, se han inventado “rutas de libertad”, se crean páginas web o directamente nos dicen que tal o cual bebida es la libertad: “sé libre”. Lo gracioso es que nos dicen que seamos libres ¡bebiendo lo que a ellos les interesa que bebamos!”, señalan o Gamonal García y Gorka Moreno Arnedillo en ‘Y tú, ¿de qué vas cuando bebes?’.

Ruby Warrington es la creadora de los eventos ‘sober curious’ del Club SODA NYC, un programa que reivindica una vida sin alcohol. En su libro ‘Sober Curious’, la autora incluye investigaciones, entrevistas con expertos y su propia experiencia para derribar los mitos que hacen que tantas personas beban de una forma constante. En su podcast, Ruby habla con Mark Groves, especialista en conexiones personales y fundador de Create The Love, sobre cómo apostar por una filosofía de la curiosidad sobria puede afectar a las relaciones y qué puede ocurrir con ellas cuando eliminamos el alcohol de la ecuación. “Nunca dejé de beber porque me haya despertado en el lugar equivocado por haber bebido, sino porque tenía una relación errónea con el alcohol. Sabía de forma sutil que tendría que intentar dejar de beber, y si esa voz está presente es una buena señal. Puedes hacerlo desde una exploración curiosa. ¿Qué ocurre cuando no te alineas con las elecciones de lo que hacen los demás? ¿Qué pasa si se sienten decepcionados si no bebo?”, se pregunta Mark. Por eso es esencial valorar cómo maneja la otra persona la presión social para beber y si cómo llevaríamos el que decidamos no beber cuando la otra persona lo hace. “Cuando vayas a tener una cita con una posible pareja, envíale un mensaje por adelantado de que no vas a beber alcohol”, recomienda Catherine Gray en ‘La inesperada alegría de estar sobrio’. “El alcohol embota nuestros sentidos. Si tienes sexo sobrio, es más fácil sentir las sutilezas, como el tacto de las manos de tu pareja en tu pelo o la sensación de su aliento en tu piel.

No se trata de dejar de beber completamente (o sí), pero sí de analizar la relación que tenemos con el consumo alcohólico. Hasta hace poco, parecían existir únicamente dos grupos: los que habían dejado de beber porque su consumo se había tornado preocupante o quienes bebían. Frente a estas opciones opuestas y extremas, se erige la curiosidad sobria, que nos incita a reflexionar y cuestionar el comportamiento que la sociedad tiene hacia el alcohol y cómo la vida termina por ser afectada por beber. Se estima que el consumo per cápita en España es de 10 litros de alcohol al año, según estima un estudio de la OMS, que advierte que esta cifra es algo superior a la media europea. Sin embargo, el desinterés de las nuevas generaciones por el consumo excesivo y el amor por el ‘wellness’ han hecho que estos datos disminuyan...

Alternativas NoLo

Los estudios de Beefeater demuestran que la categoría de baja graduación en ‘spirits’ está de moda, pues permite disfrutar con control más versátil y válida para cualquier momento de consumo. “En los últimos años, cada vez más los ‘spirits’ ganan terreno durante el día y surgen nuevos momentos de consumo más diurnos donde las propuestas bajas en alcohol ganan relevancia. Se buscan momentos de consumo más moderados y controlados al mismo tiempo que se quiere seguir socializando y disfrutando de momentos especiales y de diversión. Aquí las propuestas ‘light’ o de baja graduación tienen un rol fundamental, puesto que permiten seguir disfrutando de la misma experiencia de tu copa de siempre pero con menos alcohol. Con una copa ‘light’ con la mitad de alcohol puedes pasar un buen rato y disfrutar en una cita o ‘afterwork’ después del trabajo, entre semana, y luego continuar con tu día sin cambiar tus planes“, asegura Silvia Gómez, ‘Brand Manager’ de Beefeater.

Photo credit: SAYANA CAIRO
Photo credit: SAYANA CAIRO

A causa de esta tendencia, cada vez son más los lugares que ofrecen suculentos cócteles sin alcohol, una propuesta saludable e idónea para abrazar el ‘dry dating’ para quienes quieran tener sus citas en un restaurante o en un bar. MR PORTER Barcelona presenta una extensa carta de cócteles sin alcohol que se pueden tomar tanto en la mesa, antes, durante o después del ágape; como en la barra panorámica del restaurante. Por su parte Erik Lorincz, ‘mixologist expert’, ha llevado Kwãnt by the Sea, el nuevo pop-up de coctelería de autor, a ME Ibiza, donde incluye deliciosos cócteles sin alcohol como el ‘Baby Banana’ y el ‘Beaglecarta’. También emergen las bebidas NoLo (No y Low) como Komvirra, un tipo de bebidas que han pasado a ser tendencia en el consumo global por la innovación en recetas, calidad y experiencia mejorada. “Consolidamos de nuevo nuestra apuesta por conseguir productos saludables, detrás de los que hay muchos meses de investigación”, explica Beatriz Magro, una de las socias fundadoras de Komvida.

Las aplicaciones para encontrar pareja entre personas que no beben han notado durante la pandemia un notable incremento de mensajes y de participación entre sus usuarios, por lo que queda claro que cada vez son más quienes abogan por un estilo de vida en el que el alcohol cada vez tiene un papel más limitado. Y tú, ¿te atreves a probar la filosofía 0 %?