La moda de los circuitos urbanos está matando la esencia de la F1

Oriol Muñoz
·3 min de lectura
El nuevo circuito urbano que llega a la F1
Jeddah - El nuevo circuito urbano que llega a la F1/ Imagen: Twitter @F1

Singapur, Abu Dhabi, Bakú, Sochi y ahora Jeddah. Cada vez son más los circuitos urbanos que llegan al calendario de la Fórmula 1. En tan solo 13 años se han incorporado estos cinco trazado urbanos o semiurbanos y en cuestión de años tendremos otro en Miami. Es indudable que la tendencia a este tipo de trazados ha aumentado con el paso del tiempo y también es claro que se busca más el espectáculo en ver los coches yendo al límite por las calles de una ciudad que adelantándose unos a otros.

Hace tan solo un par de décadas, Mónaco era el único circuito donde los coches pasaban fregando edificios míticos de una ciudad. Ese era el factor diferencial, el que lo hacía especial. No vamos a negarlo, sigue siendo un Gran Premio imprescindible para los amantes del ‘Gran Circo’ pero este adjetivo de único ya no lo podemos aplicar al mismo nivel del que lo hacíamos antaño.

Esta nueva moda está llevando a la F1 por un nuevo camino. Un camino donde los adelantamientos están muy caros. Los coches cada vez son más grandes pero en cambio los trazados más estrechos y ratoneros. Si ya es difícil seguir al coche de delante por culpa de la aerodinámica, seguirlo en un circuito donde los muros están literalmente a centímetros pasa a ser una quimera.

Esta semana la F1 publicó un vídeo en el que se mostraba lo que sería una vuelta para el piloto en el circuito de Jeddah, donde este diciembre se celebrará el Gran Premio de Arabia Saudí. Al igual que pasó con Bakú, Tilke ha buscado con su diseño que los coches vayan con el pie a fondo por las calles de la ciudad. La media de velocidad será de más de 250km/h a pesar de sus 27 curvas. Es una cifra increíble pero si no se puede adelantar, ¿realmente es el camino a seguir para aumentar el espectáculo?

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

La audiencia quiere ver los coches más rápidos posibles pero también quiere ver rivalidad, piques entre pilotos, adelantamientos al límite. Con esta nueva tendencia esto es cada vez más complicado. Superar a un rival en curva de estos circuitos se antoja imposible porque si sales de la trazada lo más probable es que acabes estampado contra el muro. Mónaco, a pesar de ser inamovible, vuelve a ser el mejor ejemplo. A pesar de ser el GP con más glamour y con más historia, en los últimos años ha tenido siempre de las carreras con menos interés de la temporada. Es lo normal si no caben dos coches en paralelo a lo largo del circuito.

Ahora retrocedamos unos meses. En este 2020 la F1 ha pasado por circuitos de ‘toda la vida’ como Mugello, Imola o Nurburgring, donde las escapatorias son mucho más amplias, los circuitos no son tan estrechos y es la grava lo que te deja KO y no un muro. Los pilotos se pueden atrever mucho más y el error se paga igual. ¿Cuál es el resultado? Las carreras son mucho más emocionantes y los aficionados lo disfrutan de lo lindo.

Entonces, ¿cuál es la razón de que los promotores opten por los trazados urbanos? Seguramente, lo de siempre: dinero. Pero no cabe duda de que la F1 debe hacer una reflexión sobre cuál debe ser el camino a seguir porque los circuitos urbanos ya no tienen nada de novedosos o singulares. Entre semiurbano o urbano casi se llega a la decena de circuito en un calendario de 23 GPs. Han perdido esa esencia que los estaba haciendo distintos y lo que es peor, nos están privando de duelos y luchas entre pilotos en pista. Nos están privando de lo que realmente define este deporte.

Otras historias que te pueden interesar: