Mila Ximénez sufre un ataque de pánico tras ser encerrada en el bunker con Hugo Castejón

Mila Ximénez no levanta cabeza desde que Hugo Castejón fuere elegido por la audiencia como el repescado de GH VIP 7. Sin embargo, la peor noche de la colaboradora en Guadalix desde que comenzara el reality aún estaba por llegar. Como parte de la prueba semanal, la casa iba a volver a dividirse con una verja. Los telespectadores tenían que elegir que dos concursantes se quedaban aislados del resto de habitantes y, finalmente, decidieron que fueran la tertuliana y el cantante los que fueran apartados . Cuando las alarmas empezaron a soñar y las verjas bajaban, Mila se derrumbaba y sufría un ataque de ansiedad. "No puede ser", decía la colaboradora de Sálvame entre lágrimas y visiblemente superada por la situación.

VER GALERÍA

GH VIP 7

"No me hagas esto. Te juro que me voy. Sacadme de aquí, por favor os lo pido", continuaba gritando Ximénez, mientras golpeaba la puerta tratando de salir de la sala. La ex de Manolo Santana no podía respirar y, finalmente, el Súper abrió la puerta del búnker para que pudiera salir al jardín. Jorge Javier Vázquez comunicó a los concursantes que había un fallo en el sistema en la casa y que, hasta que no consigan arreglarlo, Mila y el cantante de Fiesta Tonight permanecerían al otro lado de la vivienda. Tras recibir esta información, los concursantes trataron de animar a Mila a través de la verja, sin éxito.

VER GALERÍA

GH VIP 7

En el momento más crítico, cuando la colaboradora estaba en el suelo mareada, el Súper tuvo que intervenir para tratar de animar a la participante: "Atención, Mila. Esto forma parte de la prueba semanal. La verja sube y baja de manera aleatoria. No vas a estar permanentemente ahí (…) Todos tendréis que estar en esa parte de la casa, atendiendo el búnker cuando baje la verja".

VER GALERÍA

GH VIP7

La verja volvió a abrirse y la tertuliana pudo reunirse de nuevo con sus compañeros en el salón. El presentador aprovechó la conexión en directo para hablar con su amiga, quien estaba a punto de tirar definitivamente la toalla y aseguraba estar hundida física y psicológicamente. "Me encuentro muy débil psicológicamente. No sé cómo hacerlo. Me encuentro físicamente mal y lo intento de verdad… Pero creo que no voy a poder y me molesta estar así por Alba. No puedo dormir, doy vueltas y no descanso", confesaba Ximénez, totalmente derrumbada al lado del Maestro Joao. "Tienes fuerza para esto y muchísimo más. Hay que seguir intentándolo siempre", le decía Jorge Javier, que consiguió con sus palabras tranquilizar finalmente a la concursante en su momento más amargo en Guadalix.