Los beneficios de comer piña en ayunas ¿son un mito o una realidad?

·5 min de lectura

La sabiduría popular le ha adjudicado durante años propiedades sanadoras a la piña, más aún si se consume en ayunas. Y es que esta fruta tropical de delicioso sabor y especial frescura es sinónimo de salud integral.

Desde la concha, para elaborar infusiones adelgazantes, hasta la pulpa e incluso su tallo central, son considerados fuentes de belleza y vitaminas apropiadas para todo aquel que busque un óptimo funcionamiento digestivo, desintoxicarse y adelgazar.

No parece descabellado, dado que la piña es reconocida como una fruta muy saludable, abundante en vitaminas y fibra, y al ser un producto natural, pareciera ser absolutamente inofensivo, independientemente de la hora en que la consumimos.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

La piña, según las creencias tradicionales, ayuda a desintoxicar el organismo, tiene propiedades diuréticas, contribuye con una buena digestión, combate el envejecimiento y promueve la pérdida de exceso de peso, pero no hay evidencia científica de que realmente sea determinante en su funcionamiento consumirla en ayunas.

De hecho, Egleé Apolinar, licenciada en nutrición, educadora en diabetes y coach nutricional destaca que el beneficio que proporcionan las frutas los obtenemos simplemente al consumirlas, no si lo hacemos en ayunas o no, e incluso podría tener contraindicaciones.

“Si a una persona no le gusta comer muy temprano, o no le gusta consumir preparados muy elaborados para el desayuno esta es una muy buena opción. Sin embargo, yo no sugiero frutas en ayunas. El problema está en que si esta persona tiene alguna condición, por ejemplo, si es un paciente diabético, verá alterados sus niveles de glicemia si consume frutas en ayunas. Hemos observado que puede hacer picos más altos que los que observamos en pacientes diabéticos que consumen la fruta luego de haber ingerido una comida”.

one whole and one sliced pineapples on wooden background
(Getty Creative)

“Asimismo pacientes con algún problema gastrointestinal tienen que llevar a cabo una dieta de adaptación o prueba para determinar si una fruta en particular le está afectando su sistema digestivo, irritación, reflujo. Si se tiene algún tipo de intolerancia, se van trabajando horarios y cantidades de consumo de diferentes alimentos. Entonces, comerlas en ayunas o no, dependerá de lo que se esté buscando en cada persona”.

Sin embargo, aunque no hay evidencia científica, según Apolinar se presume que si tomas frutas en el desayuno el vaciado gástrico se hace mucho más rápido, con lo cual el alimento va al intestino donde se pueden absorber y aprovechar mejor vitaminas y minerales, “pero como indicamos, un paciente diabético o un paciente con reflujo esofágico o con problemas de gastritis o úlceras, no tendrá en las frutas su mejor opción de desayuno”.

Piña paso a paso

La licenciada Apolinar confirma que la piña es un alimento sano, con bajo aporte de calorías, lleno de vitaminas y fibras, tan importantes para la salud gastrointestinal. “Más o menos el 89% de la piña es agua y el resto es carbohidratos, de estos, más del 70% pudiesen ser azucares, pero el aporte calórico de la piña es bastante bajo. En 100 gramos de piña pueden haber 50 kilocalorías aproximadamente, y de estas, 14 gramos corresponden a carbohidratos, y 10 gramos a azucares simples”.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

La experta agrega que quizás no es una fruta tan rica en vitaminas como otras, pero sí contiene vitamina A, diferentes vitaminas de complejo B, como ácido fólico y vitamina C, nutrientes que cumplen un papel antioxidante de forma natural en nuestro cuerpo y que es importantísimo también para la producción y síntesis de colágeno y de distintos productos en el organismo, que influyen en la construcción de tejidos, de vasos sanguíneos, de piel, de huesos, lo que confirma los efectos antienvejecimiento que se le adjudican.

La bromelina: la sustancia estrella

Una de las sustancias más destacadas de esta fruta es la bromelina, una enzima que según algunos estudios actúa como antiinflamatorio, disminuyendo y previniendo enfermedades relacionadas con los procesos inflamatorios del cuerpo. Asimismo, otra investigación señala que esta sustancia influye en el fortalecimiento del sistema inmunitario.

Egleé Apolinar por su parte explica que esta enzima ayuda a desintegrar las proteínas para convertirlas en aminoácidos y péptidos haciendo más ligera la digestión, y es por eso que algunos especialistas pueden recomendar consumir piña antes de una comida pesada.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Por otra parte, aunque Apolinar asevera que ningún alimento es milagroso, cura o sana por sí solo las enfermedades, incluir frutas en la dieta diaria nos garantiza ingerir nutrientes básicos para nuestra salud. Por ejemplo, la piña tiene un buen contenido en potasio, necesario para mantener saludables los líquidos de las células, la regulación del corazón y de la presión sanguínea. También contiene hierro y calcio, pero insiste en destacar que esto no quiere decir que con solo comer piña lograremos que se cumplan todas estas funciones en el organismo, sino con la ingesta de una dieta variada y balanceada que incluya también vegetales y proteínas.

Igualmente, pacientes con sobrepeso que buscan en el consumo de la piña un método para adelgazar, deben comprender que “si comen solamente fruta se encontrarán con que al pasar de las horas tendrán mucha hambre, o problemas de ansiedad por comer, porque la fruta no los va a satisfacer a largo plazo, como sí ocurriría si consume un desayuno alto en proteínas”.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

En cuanto a las raciones o el tamaño de porción adecuada, depende de las necesidades de cada quien. “Por ejemplo, si se trata de una dieta de 1600 calorías, sería conveniente contemplar cuatro raciones de frutas; si es de 1800 ó 2000, pueden ser cuatro o cinco porciones de fruta, siendo una ración estándar de media taza, o 130 gramos de piña, dependiendo de sus requerimientos. Si nos excedemos en el consumo de cualquier alimento, podemos sufrir distintos síntomas a nivel gastrointestinal”.

La experta concluye que, en cualquier caso, la recomendación general es promover el consumo de frutas, pues estas forman parte de una alimentación sana y equilibrada. Son beneficiosas en el tratamiento de la obesidad, su aporte nutricional es importante y pueden usarse de manera específica en el tratamiento de ciertas patologías.

MÁS HISTORIAS QUE TE PUEDEN INTERESAR:

EN VIDEO: Los arbitrarios cambios del tipo de belleza ideal (y lo que las mujeres hacen por alcanzarla)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente