Miguel Ríos sopla las velas de su 77 cumpleaños al ritmo de su nuevo disco

·3 min de lectura

Madrid, 7 jun (EFE).- Sobre el escenario, cantando temas de su nuevo disco y anunciando su próxima gira, así es como Miguel Ríos ha soplado las velas de su 77 cumpleaños, al que llega "en forma más allá del estado físico, sino también mental y emocional", demostrando que el rock and roll no entiende de edades.

"Con 77 años lo que he aprendido es a cuidarme. Lo enfrento con mucha mejor técnica, tanto a nivel emocional como mental o incluso físico", ha dicho tras soplar las velas Miguel Ríos, que después de abandonar los escenarios hace diez años vuelve ahora para reconectar con su público en una nueva fórmula. En realidad, afirma, fue una "jubilación interrumptus".

La sala Galileo Galilei ha acogido esta mañana la presentación de “Un largo tiempo”, una pequeña actuación en la que Miguel Ríos y “The Black Betty Trio” han interpretado “Hola Ríos”, “El Blues de la tercera edad” y “La estirpe de Caín”, tres de los nuevos temas del nuevo disco de cantante, que ha soplado las velas agradeciendo el cariño del público durante su trayectoria.

"Tengo anotado en un viejo diario, no envejecer nunca en el escenario", reza el comienzo del nuevo sencillo de Miguel Ríos "Hola Ríos", un tema "revisitado" del aclamado "Bye Bye Ríos" con el que el rockero anunció su retirada de los escenarios hace diez años y con el que ahora, como dice su canción, proclama su vuelta: 2Aquella gira de despedida, me convirtió en un embustero de por vida".

Aunque desde entonces reconoce no haber abandonado de forma completa las actuaciones, participando “en proyectos de otros colegas”, es ahora cuando encuentra un formato “desnudo y directo” con el que llegar a su público de una forma fácil, regresando a sus 77 años a la escena musical en temas que hablan desde la actual crisis sanitaria a un homenaje a la tercera edad.

"Con la marcha que llevábamos, nadie pensaba que un rockero fuera a llegar a viejo", ha bromeado Ríos, parafraseando la sentencia "muy viejo para el rock and roll y muy joven para morir" que, ahora, con un nuevo disco y una gira de treinta conciertos, desafía con ganas e ilusión, porque tiene claro que el paradigma ha cambiado, y es algo que asocia a la evolución de algunos valores generacionales.

"Una de las aportaciones de mi generación - explica- es que ha habido una maduración respecto al cuidado hacia nosotros mismos. Mi padre envejeció y creyó que era una sentencia divina, que tenía que estar viejo a los cincuenta años, y cuando murió a los sesenta y dos, yo tenía quince y le veía como un anciano".

Una connotación también ligada al rock and roll, que "era únicamente juvenil" y que funcionó como altavoz de "difusión cultural de una generación con una forma de vida diferente", algo que, a su juicio, creó un "poso cultural2 además de una seña de identidad que ahora, con ejemplos como los componentes de los Rolling Stones o Bruce Springsteen, no entiende de edad.

Inmerso en la vorágine de su vuelta a los escenarios, Ríos también ha aprovechado su minuto frente a las velas para agradecer el cariño de su público durante su andadura, además de anunciar que hoy a las ocho de la tarde emitirá en “streaming” una pequeña actuación cuyos beneficios destinará a la Asociación Mensajeros de la Paz y al fondo asistencial de la AIE.

(c) Agencia EFE