Miedos, amores y odio en 'Cuéntame cómo pasó'

Por Ignacio Herruzo Martínez
Photo credit: Raul Tejedor

From Diez Minutos

Las dos primeras entregas de la ficción se situarán en la Nochebuena y la Nochevieja de 1990, en vísperas de la Guerra del Golfo, con un nuevo miembro en la familia, la hija de Toni, yuna reunión familiar que intentará cerrar sin acritud un annus horribilis para la familia. La nueva temporada de Cuéntame cómo paso va a poner todo patas abajo.

Nueve meses después del nacimiento de su nieta Sol, Antonio y Mercedes reúnen a hijos, nietos y vecinos, a pesar de su separación, para intentar poner una nota amable y cerrar con polvorones y sin acritud lo que ha sido un annus horribilis para la familia. Los Alcántara recuerdan juntos el tiempo de ficción en el que han estado alejados de las pantallas de la 1. Un tiempo en el que Antonio ha tocado el paraíso en Cuba y Mercedes ha viajado sola a Nueva York.

Photo credit: nuria masia

Es un momento muy delicado para la familia, cuya unidad podría saltar por los aires. Un estallido causado por la voluntad de Antonio y Mercedes de emprender caminos distintos y ejecutar legalmente su separación. Una decisión de la que nadie saldrá indemne.

En esta temporada los Alcántara contarán “cómo se sienten”. Y desde el primer minuto muestran sus miedos, sus celos, sus inseguridades, sus deseos, sus amores, sus odios, sus rabias... Todos los sentimientos a calzón quitado porque la familia propone este año una gran comedia. Pero no se nos van a poner trágicos ni melodramáticos, sino fuertes y combativos, pletóricos de ganas de vivir, de experimentar, de ponerse en el alambre sin miedo a pegarse el batacazo. Y si se lo pegan, ahí está la abuela para poner a cada uno en su sitio.

‘Cuéntame cómo pasó’ está en esta ocasión en 1991, año en el que se sitúa gran parte de la acción, año de la primera guerra del Golfo vivida en tiempo real a través de la televisión. Un conflicto bélico del que Toni Alcántara dará testimonio gracias a una trepidante aventura. La guerra duró poco más de un mes, pero inició un nuevo formato televisivo de repercusiones globales, bajo el lema “Está pasando, lo estás viendo”. Fue el año del primer ‘Telepasión’, el del éxito de ‘El precio justo’ y la actuación de Sergio Dalma en Eurovisión.

Al reparto habitual se incorpora Natalia Millán como Catalina, una vecina de apartamento en el edificio donde Antonio lame sus heridas. Otros actores que se suman en diferentes momentos a las tramas son Mariona Terés, (Samira, compañera de Inés en la escuela de teatro); Miquel García Borda (padre de Sandra, compañera de colegio de Oriol); Iván Marcos (Jero, cámara de informativos en TVE); y Álvaro Monje (Benja, hermano de la peluquera trans del barrio, Angie).

Photo credit: nuria masia

Los nuevos proyectos de los Alcántara

El logotipo de Viajes Milano resplandece sobre las nuevas oficinas de la empresa. En su puerta, reluce el autocar con el que Antonio y Santos recorren las más turísticas rutas de Europa, especialmente la que acaba en las obras de la Expo de Sevilla, que se ha convertido en un filón de oro. El negocio parece ir viento en popa, y Ramón junto a Casandra y a Clara, se ha sumado con su local y sus ahorros al proyecto de hacer de Milano la enseña de esa España eufórica que mira ilusionada hacia 1992, las Olimpiadas y la Expo.

Mercedes también da un paso hacia adelante: un viaje a EE.UU. para visitar a Carlos en Nueva York es el punto de partida de su nuevo proyecto empresarial. En unos años en los que en la moda española triunfa, la marca ‘Mercedes Fernández’ comienza su actividad en un pequeño taller con grandes aspiraciones. Para los momentos difíciles, ahora tiene más cerca a Max, que se ha convertido en un buen amigo.

Photo credit: nuria masia

Inés da un paso al frente. Junto a su hijo de 15 años, Oriol, se muda a una buhardilla en el centro de Madrid. En la escuela de teatro, Belén le propone nuevos retos. Su vida da un giro de 180 grados cuando siente una inesperada atracción por dos personas que representan también dos formas opuestas de entender la vida.

Para Toni y Deborah, la llegada de su hija Sol supone una gran alegría, pero también un paréntesis en su vida sexual que podría estar alargándose más de lo necesario. El hijo de Toni y Juana, Santi también tiene su propio frente abierto, que Toni tiene que afrontar.

Con Mercedes pasando largas jornadas en el taller, sin la presencia de Antonio, y con María volcada en la universidad y en su relación con Salva, Herminia pasa cada vez más tiempo sola enfrente del televisor…