Mo Salah: así es la dieta y entrenamiento del delantero del Liverpool

·3 min de lectura
Photo credit: Michael Regan - Getty Images
Photo credit: Michael Regan - Getty Images

Atentos seguidores del Real Madrid: si alguien ha estado a tope en el Liverpool, vuestro rival en la final de la Champions League, ese es Mo Salah. El jugador egipcio, de 29 años, ha sido un hombre clave en la maquinaria de Jurgen Klopp las últimas temporadas, y ha alcanzado la grandeza gracias a una estricta dieta y un riguroso plan de entrenamiento, que incluye madrugones a las 3 de la mañana durante el Ramadán.

Lo que Salah pone en su cuerpo a diario es crucial para su éxito, aunque sí se permite un cheat day con pizza de vez en cuando. "La nutrición es muy importante, es parte del juego", contaba en una entrevista a la CNN. "Me ha ayudado a recuperarme, a dormir mejor y a que mi cuerpo se adapte rápidamente. Mi nutricionista dice que, como no tengo grasa en el cuerpo, puedo comer lo que quiera. Tampoco bebo, así que está bien".

Para desayunar, come parathas –un pan plano hinchado– con un vaso de leche. Y si todavía tiene hambre, se alimenta de un cuenco de fruta. A la hora de comer, Salah tiende a darle más caña a las calorías. Le gustan las lentejas, las verduras, el pan y el pollo, y terminar con un tazón de yogur. Su plato preferido es una especialidad egipcia llamada kushari, hecha con arroz, macarrones y lentejas y aderezada con tomates, garbanzos y cebollas. "Cuando vuelvo a Egipto, llamo a mi amigo del aeropuerto para que compre kushari para que nos lo comamos en el coche. Me tapo la cabeza con la capucha, me meto en el coche y me lo como enseguida", cuenta a The Sun. La cena suele ser ligera, con sopa, ensalada y verduras preferentemente. Y si eso, un vaso de zumo de fruta fresca sin azúcar.

Pero es no es todo, la dedicación de Salah a su oficio se manifiesta en su obsesión por hacer ejercicio. Si no está entrenando con los Reds, realiza sesiones adicionales de pesas, trabajo de peso corporal, pliometría, yoga, natación y ejercicios de estiramiento."Normalmente, me levanto temprano para ir a entrenar", cuenta a ON Ent. "Luego vengo a recuperarme durante casi dos horas. Terapia para cualquier lesión o masaje específico para que mitigue cualquier sufrimiento de su cuerpo. Después de eso, voy al gimnasio aquí en el club, que es opcional para los jugadores. Y vuelvo a hacer estiramientos y recuperación. Por último, voy a la piscina del club o con Makka [su hija] en casa. Termino todas estas actividades alrededor de las 7 u 8 de la tarde".

Durante el Ramadán, Salah se asegura no perder ni un minuto para esculpir sus abdominales. Se levantaba a las 3 de la mañana después de ayunar durante el día para darle a las pesas en el gimnasio de su casa. El Salah de hoy en día estalla en su camiseta del Liverpool con bíceps a tope y abdominales muy marcados. Cuando estaba en el Chelsea, tenía una figura mucho más delgada. Incluso cuando explotó en la Fiorentina, antes de conseguir su fichaje por la Roma, estaba ciertamente menos definido. Sin embargo, gracias a seguir esta rutina religiosamente, ha visto una notable transformación de su cuerpo.

A menudo, no tiene miedo de mostrar su torso en Instagram fans de todo el mundo... Por qué será.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente