La mirada madura de Laxeiro, en la Academia de Bellas Artes de San Fernando

·3 min de lectura

Madrid, 22 jun (EFE).- Con motivo del Año Laxeiro, la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando rinde homenaje al que fue uno de los padres de la vanguardia pictórica gallega, José Otero Abeledo, conocido como Laxeiro, a través de una exposición centrada en su etapa de madurez, cuando vivió en Argentina.

"Fue un hombre. Laxeiro en América (Buenos Aires, 1950-1970)", así se llama esta muestra que acogerá desde mañana y hasta el 24 de julio esa institución y que es la protagonista de los actos del Año Laxeiro, pintor a quien la Xunta de Galicia y la Real Academia Galega de Belas Artes acordaron dedicar el Día das Artes.

Por eso se trata de una muestra realizada en colaboración de la Real Academia de Bellas Artes con la Fundación Cidade da Cultura, la Xunta de Galicia y el Ayuntamiento de Lalín con el objetivo de difundir el legado de "uno de los grandes renovadores de la pintura gallega", han informado desde la Real Academia.

Comisariada por Carlos López Bernárdez, historiador y crítico de arte, la exposición reúne cuarenta piezas procedentes de diversas instituciones, como el Museo Municipal Ramón María Aller de Lalín, el Museo de Pontevedra o Afundación, centradas en la época de madurez del pintor, que se instaló en Argentina durante veinte años y se sumergió en el ambiente intelectual de la capital porteña, foco de la emigración y el exilio gallego.

Presenta una selección de algunas de las obras más importantes que conforman el catálogo razonado de Laxeiro (1908-1996), un proyecto dirigido por la Fundación Laxeiro que, tras diez años de investigación, supuso el primer registro exhaustivo de un artista gallego.

Con el título de una obra de Laxeiro de los años sesenta, "Foi un home" (1963), la exposición desarrolla una nueva visión sobre la obra del pintor en plena madurez, la que realiza durante su larga estancia en Argentina, país al que viaja para presentar una exposición colectiva de artistas gallegos.

Pero el artista acabó quedándose allí veinte años y en 1970 se hizo una gran retrospectiva de su obra en la Art Gallery International de Buenos Aires, dos años después de que en Lalín (Pontevedra) se inaugurara el Museo Laxeiro.

En concreto, lo que el visitante verá en estas 40 obras será una mirada madura, pero también una evolución en la que nunca faltó su fidelidad a los temas gallegos.

Porque, según han explicado desde la Real Academia de Bellas Artes, su etapa argentina, a partir de 1950, hace que se mueva en un ambiente "cosmopolita y gallego al mismo tiempo, abierto a todo tipo de influencias y contactos", aunque con una fidelidad intensa a los temas de "tradición vernácula".

En estas obras, con su lenguaje "primitivista", disuelve la realidad en color y gesto, "creando estructuras rítmicas de trazo enérgico, pero conservando un mundo peculiar a sugerencia de su universo referencial, con Galicia de fondo".

Y es esta evolución que manifiesta la obra de Laxeiro en los años cincuenta la que profundiza durante los sesenta en obras expuestas como "Foi un home" (1963) o "Jefe azteca" (1964).

Sin embargo, y debido a su conexión "con la sensibilidad informalista", que recuerdan a las utilizadas por Antonio Saura o Willem de Kooning, el visitante también podrá contemplar otros lienzos presididos por el dolor y el desarraigo existencial, que sirven de canal para la expresión de una "vivencia angustiosa".

Óleos que conectan con un tipo de pintura que podría definirse de "existencialismo trágico", matizan.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente