Mindfulness: El arte de la atención plena

El mindfulness comenzó a difundirse alrededor del mundo debido al estilo de vida tan acelerado y al estado de estrés constante en el que vivía la mayoría de la gente.

Pero fue con la llegada de la pandemia por Covid-19, que la práctica de la atención plena comenzó a cobrar gran fuerza como una poderosa y efectiva herramienta para contrarrestar el estado de estrés crónico.

Desde finales del siglo XX e inicio del siglo XXI el estrés se convirtió en una parte indispensable de la vida moderna y; tristemente, en la definición de uno mismo. Sin darnos cuenta, los seres humanos nos fuimos desconectado de nuestra esencia y dejamos de vivir, transitando por esta experiencia en un constante estado de supervivencia y cediendo nuestro poder a las exigencias del sistema y del mundo exterior.

Creímos que vivir de esa forma era lo normal y que estábamos destinados a adoptar ese estilo de vida sin contemplar siquiera otras posibilidades. ¿El resultado? La gran crisis de salud pública a nivel global que ya existía previa a la pandemia por Covid-19: enfermedades crónico degenerativas cuya raíz es el estrés crónico; así como el burnout, la depresión y la ansiedad, entre otros trastornos mentales.

En la columna pasada, “La gestión de estrés: herramienta clave de la salud mental”, compartí que para llevar a cabo un adecuado manejo del estrés es necesario comprender qué es, los síntomas más comunes que el cuerpo físico comunica, así como recomendaciones generales para salir del estado de supervivencia dentro de las cuales, la práctica del mindfulness es fundamental.

El mindfulness: una práctica milenaria

El mindfulness tiene su origen en las tradiciones espirituales de las antiguas civilizaciones de Oriente como la India, dentro de las cuales se incluían diferentes técnicas de meditaciones y de respiración profunda como el Pranayama, prácticas que pueden parecer complejas.

Sin embargo, el propósito de los ejercicios es simple: entrenar la mente para regresarla a la calma, reestablecer el equilibrio en el cuerpo físico y reconectar con nuestra esencia más profunda: el Ser.

En el 2010, Science, portal digital de publicaciones científicas, publicó los interesantes resultados de una investigación sobre la relación entre la mente (el tipo de pensamientos) y la felicidad.

En ella, se descubrió que las personas pasamos casi la mitad de nuestra vida con una mente “deambulante” o “divangante”; es decir, no enfocada o con atención deficiente siendo esta situación la principal causa de la ansiedad, al estar pensando todo el tiempo en lo que va a suceder en el futuro, o bien de la depresión, al estar recordando y recreando los problemas o las adversidades ocurridas en el pasado.

El mindfulness: el arte de la atención plena

Muchas autoridades en la disciplina del mindfulness coinciden que esta práctica debe considerarse como un arte ya que como toda expresión artística, implica una conexión profunda en el Ser humano para que pueda ser manifestada.

De la misma forma, el mindfulness significa desconectarse de todo el ruido que tiene su origen en el mundo exterior pero sobre todo del principal ruido de todos: el interior. Ese ruido provocado por la mente sobre-activada que produce un pensamiento compulsivo.

El mindfulness como el arte de la atención plena implica volver a conectarnos con nuestra naturaleza más profunda a través del entrenamiento del mente para sacarla del pasado y del futuro para llevarla al ahora y comenzar a vivir en presencia realmente.

Como Eckhart Tolle explica en su libro “El poder del ahora”: “La mente crea los problemas, que necesitan tiempo para sobrevivir. No pueden sobrevivir en la realidad del ahora. Centra tu atención en el ahora y dime qué problema tienes en este momento.”

Los beneficios de la práctica del mindfulness son diversos: mente enfocada, incrementa la atención, mejora la memoria, se incrementa la calidad del sueño, el estrés disminuye, se fortalece el sistema inmune; además de disminuir considerablemente el estado de ansiedad y de depresión.

¿Cómo comenzar a practicar mindfulness?

Es importante recordar que el mindfulness es una práctica dentro de las cuales uno de sus objetivos es entrenar a la mente y como todo entrenamiento, al igual que el físico o deportivo, requiere de factores claves: constancia, disciplina y tiempo.

Para iniciar con este tipo de práctica te comparto las siguientes recomendaciones:

  1. Integra en tu agenda diaria un horario definido para realizarla. Puedes comenzar con 10 o 15 minutos diariamente.

  2. Elige un espacio alejado del ruido exterior y que sea confortable para ti. Puedes iniciar realizando la práctica sentado en una silla cómoda.

  3. Cuida tu postura corporal. Colócate sentado con tu columna vertebral alineada, las plantas de los pies sobre el piso y tus manos sobre tus muslos con las palmas hacia el cielo.

  4. Es muy recomendable iniciarte en esta disciplina con los ojos cerrados para quitar cualquier estímulo del exterior que te pueda distraer.

  5. La forma más sencilla para iniciar con el arte de la atención plena es llevar toda tu atención a tu respiración y comenzar a practicar la respiración consciente. Lo único que debes hacer es inhalar por tu nariz profundamente y exhalar por tu nariz despacio. De esta forma las ondas cerebrales se irán ralentizando y entrarás en un estado de presencia y de conexión contigo.

Puedes realizar esta práctica durante 10 o 15 minutos o bien contar 20 respiraciones conscientes diariamente durante mínimo 21 días para ir creando este nuevo y saludable hábito.

Poco a poco irás notando los beneficios. Serás capaz de observar más los pensamientos de la mente, las emociones y tu comportamiento. Podrás llevar más fácilmente a tu mente al momento presente, estarás más atento y con mayor presencia en el ahora.

Recuerda que tu práctica diaria es tan solo el entrenamiento, pues la verdadera meditación o el verdadero mindfulness es el que se realiza en medio de la densidad cuando los “problemas” aparecen.

“Entre el estímulo y la respuesta hay un espacio. En este espacio se encuentra nuestro poder de elegir nuestra respuesta. En nuestra respuesta están nuestro crecimiento y nuestra libertad.” Viktor Frankl.

¡Hasta la próxima!

Escríbeme y cuéntame cómo te va con esta práctica: giz@lafelicidadesrentable.com

Mindfulness
Mindfulness

Las opiniones publicadas en esta columna son responsabilidad del autor y no representan ninguna posición por parte de Business Insider México.

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en Facebook, Instagram, LinkedIn, Twitter y Youtube

Consulta a más columnistas en nuestra sección de Opinión

Ahora ve: