Mitos y realidades más comunes sobre el Buró de crédito

·6 min de lectura
Unsplash.

Es posible que hayas escuchado que tu familia, amistades o tu pareja digan «estoy en el Buró de crédito» en un tono parecido al de un personaje de una película de terror.

Aunque esta entidad apareció hace 26 años en México, escuchar su nombre genera dudas y temores entre la población, especialmente cuando empieza su vida laboral, desea tramitar una tarjeta de crédito o quiere comprar una casa.

Para ello, Wolfgang Erhardt, vocero del Buró de crédito, despeja en entrevista los mitos más frecuentes y las verdades detrás de la institución. ¡Cuéntaselos a tus seres queridos!

1. REALIDAD: El Buró de crédito es una sociedad de información crediticia

Desde hace más de dos décadas, el Buró de crédito forma parte de la vida de los mexicanos.

Se trata de una sociedad de información crediticia; cuenta con el «visto bueno» de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), el Banco de México (Banxico) y de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

«Es una gran base de datos que recibe información de todos los que emiten crédito o servicios. Con esa información, Buró de crédito hace herramientas para generar créditos; para ventas cruzadas, monitorear desempeño de clientes para forjar estrategias de colocación y de ventas, y para ayudarle a los otorgantes de crédito, a quienes prestan, a mejorar su cobranza», detalla Erhardt.

Como tal, el Buró de crédito no puede cobrarte, pero sí hay servicios que ayudan a las compañías para tener una cartera más sana.

Las compañías (como los bancos, por ejemplo) «pueden saber si una persona, empresa o gobierno tienen antecedentes crediticios, cuánta experiencia poseen usando los diferentes tipos de crédito, los límites que tienen autorizados y así, contra sus ingresos, determinar su capacidad crediticia para no sobreendeudar y mantener un nivel de riesgo con el que se sientan cómodos», comenta el vocero del Buró de crédito.

2. MITO: Estar en el Buró de crédito es malo

En este paso puedes eliminar el tono temeroso al nombrar al Buró de crédito.

Si cuentas con una tarjeta de débito o crédito o estás tramitando el financiamiento para una casa o un auto, por ejemplo, aparecerás en esta base de datos.

Ello no representa que esté algo mal en ti; solo es un registro de tus movimientos.

«Una vez que das un crédito, debes monitorear a los clientes porque ellos evolucionan. Pueden mejorar, empeorar o quedarse igual. Hay herramientas para (revisar) en tiempo real según tu estrategia. Por ejemplo, cuando un cliente tuyo está abriendo más créditos, significa que su capacidad económica disminuye. Lo mismo (pasa) cuando recibe una línea de crédito más amplia o deja de cumplirle a los demás (no paga)», dice Erhardt.

Sin embargo, el experto reflexiona sobre las razones que provocan temor en la población al mencionar esta institución.

«Hay dos fuentes. Una: cuando pides un crédito, a la institución no le gusta tu perfil, rechazan la solicitud y le echan la culpa al Buró… y no (…). Cuando un otorgante te dice que es por el Buró, tienes todo el derecho de preguntarle el motivo exacto, a ver qué te contesta. La otra razón es por las personas que hacen cobranza que amenazan con meterte al Buró de crédito cuando tú ya estabas ahí desde el momento donde pediste tu primer crédito», declara.

3. REALIDAD: El score existe y de ti depende mejorarlo

Un aspecto que sí debe importarte del Buró de crédito es el Score, que es el puntaje con el que se mide tu comportamiento en la materia.

Es trascendental porque te ayudará (o perjudicará) al momento de pedir una tarjeta de crédito o algún trámite financiero; mide el riesgo de prestarte dinero, con base en tus acciones anteriores, como pagar a tiempo.

Este se genera con tu Reporte de crédito especial, mismo que tramitas en el sitio web oficial del Buró.

«Es el único documento que tendrás que te ayudará a presentarte ante las instituciones de crédito con tus comportamientos del pasado y en la actualidad. Es más fácil dar un crédito a una persona que tenga reporte, aunque este no sea bueno, a una que no cuente con él por la falta de información», expone el vocero de la institución.

Entre más puntaje tengas en el Score, menos riesgo representará para una institución financiera ayudarte con lo que requieres.

«El Mi Score va de 400 puntos, que es una calificación no satisfactoria. Se presenta en rojo y quiere decir que hay altas probabilidades de que no vayas a cumplir bien con el pago de créditos. Este va subiendo de puntuación y los colores también se transforman», señala.

Después del rojo, la clasificación en el Score es:

  • Naranja: representa los 500 puntos.

  • Amarillo: 600 puntos.

  • Verde: a partir de 650 puntos.

  • El máximo puntaje en el Mi Score es 850.

«Los otorgantes de crédito ponen diferentes filtros para dar crédito como tu capacidad de pago, nivel de riesgo expresado en esta puntuación de Score. Otras cosas que considerarán no tienen nada que ver con el Buró como tu edad, dónde trabajas y vives. Todos los factores se toman en cuenta en un análisis de riesgo, como el número de dependientes económicos», agrega Erhardt.

4. MITO: Nadie te otorgará un crédito si no apareces en el Buró

Aunque es ideal que cuentes con historial en el Buró de crédito para obtener el financiamiento para aspectos como comprar un inmueble, esto no es necesariamente un «obstáculo» para tu trámite. Hay maneras de solucionar este «bache».

«Lo que no saben las personas es que el Buró también tiene servicios que ayudan a la inclusión financiera (…). Tiene un estimador de ingresos, por lo que puedes calcular con precisión si alguien gana hasta 60,000 pesos mensuales. También podemos hacerlo por encima de eso, pero ya no son tan precisas», da a conocer el experto.

En este rubro también se toma en cuenta a las personas que laboran en el sector informal.

«Es cosa de que se animen a pedirlo. Cuando das permiso para que una empresa vea tu reporte de crédito, no solo querrá ver (ese documento), sino el propio Score de riesgo», asevera Erhardt.

5. REALIDAD: Las empresas también reportan al Buró de crédito

Una de las maneras en las que el Buró de crédito trabaja es con las compañías, las cuales también reportan a la institución.

«Las empresas que reportan a Buró de crédito tienen carteras más sanas y se explica de una forma muy sencilla. Cuando reportas una persona, (firma) o gobierno, tan solo con el hecho de reportar, hay un incentivo para pagar bien porque quien paga bien, se lleva un buen reporte de crédito (…). Si incumple, tendrá retraso en historial crediticio y podría ser el incentivo para ponerse al corriente. Reportar la base de datos es gratis», puntualiza.

A largo plazo, ayuda al cálculo de riesgo y a ofrecer mejores instrumentos a las personas.

Respecto a los clientes, la plataforma ayuda a mostrarle a las compañías los Scores predictivos con los que no solo mejorarán su cobranza, sino que conocerán «a ciencia cierta» la probabilidad de que las personas cumplan o no con sus adeudos.

«Según esa probabilidad, por ejemplo, podrías ordenar tus llamadas en el call center de forma más inteligente o definir ofertas de recuperación (…). Así puedes tener una cobranza exitosa», destaca el vocero de Buró de crédito.

AHORA LEE: Prima de antigüedad: ¿qué es, cómo se calcula y en qué casos tu patrón debe cumplir con ella?

TAMBIÉN LEE: Preguntas «trampa» en tu próxima entrevista de trabajo: te enseñamos a responderlas

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en FacebookInstagramLinkedInTwitter,TikTok y Youtube

AHORA VE:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente