El miedo de Marina con Omar Sánchez en 'Pesadilla en El Paraíso' es de lo más natural

·4 min de lectura

Desde que Pesadilla en El Paraíso arrancó sus emisiones, se veía a leguas que Omar Sánchez y Marina Ruiz iban a formar la carpeta de la temporada. Ambos son jóvenes, de buen ver, y dejaban notar cierta atracción en el aire, de la que ayer ya no quedó la más mínima duda. Todavía ambos no han puesto toda la carne en el asador, cierto es, en parte, porque tienen promesas a la gente de fuera… Y también miedo. En concreto, Marina, quien no quiere cruzar ciertos límites por razones que son de sobra fáciles de comprender.

Hay que decir que Telecinco está mareando a los espectadores de Pesadilla en El Paraíso. De momento no ha planteado una estrategia clara de emisión. Se suponía que el lunes iba a emitir una entrega en la franja del access, compitiendo con El Hormiguero, que finalmente fue cancelada. Y para sorpresa de todos, se anunció una nueva entrega para ayer miércoles, de dos horas de duración, y que fue íntegramente grabada, sin debates en plató ni nada que se le parezca. Un cambio de rumbo que, al menos, en las redes sociales fue bastante bien recibido, porque da dinamismo al reality.

Durante este episodio pasó un poco de todo. Israel Arroyo, el vidente de los famosos, se convirtió en el primer nominado, y Gloria Camila Ortega estalló contra Pipi Estrada porque este habló más de lo que debería sobre los conflictos familiares de la hija del torero. Sin embargo, quienes se robaron el foco, ya en el tramo final, fueron los ya citados Omar Sánchez y Marina Ruiz.

Marina consiguió alzarse con el primer título de capataz de la granja donde transcurre Pesadilla en El Paraíso, y eso le garantizaba una llave de una habitación superior, que podría compartir con el compañero que deseara. Y ella eligió, como era de esperar, a Omar Sánchez.

Ya juntos, en la intimidad del dormitorio, Marina le realizó un masaje al canario, tal como le había prometido. Y después, bajo una sábana que ocultaba cualquier caricia o gesto que pudiera resultar sospechoso, se abrazaban para dormir. “Hazme la cucharita”, le pedía entonces Marina a su acompañante, en referencia a la postura en la que dos personas duermen juntas, una abrazando a la otra por detrás. “¿Me has dado un besito de buenas noches? Gracias, te vas feliz a dormir hoy”, decía también la que fuese participante de Mujeres y hombres y viceversa.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Al día siguiente del momento cucharita, ambos comentaron con los compañeros lo juntos que están, pero dejando claro que intimidad no han tenido. Omar, en concreto, le explicó a Dani G y a Daniela que prometió que “no haría nunca nada en un reality”; entendemos que con nada se refiere a mantener relaciones sexuales. “A mí familia no es que le molestaría, porque es algo mío y es natural, pero yo no soy así. Si para acostarme en una cama a dormir ya me cuesta... imagínate haciéndolo. No”, aclaraba.

Marina Ruiz, por su parte, reconocía sentirse a gusto con Omar Sanchez al lado, pero hay algo que le ronda la cabeza. “Aver si se van a pensar que me puedo acercar por interés. Se nota que no. La sonrisilla que se nos pone desde el primer momento... aunque también pueden pensar que Omar lo hace por venganza, explicaba sobre su situación.

Ese miedo al qué dirán es normal. Y es que ya sabemos que por los realities de Telecinco pasa mucha gente que busca agitar el avispero y nada más, un momento de gloria que se busca como se puede. Hasta haciendo edredoning si hace falta. La gente en su casa estará pensando mil cosas diferentes, pero es la prenda que hay que pagar por participar en un programa donde todo se graba.

Marina Ruiz en una imagen promocional de 'Pesadilla en El Paraíso' (Mediaset)
Marina Ruiz en una imagen promocional de 'Pesadilla en El Paraíso' (Mediaset)

Es verdad que entre ellos la chispa surgió demasiado pronto, y eso a muchos espectadores les resultó poco natural, como ya queda constancia a través de las redes sociales. Las cosas de palacio van despacio, pero las de la granja, quizá transcurren más rápido de lo esperado.

A esto le sumamos que la situación sentimental previa de Omar es más que conocida por todos, pues Telecinco no deja de machacarla una y otra vez. Hace menos de un año se casó con Anabel Pantoja, y rompieron tres meses después de darse el sí quiero. Se suponía que estaban intentando arreglarse cuando ella se fue a Supervivientes y se enamoró de un compañero, Yulen, con el que en teoría todavía continúa. Entonces Omar decidió darle otra oportunidad al amor y empezó a conocer a la gran hermana Raquel López, a quien dejó para participar en Pesadilla en El Paraíso, donde entró soltero y sin compromiso, según sus palabras. Es por este currículo por el que Marina puede pensar que el canario está actuando por venganza, haciendo lo mismo que su todavía esposa en Honduras.

El tiempo nos dirá si entre Omar y Marina hay amor de verdad, o solo una simple atracción, propiciada por un entorno como el de la granja, donde viven encerrados. Pero me da que esa promesa de no hacer nada de nada se terminará rompiendo más pronto que tarde, y que ella guardará sus miedos en un cajón. Permaneceremos atentos a lo que suceda.

Más historias que podrían interesarte: