México evita la recesión: la economía creció un 0.1% en el segundo trimestre

Empleados de una fábrica que exporta a los Estados Unidos, en Ciudad Juárez, México, 13 de julio de 2017. Fotografía tomada el 13 de julio de 2017. REUTERS / Jose Luis Gonzalez

Contra lo esperado por algunos analistas del sector privado, la economía mexicana creció ligeramente durante el segundo trimestre del año, gracias al dinamismo del sector servicios, con lo que técnicamente no entraría en recesión, de acuerdo con la estimación oportuna del Producto Interno Bruto (PIB) que realiza el Inegi.

El PIB aumentó 0.1% en términos reales, en el trimestre abril-junio de este año frente al trimestre previo con cifras ajustadas por estacionalidad, cifra que contrasta con el retroceso de 0.2% que reportó en los primeros tres meses del año.

"Contrario a lo que pronosticaban algunos de que se iba a caer la economía, que íbamos a entrar en recesión, afortunadamente la economía creció de acuerdo a los datos del INEGI, no les funcionó su pronóstico a los expertos", dijo el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador., al inicio de su habitual conferencia matutina.

Analistas y medios advirtieron en días recientes de la posibilidad de que la economía mexicana cayera en recesión, que según la definición técnica del INEGI ocurre cuando la actividad presenta tasas de crecimiento negativo durante dos trimestres consecutivos.

"Esta es una muy buena noticia sobre todo porque despeja el miedo, la intención de crear desconfianza, nosotros no tenemos duda pero sí, insistir tanto en la recesión, pues sí lleva a crear dudas, cierta incertidumbre", agregó López Obrador.

Sectores

Por componentes, las actividades terciarias relacionadas con el comercio, transporte y otros servicios crecieron 0.2%, mientras que las agropecuarias cayeron 3.4%. Por su parte, las actividades industriales no mostraron variación durante el segundo trimestre de 2019 respecto al trimestre precedente.

En su comparación anual, la estimación oportuna del Producto Interno Bruto con series desestacionalizadas tuvo un incremento real de 0.4% en el segundo trimestre del año con relación al trimestre abril-junio de 2018.

Por actividades económicas, el PIB de las actividades agropecuarias creció 1.7% y el de los servicios 1.0%, en tanto que el de las industriales descendió 1.6% en el mismo periodo.

Cabe señalar que las estimaciones oportunas proporcionadas por el Inegi podrían cambiar respecto a las cifras generadas para el PIB trimestral tradicional, las cuales se publicarán el próximo 23 de agosto de 2019.

Lejos de las expectativas presidenciales

El marginal aumento de la actividad en el segundo trimestre y en lo que va del año contrasta con las elevadas expectativas de López Obrador, quien asumió la presidencia en diciembre pasado y ha prometido un crecimiento promedio anual del 4% durante su mandato.

"Los datos preliminares que sugieren que México escapó por un pelo de una recesión técnica en el segundo trimestre no cambian el panorama completo de que la economía permanece muy débil", dijo Edward Glossop, analista de la consultora Capital Economics en un reporte a clientes.

Este lunes, el gobierno anunció un programa de inversiones por más de 25.400 millones de dólares para dinamizar la aletargada economía que, según dijo el ministro de Hacienda, Arturo Herrera, es consecuencia de un "proceso de desaceleración" a "nivel global".

Analistas apuntan, no obstante, al probable impacto de un férreo programa de austeridad promovido por López Obrador, enfocado en reducir el gasto corriente, como uno de los factores internos detrás de la desaceleración.

Impacto en política monetaria

"Se insiste mucho en que no hay crecimiento porque no hay gasto, esto demuestra que sí, con austeridad, gastando bien, se puede crecer", acotó el mandatario.

A finales de mayo, el Banco de México (central) bajó su proyección de crecimiento para 2019 a un rango entre 0,8% a 1,8% desde una pronóstico previo del 1,1% al 2,1%.

Para Capital Economics, el lento ritmo económico podría llevar al Banco de México a iniciar un ciclo de relajación de su política monetaria el mes próximo, en momentos en que su tasa de referencia se ubica en 8,25%, su nivel más alto desde 2008.

López Obrador dijo esta semana que aunque es respetuoso de la autonomía del banco central le gustaría que la institución se ocupara no sólo de su mandato constitucional de controlar la inflación sino también del crecimiento económico.

"En el Banco de México están cuidando más inflación, que no está mal (...) pero es importante bajar las tasas para alentar el crecimiento", dijo en una entrevista con Bloomberg.

Artículos relacionados que te pueden interesar:


Nota elaborada con información de AFP y El Universal.