Los alimentos (y envases) más aptos para cocinar en el microondas

El microondas es uno de los electrodomésticos más utilizados por su rapidez y limpieza, pero ¿utilizarlo altera la calidad nutricional de los alimentos que se calientan o cocinan?

Ni las ondas son peligrosas ni el uso continuado puede provocar cáncer. (Foto: Getty)

Al igual que ocurre con otras técnicas culinarias, desde la Fundación Española de la Nutrición (FEN) consideran que los efectos producidos a nivel nutricional del tratamiento de los alimentos mediante este sistema pueden ser comparables a la plancha, a la cocción al vapor, al salteado o al estofado, por lo que se puede considerar una opción alternativa de cocinado.

El proceso de cocción del microondas se basa en la vibración de moléculas, principalmente de agua, sacudidas por ondas electromagnéticas de alta frecuencia.

Este método de calentamiento se produce desde el interior de los alimentos lo que “protege la calidad de las proteínas”, indican desde la FEN.

El proceso de cocción se basa en la vibración de moléculas, sobre todo de agua, sacudidas por ondas electromagnéticas de alta frecuencia. (Foto: Getty)

No obstante, a la hora de utilizar el microondas, bien sea para cocinar, calentar o descongelar, hay que tener en cuenta algunas indicaciones, por ejemplo, qué alimentos son aptos para cocinar, qué tiempo de cocción asignar a cada uno, qué recipientes y materiales utilizar o qué tamaño es el idóneo.

  • Alimentos ricos en agua. Debido a la manera en que se calientan los alimentos cuando se cocinan en el microondas, aquellos con mayor cantidad de agua son los más aptos para el microondas, como las frutas y las verduras y todos los líquidos. De hecho, una de las ventajas que presenta este método es que retiene en mayor medida que el hervido en agua las vitaminas hidrosolubles de los alimentos, como la vitamina C o las vitaminas del grupo B.

  • Calcular bien el tiempo. Por lo que respecta a la cocción, los expertos aconsejan no superar los tiempos recomendados. Así, aquellos productos con menos agua se cocerán más lentamente, dado que las ondas no mueven tan fácilmente las moléculas para calentarlo.

  • Mejor en tamaño reducido. Respecto al tamaño de los alimentos a introducir en el microondas, es más recomendable que se introduzcan en porciones pequeñas, pues así se calentará más rápido y se podrá asegurar una mayor retención de nutrientes.

  • No todos los recipientes son aptos. “Los materiales más apropiados para introducir en el microondas son el vidrio y la cerámica. Aunque es una duda muy genérica entre la población, también se pueden usar recipientes de cartón o papel, siempre que no tengan ningún dibujo o estén pegados a otro material, como el papel de aluminio”, apuntan desde la FEN. 

Los envases desechables para microondas sirven para calentar la comida de una manera limpia y segura. (Foto: Getty)
  • En cuanto a los envases de plástico, es importante cerciorarse de que se trata de un plástico apto para el uso en microondas, esta información debe venir especificada en la base del recipiente. Los envases que no son adecuados para cocinar al microondas son los de aluminio, los envases metálicos y o los de poliestireno expandido (EPS). 

Además, debemos recordar que durante el cocinado en microondas, debido a la rapidez del proceso no se llegan a alcanzar temperaturas superiores a los 100ºC, que es la mínima necesaria para higienizar los alimentos. Por último, desde la FEN desaconsejan recalentar las comidas ya cocinadas (especialmente pastas o arroces de hace días) porque se convierten en caldo de cultivo de bacterias.

Y tú, ¿usas el micro para calentar o para cocinar?, ¿qué platos sueles hacer en el microondas?

Más historias que te pueden interesar:

Eating jet lag: comer a deshora nos predispone a engordar

Tu pasión por los fritos (aunque sean vegetales) podría estar acortando tu vida

Fermentados: los alimentos 'vivos' con un potencial efecto saludable