Con solo dos minutos de caminata después de comer, consigues todo esto

andar beneficios
Andar después de comer tiene estos beneficiosWestend61 - Getty Images

Andar lo tiene todo para posicionarse como la gran actividad fitness de cualquier agenda. Al fin y al cabo, no requiere de equipamiento (aunque, si vas a practicar senderismo una chaqueta térmica y unas botas o zapatillas cómodas y bonitas en esta estación, no están de más), es una disciplina de lo más económica y puedes incluirla entre tus tareas del día con suma facilidad. Sobre todo, después de comer.

Y es que esta actividad que no solo se ha convertido en uno de los secretos más populares para alcanzar una vida longeva, cuya velocidad de paseo nos puede llevar a indicar demencia e, incluso, se ha señalado que resulta de lo más útil para perder pesono para de sumar beneficios. Recientemente, se ha estudiado que dar un paseo después de comer en lugar de, por ejemplo, reposar la comida o echarse una rápida cabezada, puede ayudarnos a reducir los niveles de azúcar en sangre. Incluso, aunque solo sean tres minutos.

Este hallazgo, fruto de un metanálisis elaborado por un grupo de investigadores que fue publicado en Sports Medicine, nace de un estudio centrado en cómo la actividad física más liviana es capaz de afectar a la salud del corazón y, por consiguiente, analizar cómo de dos a cinco minutos andando los niveles de azúcar en sangre mejoran y, por consiguiente, el propio cardio. Y, sí, si te da pereza calzarte y abrigarte después de comer, destacar que estando de pie unos minutos tras la ingesta de comida también es eficaz, pero no en la misma medida que caminar.

Andar después de comer, la posible clave para tener un corazón sano

happy woman walking in the street
Xavier Lorenzo - Getty Images

Y "¿por qué tiene que ser después de comer? ¿No tiene el mismo efecto caminar antes o pasadas unas horas?", te puedes estar preguntando. Pues bien, cuando ingerimos comida -sobre todo cuando estás son ricas en carbohidratos- los niveles de azúcar o glucosa aumentan en lo que se conoce como pico posprandial.

En este proceso, el cuerpo suele liberar insulina con lo que ayuda a quemar el azúcar que ha llegado al torrente sanguíneo utilizándolo como energía. Pero claro, si no se realiza una actividad física habitual y los picos de azúcar son altos... las células pueden volverse resistentes a la insulina lo que, a la larga, puede desencadenar en una prediabetes y/o diabetes tipo 2.

Es por ello que, con simplemente dar un paseo rápido unos minutos (o, en menor medida, quedarnos de pie unos vueltas de manecillas) tras comer, se ayuda al organismo a reducir los niveles de azúcar y, por consiguiente, a evitar desarrollar las ya mencionadas enfermedades.

young asian woman walking her dog in the park on a sunny day
Oscar Wong - Getty Images

De la misma manera, si bien es cierto que se recomienda realizar varios pequeños paseos al día, los expertos señalan la importancia de evitar estar sentado mucho tiempo, intercalándolo con breves paseos por casa que, además, también te ayuden a estirar los músculos del cuerpo. Además, al quemar más azúcar, te sentirás con mucha más energía.

Cómo mantener los niveles de azúcar normales

Aunque ese breve paseo es muy eficaz, es importante también medir la ingesta de azúcares en cada comida. Recuerda, como bien matizan los expertos, es importante no saltarse comidas, beber agua e introducir platos con muchas frutas y verduras en nuestro día a día.