¿Meteoritos en el estómago? Cómo saber si esos gases están relacionados con la leche

Mónica De Haro

La alimentación y el estilo de vida pueden provocar molestias estomacales

Pueden que sean otras cosas y no la leche lo que provoca esos eructos, ruidos, hinchazón abdominal y flatos. (Foto: Getty)
Pueden que sean otras cosas y no la leche lo que provoca esos eructos, ruidos, hinchazón abdominal y flatos. (Foto: Getty)

Muchas personas vamos al médico por problemas digestivos diversos como dolor abdominal, meteorismo o gases intestinales, distensión abdominal o flatulencias. Y cada vez achacamos estas molestias a la ingesta de productos lácteos y, de forma voluntaria, los eliminamos de nuestra dieta sin pensar en las posibles consecuencias.

Sin embargo, la prevalencia estimada de intolerancia a la lactosa en España se sitúa en torno al 30 por ciento, según datos de la Sociedad Española de Patología Digestiva (SEPD).

“Se trata de un conjunto de alimentos que por sus características nutricionales son los más básicos, equilibrados y completos en composición de nutrientes, aportan proteínas de alto valor biológico, grasa, lactosa, minerales y vitaminas liposolubles. Constituyen una muy buena fuente de calcio y vitamina D necesarios para un correcto metabolismo óseo, en diferentes etapas de la vida”, nos explica el Dr. Francesc Casellas Jordá.

Si bien es cierto que tener diarrea, dolor abdominal, flatulencia, distensión abdominal e hinchazón es una sintomatología que puede estar producida por la fermentación bacteriana en el colon de la lactosa no digerida, pero no es específica de la de la intolerancia a la lactosa. En muchas ocasiones, es difícil dar con el diagnóstico y el problema pasa desapercibido.

Si el dolor y las molestias son frecuentes debes acudir al especialista cuanto antes. (Foto: Rex)
Si el dolor y las molestias son frecuentes debes acudir al especialista cuanto antes. (Foto: Rex)

Los expertos insisten en que no debemos obsesionarnos y creer que todo lo que nos pasa es por culpa de los lácteos y que la leche es más. De hecho destacan el papel protector de la leche ya que los beneficios de la vitamina D van más allá de la salud ósea “ya que es un inmunonutriente que participa en muchos procesos metabólicos e inmunitarios de nuestro organismo”.

El consumo de lácteos también tiene efectos beneficiosos en la disminución de las cifras de tensión arterial, control del peso y prevención de la obesidad, de enfermedades cardiovasculares, de diabetes mellitus tipo 2, del síndrome metabólico, y de algunos cánceres. Por todo ello,los expertos insisten que dejar de consumir lácteos de forma no controlada podría entrañar un riesgo para la salud.

Antes de eliminar cualquier alimento de tu dieta, ve al médico para someterte a las pruebas oportunas. (Foto: Getty Images)
Antes de eliminar cualquier alimento de tu dieta, ve al médico para someterte a las pruebas oportunas. (Foto: Getty Images)

Así que antes de tomar una decisión precipitada echa un vistazo a las recomendaciones de la Fundación Española del Aparato Digestivo (FEAD), publicadas en el documento ‘Puesta al día en común en la Intolerancia a la Lactosa’, donde también nos recuerdan la importancia de contar con asesoramiento y control especializado.

Decálogo sobre Intolerancia a la Lactosa:

  1. La leche y los lácteos son un alimento básico en nuestra dieta.

  2. La leche contiene grasas, proteínas y azúcares, de los cuales la lactosa es el más importante.

  3. El intestino tiene la capacidad de digerir la lactosa gracias a una enzima llamada lactasa que permite su absorción.

  4. A partir de la infancia, es frecuente que se pierda la capacidad de digerir la lactosa por un mecanismo genético preestablecido.

  5. Cuando la lactosa no se digiere y absorbe de forma adecuada se produce la malabsorción de lactosa, que se manifiesta con síntomas de intolerancia a la lactosa.

  6. Los síntomas de intolerancia a la lactosa suelen relacionarse con la ingesta de lácteos, aunque hay muchos factores que influyen en su severidad.

  7. La intolerancia a la lactosa se manifiesta con síntomas del tipo de la diarrea, borborigmos, distensión abdominal, etc.

  8. No existe una relación directa entre la severidad de la malabsorción de lactosa y la intensidad de los síntomas.

  9. La gran diversidad de síntomas de intolerancia hace necesario disponer de pruebas objetivas de la capacidad de absorción de la lactosa.

  10. Las personas con intolerancia a la lactosa deben adaptar su dieta a la cantidad de lactosa que toleren, para ello ayuda la disponibilidad de lácteos a los que se ha extraído la lactosa.

Saber lo que comes y anotar cómo te sientes cuando lo tomas puede darte pistas sobre el tipo de alimentación que te conviene.
Saber lo que comes y anotar cómo te sientes cuando lo tomas puede darte pistas sobre el tipo de alimentación que te conviene.

Para salir de dudas hay que comprobar la existencia de otro tipo de síntomas menos frecuentes como las náuseas o el estreñimiento y una serie de síntomas sistémicos como cefalea o dolores musculares y articulares que todavía no han sido bien definidos. Estos dependen de la cantidad de lactosa ingerida, el grado de mala absorción de la misma y los mecanismos de compensación cólica.

Entre las pruebas diagnósticas que deben emplearse destacan las pruebas genéticas, la biopsia intestinal, el Quick test, el Test de aliento de H2 , el Test tolerancia a la lactosa y el Test de gaxilosa en orina.

También te interesa:

Adelgazó 16 kilos comiendo los postres que más le gustaban

¿Tu pareja está ‘echando tripa? Mándale a la cocina (a fregar o a barrer)