Miranda Cosgrove se une a Jennette McCurdy y habla de la 'presión' de ser una estrella adolescente

·2 min de lectura
Miranda Cosgrove credit:Bang Showbiz
Miranda Cosgrove credit:Bang Showbiz

Miranda Cosgrove se ha unido a otras artistas que comenzaron su carrera siendo apenas unas niñas como Jennette McCurdy, -quien recientemente publicó sus memorias, 'Me alegro de que mi madre haya muerto', en las cuales retrata su compleja infancia como estrella de Nickelodeon-, para hablar acerca de la presión de ser una actriz infantil de gran fama cuando protagonizó la exitosa serie juvenil, 'iCarly'.

Entre otras cosas, la actriz estadounidense, de 29 años, reveló, incluso, que vivió una etapa obsesionada con buscar activamente los comentarios "mezquinos" que se hacían en su contra en Internet.

Durante una intervención en el podcast 'Reign with Josh Smith', Miranda afirmó que se sentía "muy presionada" por resolver las cosas cuando era más joven y que esto se complicó por su presencia en la televisión.

"Tenía demasiada presión. Incluso, si no estás en la televisión, ni actúas, ni nada, simplemente al crecer, hay mucha presión para tratar de resolver muchas cosas. Así que creo que lo principal que hace más difícil estar en la televisión es el hecho de que tanta gente te está mirando".

La actriz, que interpretó a Carly Shay en 'iCarly', de 2007 a 2012, admitió que cuando era más joven buscaba activamente los comentarios "mezquinos" en Internet, y que el trolling era muy "duro" para ella.

"Cuando era más joven, revisaba e ignoraba todos los comentarios agradables y buscaba los malos. Los revisaba durante un rato y cuando los encontraba, era lo peor que podía pasar. Si buscas lo suficiente, vas a encontrar algo negativo y te vas a molestar por ello... Creo que eso es algo difícil para todos. No importa si estás en un programa o no, todo el mundo recibe comentarios en su página de Instagram y es difícil no tomarse algunas de esas cosas a pecho. Así que diría que ese es definitivamente uno de los peores lados de la red, porque es agradable recibir comentarios buenos, pero luego simplemente estar ahí para que cualquier persona lo comente es una especie de lugar inseguro en el que estar".

Sin embargo, dijo que ahora trata de no leer los comentarios negativos como solía hacerlo, pues considera que no vale la pena "centrarse en ellos" o "estropear un día" sintiéndose mal.

Al reflexionar ahora sobre los retos de ser una actriz infantil, Miranda dijo que toda su vida cambió cuando fue a la universidad porque pudo tener las experiencias de la adolescencia que extrañaba de la "vida real".

"Mis experiencias eran diferentes. Así que sentí que no tenía eso. Y luego, cuando fui a la universidad, recuerdo que pensé que quería hacer un álbum con todas esas historias y cosas que me estaban sucediendo. Cosas que no pude tener antes".