Michelle Obama demuestra que el vestido blanco es el mejor aliado en verano tengas 20 o 60 años

·2 min de lectura
Photo credit: Arturo Holmes - Getty Images
Photo credit: Arturo Holmes - Getty Images

De la misma forma que la blazer en color negro o el clásico pantalón de traje se han situado como imprescindibles en la época de frío, el vestido blanco ha logrado coronarse como el rey indiscutible del verano. Por encima de nuevas y atrevidas tendencias, esta silueta, en todas sus versiones y estilos, se ha convertido en el gran comodín para pisar el asfalto (o la arena) cuando asolan las altas temperaturas.

Un vestido que gracias a la versatilidad que ofrece pone de acuerdo a mujeres de diferentes estilos y edades. Prueba de ello es el último look de Michelle Obama donde precisamente un diseño blanco es el gran protagonista.

La abogada y escritora acudía este pasado fin de semana, en compañía de su marido Barak Obama, al Festival de Cine Afroamericano de Martha's Vineyard con un favorecedor maxi vestido blanco vaporoso, escote en pico y mangas fluidas que lograba robarse toda nuestra atención. Un diseño estilo boho con abertura en la parte delantera y fruncido en la cintura con detalle de borlas que resultaba muy favorecedor y acertado para esta época.

Photo credit: Arturo Holmes - Getty Images
Photo credit: Arturo Holmes - Getty Images

Michelle Obama sumaba pendientes en forma de aro en oro y varios collares con detalles en blanco como únicos accesorios. En el caso del calzado, la ex primera dama de EE.UU mantenía el estilo desenfadado y funcional del look y se decantaba por sandalias planas de dedo de piel en atractivo color camel, una apuesta segura.

En cuanto al peinado, la escritora y abogada optaba por una melena natural donde sus rizos quedaban palpables y que concluía con una original trenza en la zona delantera.

Photo credit: Arturo Holmes - Getty Images
Photo credit: Arturo Holmes - Getty Images

Como bien ha dejado claro Michelle, y hace algunos días otro rostro de renombre en el panorama VIP como Amal Clooney,, un vestido blanco es un comodín, un aliado que puede ser la solución a cualquier evento marcado en rojo durante la época estival, pero también para planes de día en la playa o en la ciudad. Combina con todo tipo de accesorios, potencia el bronceado y es sinónimo de elegancia, difícil resistirse a él durante las vacaciones.