Miguel Ángel Muñoz: "La terapia se ha convertido en mi refugio"

·5 min de lectura
Photo credit: Juan Naharro Gimenez - Getty Images
Photo credit: Juan Naharro Gimenez - Getty Images

Desde pequeño, Miguel Ángel Muñoz, supo que su pasión era actuar. De hecho, con tan solo 10 años debutó en la gran pantalla con El palomo cojo de Jaime de Armiñán. Comenzó a formarse en la escuela de Juan Carlos Corazza en Madrid y su primer personaje de peso en la televisión llego con Al salir de clase (1997), donde interpretó a Javier “Javi” Castro. Pero sin duda, si hay un papel que le cambió la vida fue el Rober en Un paso adelante.

Gracias a su paso por la exitosa ficción de Antena 3, su fama se disparó y desde entonces no le han parado de llover trabajos. Actualmente, disfruta de la buena acogida que su documental 100 días con la Tata está teniendo en Netflix y se encuentra a la espera del estreno de la miniserie Bosé, donde encarna a Julio Iglesias. Además, el intérprete regresa a la gran pantalla con En otro lugar, una película de Jesús del Cerro, donde el amor por el prójimo y la naturaleza ocupa un sitio muy especial en su trama.

¿Qué tiene de especial esta película para el público?

Alma y corazón. La historia se centra en Pedro, quien recibe una herencia muy particular de su abuelo Pablo: dos vacas y una burra. Junto con su tío Luis (Pablo Puyol), se va al pueblo de Cantabria donde su abuelo ha sido enterrado y viven esos animales, con la idea de venderlos. Allí, además de encontrarse a sí mismo, halla a Paula (Esmeralda Pimentel), de quien se enamora nada más verla. Y a partir de ahí se va desarrollando toda la trama.

¿Qué te empujó a aceptar este nuevo proyecto?

Para mí, tanto la historia como los personajes tienen algo especial. Sin embargo, lo que me hizo lanzarme a esta película, fueron los reencuentros. Para mí ha sido lo principal. Me ha hecho mucha ilusión coincidir con Pablo Puyol en esta película. Tuve la suerte de trabajar con él en Un paso adelante y esto nos hemos acercado más todavía. Cuando uno hace lo que le gusta, es feliz, pero, si encima tiene la opción de compartir proyectos con grandes amigos como Pablo, pues es un plus.

También vuelves a coincidir con Jesús del Cerro, que fue el director de Un paso adelante.

Eso ha sido muy gracioso, porque mi personaje en la película se llama Pedro, como el papel que hacía Pablo Puyol en la serie. Y Jesús se confundía cada dos por tres (jaja) Cuando quería hablar de ese personaje, me nombraba a mí, pero miraba a Pablo y eran unos momentos bastantes graciosos en mitad del frío de Cantabria.

¿Cómo has afrontado realizar el personaje de Pedro?

Pues ha sido toda una experiencia y un reto, porque no se parece en nada a mí este personaje. Él es un chico muy apocado, bastante miedoso con algunas cosas de la vida y que le cuesta lanzarse al vacío. Además, es bastante introvertido. Fíjate si nos parecemos poco, que tampoco tenemos nada que ver en la forma de vestir. Así que ha sido un cambio absoluto.

El rodaje se desarrolló en Cantanbria ¿Qué tal fue?

Fue un gustazo. En este caso, la película se rodó justo después del confinamiento por la pandemia de la Covid-19. Así que, en mi caso, salir de 35m de la casa de mi Tata, donde me confiné más de 120 días e irme a estos lugares tan bellos que tienen Cantabria, en mitad del campo, fue un soplo de aire fresco. Además, yo suelo ir mucho a Santander, porque tengo amigos ahí, pero este proyecto me ha permitido descubrir sitios que desconocía y quiero volver, pero solo de vacaciones.

¿Acompañó el tiempo durante las grabaciones?

No mucho (risas). Nos cayó muchísima agua y eso dificultó bastante el rodaje, porque se embarraba todo el campo. Además, nos hizo bastante frío. De hecho, llevábamos parches calientes bajo la ropa, para no quedarnos congelados. De hecho, hay una escena en la que Esmeralda Pimentel y yo nos besamos bajo la luna y luego ella se iba. A medida que se alejaba, se le cayó una de esas bolsas calientes y a mí me tocó contener la risa.

Para tu personaje, Pedro, la naturaleza pasa a ser su refugio cuando llega a Cantabria y descubre la paz que le transmite ese lugar ¿Para ti cuál es ese lugar al que te retiras para reencontrarte contigo mismo?

Para mí, mi refugio es ir a terapia, porque a mi me cuesta mucho bajar las revoluciones y parar el ritmo. Esta es una de las cosas que trabajo desde hace muchos años. Detectar de donde viene esa necesidad de estar ocupado todo el rato y combatirlo. También me resulta muy relajarte el practicar yoga, aunque ahora, por una lesión, llevo tiempo sin hacerlo.

También me ayuda bastante el deporte. Cuando estoy preparando una maratón, comienzo a correr y hay un momento en el que la mente hace click, se para y estoy centrado simplemente en la respiración. Me cuesta bastante desconectar y no tengo ese hábito de irme al campo o cosas así.

Además de ‘En otro lugar’, pronto te veremos interpretado Julio Iglesias en la miniserie Bosé, que trata sobre la vida de Miguel Bosé ¿Cómo está siendo dar vida a uno de los cantantes con más proyección de este país?

Ha sido maravillosos, posiblemente lo más divertido que he hecho nunca. Admiro mucho el personaje de Julio Iglesias. De hecho, creo que tiene una vida para hacerle a él 1000 capítulos más. En este caso no he tenido que alejarme para nada de mi energía para interpretarle, al contrario, me ha tocado elevar a la enésima potencia mi forma de ser (risas).

No ha habido una caracterización concreta, salvo que me he tenido que poner una prótesis dental, porque la sonrisa de Julio es muy característica y la mía también. ¡Ah! Y me tuve que poner un poquito más moreno (risas). La verdad es que estoy deseando que se estrene, porque es un proyecto muy bonito.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente