Las tres razones que han hecho que el Mobile World Congress se cancelara en lugar de aplazarse

Durante días y en un goteo constante algunas de las principales empresas tecnológicas del mundo han ido anunciando su ausencia en el Mobile World Congress 2020. La incidencia del coronavirus chino, denominado COVID-19 por la OMS, ha hecho que estas compañías no quieran arriesgar la salud de sus trabajadores en el evento internacional que se celebra cada año en Barcelona.

Finalmente GSMA, organizadora de la feria, ha terminado cancelándola, lo que supone pérdidas millonarias para todos. Cabe recordar que el Mobile genera unos 500 millones de euros de ingresos y da trabajo a unas 14.000 personas.

Unos trabajadores instalan una pancarta del Mobile World Congress 2020 (AFP).

La decisión tiene un importante componente económico porque las aseguradoras no dan indemnizaciones en los siguientes supuestos: guerra civil, terrorismo, secesión o brotes como el del SARS, muy similar al COVID-19. El único resquicio habría sido que la OMS decretara una emergencia sanitaria, algo que no ha hecho.

Teniendo en cuenta el impacto negativo que va a tener para todos los implicados, quizás lo más lógico habría sido aplazar el evento. Una posibilidad que se llegó a barajar por los organizadores y que terminó siendo rechazada por tres motivos: la imposibilidad de los fabricantes para retrasar sus presentaciones, la dificultad de fechas para los organizadores y la falta de disponibilidad de la Fira en los próximos meses.

Las causas del no aplazamiento

En lo que se refiere a los fabricantes, en la competencia por el desarrollo tecnológico, el Mobile ha sido siempre un lugar en el que las marcas han presentado sus grandes novedades del año. Se trata normalmente de tecnología punta, lo que significa que los lanzamientos no se pueden retrasar, ya que la rivalidad entre las compañías es feroz.

Por mucho que se hubiera producido el aplazamiento, los gigantes tecnológicos habrían presentado sus propuestas en estas fechas, haciendo un poco más descafeinada la feria en otra época del año.

Otro factor importante es la dificultad de GSMA para encontrar una nueva fecha. La organizadora ya tiene otros tres eventos comprometidos: uno en Miami (Estados Unidos), otro en Shanghái (China) y el Mobile World Series que en lo que resta de año estará presente en varias localizaciones como La Haya (Países Bajos), Ciudad de México (México) o El Cairo (Egipto).

Al margen de que finalmente se puedan celebrar todos ellos (dependerá mucho de cómo evolucione la epidemia de coronavirus), parecía complicado encontrar una fecha adecuada en el calendario.

La GSMA garantiza que Barcelona acogerá el Mobile en 2021 pese a la anulación (AFP).

Finalmente, el tercer gran motivo que hacía que el aplazamiento no fuera posible era la propia Fira de Barcelona. En los próximos meses se van a celebrar importantes eventos en el centro ferial como la bienal alimentaria (20-23 de abril), Cosmobelleza e In-Cosmetics (28 marzo-2 de abril), o el congreso europeo de anestesiología (2-6 de junio).

El problema es que más allá de lo que duran estos eventos, suele llevar semanas el montaje y desmontaje de los stands. También resulta difícil para la ciudad de Barcelona proporcionar en otra época del año las miles de plazas hoteleras necesarias para un certamen de semejante magnitud.

Así pues estas tres razones de peso impedían que el Mobile pudiera ser aplazado, dejando como única opción la cancelación. Mientras que el COVID-19 avanza, está por ver qué consecuencias tiene y si hay algún evento internacional que termina corriendo la misma suerte.

Más historias que te pueden interesar: