Misión: Imposible - Fallout: Tom Cruise nos trae la mejor película de acción del año

Si eres de aquellos que como yo creció con el cine de acción de los 70 y 80, esos thrillers de infarto y escenas de persecución a cámara en mano; o sencillamente estás saturado de superhéroes y efectos especiales apresurados; Tom Cruise te tiene un regalo. El agente Ethan Hunt vuelve a los cines con una sexta entrega, que en lugar de repetirse y caer en los clásicos clichés de las secuelas, se renueva explotando la mejor baza de la marca: Tom Cruise.

(©Paramount Pictures)

Misión: Imposible – Fallout no solo es probablemente la mejor película de acción del año, o de hace varios, sino también la mejor secuela de toda la saga igualando o quizás superando a la primera. A sus 56 años, Tom Cruise sigue coronándose como el héroe por excelencia del género. Y sin necesidad de spandex, ni superpoderes, ni efectos especiales.

Si ya nos dejó boquiabiertos tras colgarse del Burj Khalifa o subirse a un avión en pleno despegue (por la puerta exterior), ahora se supera como nunca con una escena tras otra. Una pelea en un baño con una coreografía espectacular y sin sonido -para que el efecto sea más intenso (muy a lo Sam Raimi)-. Una persecución a toda velocidad por el tráfico de París. Un salto HALO que repitió 106 veces con un camarógrafo saltando de espaldas con la cámara en el casco. Pilotando helicópteros y precipicios. No hay nada que este hombre no se atreva a hacer con tal de conseguir la mejor película de acción, y lo consigue. Con creces.

En esta ocasión, Ethan Hunt se obsesiona con completar una misión después de poner al planeta en peligro cuando una misión anterior sale mal. Con la ayuda de Benji (Simon Pegg), Luther (Ving Rhames) e Isla (Rebecca Ferguson) intenta completarla en una carrera letal contrarreloj.

(©Paramount Pictures)

Y si bien la historia es una misión más del agente del IMF, lo llamativo del filme es que consigue mantenernos en vilo gracias a las escenas de infarto y al desarrollo efectivo de una trama con un arco perfecto para el personaje, cerrando etapas y devolviéndole toda su gloria que había perdido en las dos entregas anteriores en donde el dolor y el drama por abandonar a su esposa todavía sobrevolaba al personaje.

¿Por qué es la mejor película de acción en mucho tiempo? Porque cumple lo que propone. Porque no decepciona, al contrario, sorprende más de lo esperado. Porque no abusa del CGI como nos acostumbró el género de superhéroes y porque la adrenalina de cada escena se desprende de la pantalla. Christopher McQuarrie consigue una labor imposible al trasladar semejantes escenas a la pantalla y con una estrella de valor millonario haciéndolas en carne y hueso.

(©Cortesía de Paramount Pictures)

Tom Cruise lo da todo, una vez más. No deja nada en el tintero. Su famosa manera de correr siga intacta a pesar del paso del tiempo y sus ganas de entretenernos no parecen terminarse nunca.

Si vas al cine porque te gusta, porque buscas emociones en pantalla, Misión: Imposible – Fallout es tu película. Y ni te molestes en comprar palomitas, la tensión es tal que te pasarás las dos horas y 27 minutos pendiente de cada escena, sentado al filo de la butaca.


Para seguir leyendo:
Tom Cruise no es el único: estos actores también sufrieron accidentes brutales rodando sus películas
A Henry Cavill le prohibieron hacer una escena de acción porque ¡podía matar a Tom Cruise!
Mira todas las veces que Tom Cruise arriesgó su vida por la saga Misión Imposible
Henry Cavill cree que Misión Imposible puede ayudarlo a ganar el papel de James Bond