Mini anunciará que todos sus coches serán eléctricos a partir de 2030

Tecnología y redes
·3 min de lectura

Mini podría anunciar esta misma semana que todos sus coches serán eléctricos a partir del año 2030. Según informa el medio especializado Electrek y fuentes de Der Spiegel, el último automóvil Mini nuevo con motor de combustión se presentará en 2025. Sería la primera marca de BMW, compañía matriz de Mini, en dejar caer gasolina, según asegura el medio alemán.

La noticia es toda una sorpresa porque la marca actualmente solo fabrica un coche eléctrico. Si bien el Cooper SE (también conocido como Mini Electric) es el único vehículo eléctrico puro de la marca en este momento, aunque se anunció hace meses que una versión totalmente eléctrica del Countryman entrará en producción en 2023. También hay dos crossovers en proceso.

Mini anunciará que todos sus coches serán eléctricos a partir de 2030  REUTERS/Fred Prouser            (UNITED STATES)
Mini anunciará que todos sus coches serán eléctricos a partir de 2030 REUTERS/Fred Prouser (UNITED STATES)

Este no sería el objetivo más ambicioso. Mini es una marca altamente enfocada con solo unos pocos modelos que están pensados principalmente en la conducción en la ciudad en lugar de los viajes de largo radio. No se necesitará mucho para electrificar a todo el catálogo, y la autonomía de los vehículos no será un problema tan grande como lo sería para el propio BMW y otros fabricantes de automóviles. Eso sí, los coches de Mini tendrían éxito en ciudades en las que abundaran los parkings privados dotados de punto de carga... algo en que España no ocurre.

Aun así, el cambio sería significativo. Mini agregaría impulso a las transiciones anunciadas por empresas como Jaguar Land Rover y Volvo para 2030, sin mencionar planes un poco menos ambiciosos en Ford y GM. Puede resultar cada vez más difícil para los rivales seguir con los motores de gasolina sin parecer una marca desfasada. De hecho, Mini le da a BMW una forma de probar este terreno de arenas movedizas: puede ver cómo funciona la electrificación para una marca mientras toma un ritmo más lento para sus clientes principales. De este modo, lo que ocurra en Mini podría servir para cambiar la estrategia de una marca histórica como BMW.

Volvo solo venderá coches 100% eléctricos en 2030

Mini no es la úncia marca que ha elegido 2030 como su meta para aofrntar la transición eléctrica. Volvo ya había ido preparando el terreno a finales de 2020 cuando su CEO, Hakan Samuelsson, dijo que le extrañaría que la firma sueca no vendiera únicamente vehículos eléctricos en 10 años. El pasado 2 de marzo lo hizo oficial.

El fabricante propiedad del gigante chino Geely ha prometido que en 2030 habrá eliminado cualquier modelo de su cartera global con motor de combustión interna, incluidos los híbridos.

La marca quiere convertirse en líder del segmento premium lo más rápido posible, aunque de momento solo tiene en cartera el XC40 Recharge, lanzando en mercados de todo el mundo el año pasado. Y está a punto de presentar el segundo. Para 2025 apunta a que el 50 % de sus ventas globales sean coches totalmente eléctricos, con el resto de híbridos.

Todas las marcas, pendientes de la decisión de la UE

Casi una decena de países pertenecientes a la Unión Europea están exigiendo a Bruselas un calendario preciso que ponga fin a la venta de coches alimentados por combustibles fósiles. La idea de concretar la prohibición de la venta de automóviles gasolina y diésel en toda la UE parece acelerarse entre diversos países europeos.

Para solicitar este compromiso formalmente, Austria, Bélgica, Dinamarca, Grecia, Irlanda, Lituania, Luxemburgo, Malta y Países Bajos ha remitido una carta enviada a la Comisión Europea, donde solicitan la puesta en marcha del calendario que marque el fin de los coches como emisiones de gases contaminantes y de efecto invernadero.

En función de este calendario, las marcas irán anunciando su abandono de la gasolina y sus planes eléctricos.

Más noticias que te pueden interesar:

VIDEO | Estrella su Lamborghini Murciélago de 250.000 euros en una carretera de Barcelona