El misterio de Marilyn Monroe: ¿Dónde estaba Kennedy la noche que murió?

·5 min de lectura
Photo credit: Bettmann
Photo credit: Bettmann

El documental de Netflix El misterio de Marilyn Monroe: las cintas inéditas aporta pruebas que apuntan a que se podrían haber ocultado las condiciones de la muerte de la actriz por su supuesta relación sentimental con los hermanos Kennedy, concretamente por su relación con el entonces fiscal general del Estado Robert F. Kennedy. El documental insiste en que la muerte de la actriz fue una sobredosis, que no hubo una conspiración para matarla, pero plantea la siguiente pregunta: ¿dónde estaba Robert Kennedy la noche en qué murió? La narración oficial de los acontecimientos reza que la actriz se metió en su habitación de su casa en Brentwood, California, a las 20.00 horas del 4 de agosto de 1962; que su ama de llaves, Eurice Murray, se encontró a las 3 de la madrugada del 5 de agosto de 1962 la puerta cerrada de la habitación de Marilyn y que acto seguido llamó a su psiquiatra, Ralph Greenson; que éste recorrió los dos kilómetros que separaban su casa de la de Monroe, que rompió la ventana, entró y la encontró muerta. A continuación, a las 04.25 horas, llamaron a la Policía. Sin embargo el nuevo documental cuenta una historia diferente. La actriz habría muerto de una sobredosis accidental, pero antes de la hora oficial, en algún momento entre las 22.00 y las 23.00 horas, y después de haber mantenido presuntamente una discusión acalorada en su salón con Robert Kennedy. Una ambulancia habría llevado a Monroe, todavía viva, aunque comatosa, al Hospital Saint Johns de Santa Mónica y que dicha ambulancia habría dado la vuelta y habría regresado a la casa de la actriz.

Photo credit: Courtesy of Netflix
Photo credit: Courtesy of Netflix

El documental reproduce una entrevista a Walt Schaefer, propietario de Schaefer Ambulance, la compañía que se encargó de llevar a la actriz al hospital de Saint Johns. Schaefer confirma en la grabación que uno de sus conductores, Ken Hunter, llevó a Monroe a Urgencias, que "no estaba muerta" cuando llegaron al domicilio de la actriz y que murió en la ambulancia. El cuerpo no revelaba señales de violencia. Tampoco había señal alguna de pinchazos en todo el cuerpo. Y mira que los buscaron. Se tomaron muestras orales, anales, del cerebro, de la sangre, de orina, de los genitales y del contenido estomacal de la actriz. La autopsia de Marilyn Monroe fue contundente. Básicamente lo que ha llevado a especular a lo largo de seis décadas ha sido el hecho de que el contenido del estómago, las muestras de órganos, y el material de frotis de la actriz desaparecieron, lo que encajaría en el caso de que se confirmara oficialmente la relación con Robert Kennedy y en el caso de que presuntamente hubieran podido haber mantenido relaciones sexuales antes de la discusión. Sin embargo, sí se pudo analizar el hígado. Y el hígado como te podrá contar cualquier forense, no engaña. El examen de sangre dio la causa de la muerte: el Nembutal. El examen del hígado indicó que la proporción de Nembutal que se encontró en dicho órgano era el doble de la que se encontró en la sangre. Se absorbió lentamente, lo que descarta que la obligaran a tomárselo. Lo consumió poco a poco.

"Bobby Kennedy la llamó la noche de su muerte desde la casa de Lawford", cuenta un experto en vigilancia Reed Sutton Wilson que trabajaba para el Gobierno de Estados Unidos. Eso confirmaría solo que Kennedy estaba en California en la noche de autos. Wilson había sido contratado por el detective privado Fred Otash, quien a su vez trabajaba para Jimmy Hoffa, para vigilar a Monroe y a los Kennedy a través de escuchas en la casa de Peter Lawford, cuñado de los Kennedy, y en el domicilio de la actriz. Todas esas grabaciones fueron incautadas por el FBI, como confirma un ex agente en el documental, que también asegura en una grabación que agentes federales llegaron a casa de la actriz horas antes que la Policía local. "Había algunas personas [de la Oficina] allí que normalmente no habrían estado allí. Llegaron a la escena de inmediato. Antes de que nadie se diera cuenta de lo que pasó", dice. "Tenían que ser instrucciones de alguien de alto rango, más alto que [el entonces director del FBI, J. Edgar Hoover]. El [fiscal] general o el presidente", dice.

La confirmación de que Robert Kennedy estaba en casa de Monroe la da Eunice Murray, que revela en el documental que el fiscal general del Estado, quien supuestamente trató por todos los medios de ocultar el hecho de que estaba en Los Ángeles la noche de la muerte de Monroe, estaba en la casa. Murray cuenta, además, que los dos se enzarzaron en una discusión solo unas horas antes de que se descubriera su cuerpo. "Los guardaespaldas de Robert Kennedy tuvieron que intervenir para protegerlo”, dice Murray en el documental.

El documental no apunta en ningún momento hacia ninguna otra causa de la muerte distinta de la sobredosis, únicamente de la puesta en escena posterior. Lo más curioso de todo el documental es como avisaron al relaciones públicas de Marilyn Monroe, Arthur Jacobs, que estaba en un concierto de Henry Mancini con su esposa, a las 22.30 horas de lo que había ocurrido y salió disparado hacia casa de la actriz. La esposa de Jacobs confirma en el documental las horas, así como que la actriz no murió en su casa.

La guinda del documental la pone el registro de vuelos de un pequeño helipuerto que demuestra que entre las 2 y las 3 de la madrugada del 5 de agosto, Robert Kennedy viajó en un vuelo desde Los Angeles hasta San Francisco.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente